Cine Y Televisión, Sexo

Un Pene Gigante, El Superpoder Del Héroe Infantil Que Divide Dinamarca

En la actualidad, los superhéroes están de moda. Desde visión de rayos X a seres invisibles, los superpoderes están a la orden del día. A pesar de que todo el mundo sueña con tener alguna de estas habilidades, es poco probable que algún niño quiera la de este superhéroe danés: tiene el pene más largo del mundo.

Su nombre es John Dillermand y ayuda a la gente con un miembro tan grande que no lo puede controlar. El nuevo héroe danés hace operaciones de rescate, iza banderas, graba, vuela en globo y hasta prende parrillas gracias a su gran pene.

Esta inusual serie animada, que se estrenó en la televisión pública del país escandinavo, causó revuelo ya que está producido para niños de cuatro a ocho niños.

Detractores Y Defensores

La transmisión de esta producción infantil ha causado polémica en el país, ya que ha sido considerada por un sector como un paso atrás en el feminismo, especialmente en medio del movimiento global de #MeToo.

Christian Groes, profesor e investigador de género en la Universidad de Roskilde, ha sido una de las voces que se ha pronunciado al respecto. El investigador afirma que una serie infantil que exalte el poder de los miembros masculinos es un paso atrás en el proceso de igualdad.

«Es perpetuar la idea estándar de una sociedad patriarcal y normalizar la ‘cultura del vestuario’ (…) que se ha utilizado para excusar el mal comportamiento de los hombres. Está destinado a ser divertido, por lo que se considera inofensivo. Pero no lo es. Y les estamos enseñando esto a nuestros hijos», señala Groes, citado por The Guardian.

Y no ha sido el único. La autora danesa Anne Lise Marstrand-Jorgensen también critica la idea central tras la serie animada: «¿es este realmente el mensaje que queremos enviar a los niños mientras estamos en medio de la gran ola de #MeToo?».

Sin embargo, hay otra visión de la serie animada. De acuerdo con Sofie Münster, especialista en educación nórdica, Dillermand «es un programa muy danés». La investigadora afirma que «[En Dinamarca] tenemos una tradición de empujar los límites de manera humorística y encontrarlo totalmente normal».

Erla Heinesen Hojsted, sicóloga clínica que trabaja con familias y niños, también considera que las críticas son exageradas.

«John Dillermand habla con los niños y comparte su forma de pensar, y los niños encuentran divertidos los genitales. El programa muestra a un hombre impulsivo y que no siempre tiene el control, que comete errores, como hacen los niños, pero lo que es más importante, Dillermand siempre lo hace bien. Asume la responsabilidad de sus acciones. Cuando una mujer en el programa le dice que debe mantener el pene en los pantalones, por ejemplo, él escucha. Lo cual es bueno. Él es responsable», indica la sicóloga.

Asimismo, Hojsted cuestiona: «¿qué tipo de cultura estamos creando para nuestros hijos si está bien que vean cuerpos ‘perfectos’ en Instagram, mejorados, digital o cosméticamente, pero no ‘cuerpos reales’?».

La cadena Responde

La cadena DR, responsable de la creación y transmisión del nuevo programa, no se ha quedado callada ante las críticas y ha respondido con un polémico comentario: «también podríamos hacer una serie sobre una vagina gigante».

No obstante, Dillermand no es el único protagonista infantil atípico. Onkel Reje, otra de sus estrellas infantiles, tiene hábitos bien particulares: maldice, fuma en pipa y evita los baños.

Estándar
Salud, Sucesos

Detienen A Una Niña De 10 Años En Argentina Por No Llevar Tapaboca

El celo por cumplir estrictamente las medidas sanitarias llegó a un extremo insólito en una pequeña localidad de Argentina, cuando una niña de 10 años fue detenida por no llevar mascarilla. La menor pasó casi una hora en una comisaría y fue obligada a firmar un acta para recuperar su libertad, lo que ha generado polémica en el país.

La necesidad de hacer cumplir las medidas sanitarias necesarias para combatir la propagación del COVID-19 puede, en algunos casos, llevar a la adopción de acciones insólitas o totalmente exageradas. Fue lo que sucedió en una pequeña localidad de la provincia argentina de Santiago del Estero (norte), cuando una niña de 10 años fue detenida por la Policía por no utilizar mascarilla.

El uso de mascarillas, también conocidas como tapabocas o barbijos, es obligatorio en Santiago del Estero desde el mes de abril, cuando el Ministerio de Salud provincial promulgó un decreto que encomendaba a la Policía local el control del uso de esa medida de prevención en «rutas, calles y accesos a edificios públicos, espacios públicos, comercios, transporte público».

La norma establece desde entonces que si una persona es encontrada sin mascarilla es pasible de una multa de entre 2.000 y 10.000 pesos argentinos (23 y 117 dólares, respectivamente).

Sobre el mediodía del jueves 7 de enero, una niña de 10 años llamada Érika accedió a acompañar a su prima al banco de Brea Pozo, la localidad en la que vive con su familia. Al salir, la niña olvidó llevar consigo su mascarilla.

Según recoge el medio local Visión Santiagueña, en el trayecto la niña fue detenida por el jefe policial de la localidad, el comisario Adrián Argañaraz, que de acuerdo a la prensa local «increpó en duros términos» a la menor por su olvido.

Pero el regaño no fue suficiente para las fuerzas del orden. La niña acabó siendo conducida hacia una comisaría por una mujer policía. Allí, de acuerdo al medio local, debió aguardar en calidad de aprehendida durante 50 minutos, hasta que su madre llegó a buscarla.

A pesar de ser una menor de edad, los policías obligaron a la niña a firmar un acta antes de dejarla nuevamente en libertad. Su madre se descargó en redes sociales: «Diez años tiene mi niña, traumada de por vida, firmando su libertad», escribió.

«Ni los oficiales que se encontraban ahí podían creer lo que hacía el jefe. Nadie sabía cómo proceder, nos quería hacer firmar mentiras que él mismo inventaba y con amenazas quiso detener a mi esposo», añadió Evangelina Luque, la madre.

El caso generó indignación y hasta una concejal de la ciudad, Belén Pinto, afirmó que presentará, junto a la familia de la víctima, una denuncia contra el jefe policial por abuso de poder.

Estándar