Religión

Un Sacerdote Pide Ayuda Para Un Convento De Monjas Que Necesita Arreglar La Máquina De Hacer Hostias

El sacerdote de la iglesia de San Marcos de Jerez de la Frontera (Cádiz) Carlos Redondo ha pedido en un vídeo ayuda a los ciudadanos para ayudar al Monasterio de Religiosas Mínimas de la misma localidad, que está atravesando por una delicada situación económica.

Las religiosas viven de la fabricación de hostias y llevan sin poder dar servicio desde antes del inicio de la pandemia del coronavirus debido a que la maquinaria que fabrica las obleas está averiada.

«Este convento tiene mucho tiempo y durante este tiempo de pandemia, como muchísimos de nosotros, ha experimentado la dificultad económica. Este convento vive y sobrevive de la elaboración de las hostias que se convierten en el cuerpo de Cristo en cada eucaristía. Se les ha roto la maquinaria justo antes de la pandemia», explica el religioso en un vídeo en el que ha recordado que la monjas rezan por todos cada día. «Detrás de esta puerta lleva años el Santísimo en adoración perpetua para todos aquellos que habéis necesitado un momento de oración a la hora que sea», ha afirmado.

La Hermandad de la Soledad ya ha anunciado que entregará lo que recaude en la mesa petitoria de este domingo de Cuaresma. Además, ha puesto a disposición de sus feligreses un número de cuenta para quien desee hacer un ingreso.

Estándar
Empleo

Un Abogado Alucina Con Lo Que Encuentra En El Ticket De La Tintorería A Donde Llevó Su Toga: «Esta Profesión Es Muy Sufrida»

Revisar la cuenta cuando nos cobran algo siempre es una buena idea, por si hay algún error o nos han cobrado lo que no era. O, como le pasó a un abogado, por si en el comercio donde hemos pagado no han acabado de entendernos.

Ignacio Sanz, abogado penalista y director del bufete Sanz Cabrejas, llevó su toga al tinte, la prenda que usan los magistrados, letrados y algunos docentes.

Sin embargo, al pagar y revisar el ticket vio que en la tintorería habían confundido su uniforme de trabajo, requerido para los profesionales de la justicia cuando se acude a juicio, con nada menos que una túnica de nazareno, que visten los penitentes en las procesiones de Semana Santa.

El abogado se lo tomó con humor y subió la imagen del recibo a Twitter, donde comentó: «Hombre, esta profesión tiene mucho de sufrida, pero de ahí a llevar la toga al tinte y que la llamen así, va un trecho».

En los comentarios muchos otros compañeros de profesión se solidarizaban, pues a muchos de ellos en sus propias tintorerías (la toga no es fácil de lavar ni planchar en casa) les calificaban la prenda como «sotana», el atuendo de algunos curas.

Estándar