Salud

El Desesperado Pedido De Ayuda Del “Hombre Elefante”

noticias insolitasESTADOS UNIDOS.- Jeffrey Ortega tiene 26 años, reside en Deerfield Beach, Florida (EEUU), y tiene Síndrome de Proteus, una enfermedad congénita extremadamente rara que causa crecimiento excesivo de los tejidos y desarrollo anormal de los huesos. La condición también causa tumores en más de la mitad del cuerpo, y se cree que existen solo alrededor de 200 casos en el mundo con este síndrome, conocido también como enfermedad del Hombre Elefante, consigna The Huffington Post en su versión online.

La condición de Ortega fue evidente desde que era un bebé. Ha afectado sus piernas, particularmente sus pies, que son tamaño 16. Aunque en menor proporción, sus manos también han sido afectadas.

Desde que tenía 11 años no ha podido usar zapatos regulares, y los que se ponía eran tan grandes que los otros niños lo escupían y le decían que usaba los zapatos de su papá.

Ortega tiene años experimentando dolor físico y emocional. Y ya es tanto, que ha decidido tomar una solución extrema: amputar su pie izquierdo.

Jeffrey le explicó a Barcroft TV que luego de la amputación podría moverse mejor, caminar, y usar zapatos otra vez, pero que no cuenta con los recursos económicos necesarios para costear la operación.

La mamá de Jeffrey, Alicia Ortega, también ha sentido prejuicio por la condición de su hijo.

“Decidí mudarme a un apartamento con piscina, porque pensaba que si él estaba en una piscina podía mejorar los movimientos de su cuerpo. Cuando Jeffrey estaba en la piscina las personas no entraban. Si queríamos seguir viviendo en ese sitio teníamos que tener una carta donde dijera que su enfermedad no es contagiosa. Eso duele”, explicó a Barcroft TV.

Hasta el momento a Jeffrey le han operado las piernas 11 veces, sin éxito, por lo que ha considerado la solución extrema de la amputación. Él dice que solo así podrá caminar otra vez, y no tendría que usar silla de ruedas.

Para recaudar fondos para su cirugía, que se estima cuesta alrededor de 40 mil dólares, Jeffrey creó una página de GoFundMe. El dinero recaudado le ayudaría con los gastos de la intervención quirúrgica, la prótesis, y las terapias físicas. Desde que comenzó su campaña, hace 14 meses, ha logrado recaudar cerca de $20,000 de los $42,000 que necesitaría.

“Aquí es difícil. Sobre todo una mujer sola, con un hijo. Pero siempre Dios ha puesto ángeles en nuestro camino. Siempre. Mi mayor deseo ahora es que algún buen corazón nos pueda ayudar con la amputación y su prótesis. Ese es nuestro mayor deseo”, expresó su mamá.

Anuncios
Estándar
Empleo

McDonald’s Vende Una Hamburguesa Mordida En Nueva Zelanda

noticias insolitas¿Qué es peor, encontrar un insecto en una hamburguesa o que te la sirvan mordida? Esperemos que nadie tenga que responder a esta pregunta basándose en su experiencia personal. O que si lo hagan, que sea en función de lo que le ha pasado a una mujer llamada Lakyn Taite-Allen.

Esta neozelandesa ha organizado un tremendo barullo en las redes sociales al compartir la imagen de una hamburguesa a la que le falta un buen trozo. La imagen del Big Mac fue publicada por Lakyn en la página oficial de McDonald”s con el siguiente mensaje:

“He estado en el McDonald”s de Lincoln Road y me he llevado una sorpresa indeseable: ¡un Big Mac ya mordido! Fue a pedir explicaciones -no una nueva hamburguesa- y el encargado me dijo que era imposible que esto sucediera”.

La mujer, que se encontraba junto con su hermano pequeño y su pareja, recibió la hamburguesa a través de la ventanilla de venta a coches, y se llevó la sorpresa del siglo al abrir la caja. Además de mordida, la comida estaba completamente fría.

Por su parte, la cadena de comida rápida se ha disculpado profusamente con la mujer y le han comunicado que, tras estudiar las grabaciones de las cámaras de seguridad, descubrieron que los empleados confundieron la hamburguesa devuelta por otro cliente con una nueva, y por eso la colocaron en la bolsa que entregaron a Lakyn Taite-Allen. Por lo menos así sabe que responsable del mordisco fue un ser humano y no una rata…

Estándar