Mundo Espacial

Cómo Las Cenizas De Un Actor De ‘Star Trek’ Terminaron En La EEI

El actor canadiense James Doohan, famoso por interpretar al ingeniero jefe Montgomery ‘Scotty’ Scott en la serie de culto ‘Star Trek’, siempre soñó con viajar al espacio. En 2008, un empresario y desarrollador de videojuegos cumplió su deseo.

Según reveló el hijo del actor, Chris, la familia de Doohan —que falleció en 2005— solicitó a la NASA en reiteradas ocasiones que enviara las cenizas al espacio, pero la agencia se negó a hacerlo.

Finalmente, en 2008, el fundador del estudio de videojuegos Origin Systems (Ultima, System Shock) y uno de los primeros turistas espaciales, Richard Garriott, accedió a organizar el increíble viaje a las estrellas del célebre actor. Para esto, Garriott llevó parte de sus cenizas a bordo de la EEI, por supuesto, de manera clandestina. Las colocó debajo de una foto laminada del actor, después de lo cual la depositó bajo el suelo del módulo Columbus.

Solo Garriott y la familia del actor estaban al tanto del insólito envío y lo han mantenido en secreto hasta el día de hoy por temor a una posible multa por parte de la NASA.

«Era completamente clandestino. Su familia estaba muy feliz de que las cenizas llegaran hasta allí, pero todos estábamos decepcionados por no haber podido hablar de ello públicamente durante tanto tiempo», declaró Garriott en una entrevista con The Times.

Ese mismo año, parte de las cenizas del actor también estaban a bordo del cohete Falcon 1, de SpaceX, pero falló minutos antes del despegue. En 2012, Doohan volvió a viajar al espacio a bordo del SpaceX Falcon 9.

Durante su estancia en el módulo europeo de la EEI, Scotty ha orbitado la Tierra más de 70.000 veces y ha recorrido más de 270.000 millones de kilómetros.

Estándar
Deportes

Un Esquiador Sobrevive A Una Impresionante Avalancha

¿Cuáles son los mayores peligros a la hora de esquiar? Caídas, tropiezos con rocas, la posibilidad de perderse y… las avalanchas. Así lo demostró un deportista en el Pirineo de Aragón, en España. Por suerte, sobrevivió a esta terrible avalancha.

El 26 de diciembre, el esquiador, cuya identidad aún se desconoce, se enfrentó al alud de nieve mientras esquiaba cerca de la estación de Astún, en el pico Escalar, de más de 2.200 metros de altura.

La Unidad Canina de Bomberos difundió en las redes sociales una impresionante grabación donde se puede ver lo ocurrido.

El deportista hizo que una de las placas de hielo sobre las que se deslizaba cediera, lo que causó la avalancha. Afortunadamente, el hombre logró esquivar las rocas ladera abajo y salió de una pieza.

Los bomberos aprovecharon este caso para advertir de los peligros a la hora de esquiar, ya que los temporales y las avalanchas son frecuentes.

Estándar