Salud

Una Mujer A La Que Los Médicos Dieron Por Muerta ‘Resucita’ Cuando Estaba A Punto De Ser Embalsamada

Lo sucedido en los últimos días en Detroit, Estados Unidos, es más propio de una película de Hollywood, pero sin embargo es real. Su protagonista es una joven mujer de 20 años llamada Timesha Beauchamp, que nació con parálisis cerebral, y estuvo a punto ser enterrada viva.

Debido a su enfermedad cuenta con una constante vigilancia y mucha medicación. Sin embargo, el pasado domingo su familia comenzó a ver que la joven no daba señales de vida y no le encontraban el pulso. Aterrados, sus padres llamaron a los servicios de emergencia.

Estos llegaron a la casa de los Beauchamp apenas unos minutos más tarde y comenzaron las maniobras de reanimación. Tras más de 30 minutos intentándolo, el equipo de paramédicos certificó su muerte.

«Como no había indicios de violencia, y siguiendo el procedimiento operativo estándar, se contactó con el forense del condado de Oakland y se le proporcionaron los datos médicos. Se confirmó que había fallecido y el cuerpo fue entregado directamente a la familia para que fuesen ellos los que hiciesen los arreglos pertinentes con la funeraria de su elección», señaló uno de los sanitarios que estuvo tratando de reanimarla.

Transcurrieron dos horas y media y el cuerpo de Timesha llegó a la funeraria. Entonces, los trabajadores de la empresa iban a vivir uno de los sucesos más inesperados. Cuando se dispusieron a embalsamar a la joven, abrieron la bolsa que contenía el cuerpo y se percataron de que Timesha tenía los ojos abiertos y estaba viva.

«Lo más aterrador de todo fue que la hubiesen embalsamado viva si no hubiese abierto los ojos», relató ante los medios locales el abogado de la familia Geoffrey Figer. «Es una de las peores pesadillas que puede tener alguien. Imagina que llaman a una ambulancia y en vez de llevarte al hospital te mandan a una funeraria dentro de una bolsa cerrada», concluye.

Actualmente la joven de 20 años está en un hospital respirando ayudada de un ventilador y su pronóstico todavía es reservado. Por otro lado, se está investigando a las personas que acudieron a la llamada de la familia de Timesha, para esclarecer que ha sucedido para que se produzca un error de este calibre.

Anuncio publicitario
Estándar
Salud

Amputan Tres Dedos A Una Mujer Tras Sufrir Lo Que Denominan ‘Covid Fingers’: La Secuela Que provoca Gangrena

El coronavirus puede dejar muchas secuelas tras la infección, según han ido apuntando en los últimos meses los científicos. Una de ellas, la trombosis, puede provocar efectos severos en los pacientes. Es lo que le ha ocurrido a una mujer de 86 años a la que le han tenido que amputar tres dedos.

Según se detalla en un estudio publicado en European Journal Vuscular and Endovuscular Surgery, la mujer, italiana, se contagió de Covid-19 en marzo y fue en abril cuando empezó a manifestar signos de gangrena en los dedos. En el estudio nombran este suceso como ‘COVID fingers’ y detallan que la mujer tenía «gangrena seca del segundo, cuarto y quinto dedo de la mano derecha», por lo que se procedió a amputarle los «dedos necróticos».

Posteriormente, los resultados de la histopatología (examen de los tejidos) revelaron que, efectivamente, la mujer sufría trombosis intravascular como consecuencia de la infección del virus SARS-CoV-2.

Una Secuela Común Entre Pacientes Con Covid-19

Los eventos trombóticos y trombembólicos suelen ser usuales durante los brotes epidémicos víricos y, en el caso de la Covid-19, ha resultado ser una consecuencia que sufre el 26,5% de los pacientes de UCI con Covid. Así lo apuntaron en enero investigadores de los Hospitales Universitarios Vall d’Hebron de Barcelona y Germans Trias i Pujol de Badalona (Barcelona).

«Hemos comprobado que los pacientes con COVID-19 grave tienen un riesgo incrementado de tromboembolismo venoso. Eso es debido a la propia infección por SARS-CoV-2 y también a causa de la inmovilización de los pacientes y el tratamiento que necesitan, como la implantación de catéteres», detalló el Dr. Sergi Bellmunt, jefe del Servicio de Angiología, Cirugía Vascular y Endovascular del Hospital Vall d»Hebron e investigador del Vall d»Hebron Instituto de Investigación (VHIR).

El culpable es un anticuerpo autoinmune que circula en la sangre, ataca las células y desencadena coágulos en arterias, venas y vasos microscópicos.

En base a los resultados del estudio, los autores aseguran que resulta necesario administrar dosis más elevadas de anticoagulantes, como la heparina, como tratamiento preventivo en los pacientes con Covid-19 grave en la UCI «para evitar que haya complicaciones graves más adelante», según aseveró el doctor Bellmunt.

Estándar