Futbol

David De Gea Tenía Una Chuleta Para La Tanda De Penaltis Ante El Villarreal… Que No Le Sirvió Para Nada

David de Gea tiene varias virtudes como portero, pero la de parar penaltis no es una de ellas. No para uno en partido oficial desde abril de 2016 (a Lukaku, entonces en el Chelsea) y van 25 goles recibidos desde ese punto desde entonces. Los once últimos fueron en la épica tanda con la que se decidió la Europa League a favor del Villarreal.

No es por falta de trabajo e interés. Todo lo contrario: De Gea había estudiado a fondo por qué lado tiraban los penaltis sus rivales, y lo llevaba anotado en una ‘chuleta’ que tenía pegada en su toalla. La imagen, desvelada por Sky Sports, deja claro que sabía de antemano por dónde, previsiblemente, iban a lanzarle sus rivales.

No le sirvió absolutamente de nada, ya que en varios de ellos no acertó el lado al que tirarse y los que lo hizo se quedó corto. Alguno lo rozó, pero fue inútil. Tampoco hizo caso a las anotaciones en todos. Por ejemplo, el caso de Moi Gómez: tenía apuntado que iba a lanzar por el medio, como así fue, pero él se tiró a la izquierda.

El que no tenía apuntado era el de Rulli, que sí tuvo el acierto de marcar (no había lanzado ningún penalti en su vida, como confesó después) y además pararle a De Gea el suyo.

El portero español estará unos días de descanso antes de incorporarse a la concentración de la selección española para la Eurocopa, donde no tiene garantizada la titularidad ni mucho menos. El portero que más cobra del mundo apunta a suplente de Unai Simón, que ya le ganó el sitio en el once de la selección en la última concentración.

Estándar
Famosos

Muere Atropellado Kevin Clark, Actor De ‘School Of Rock’

Kevin Alexander Clark, que con 12 años interpretó a uno de los chavales protagonistas de School of Rock (Escuela de rock), ha fallecido a los 32 años víctima de un accidente durante la pasada madrugada del miércoles 26 de mayo, según publican varios medios estadounidenses como el Chicago Sun Times.

Según los hechos relatados, Clark circulaba en su bicicleta por el barrio de Avondale, en Chicago, cuando en una intersección particularmente peligrosa fue golpeado por un coche alrededor de la 1:20h de la madrugada. Los paramédicos lo trasladaron al Illinois Masonic Medical Center, donde se certificó su muerte poco más de media hora después. La conductora del coche, una mujer de 20 años, acumulaba diversas citaciones judiciales y podría enfrentarse a cargos criminales.

School of Rock (Escuela de rock), dirigida por Richard Linklater, es la única película que Clark participó. Interpretaba a Freddy, alias Spazzy McGee, el chaval encargado de tocar la batería en la clase de colegio pijo a la que llega el personaje de Jack Black como profesor sustituto y lleva a los estirados alumnos por la senda del rock ‘n roll.

El joven Clark no hizo carrera en el mundo de la actuación, sino en el de la música. Formó su propio grupo, llamados Jessie Bess and the Intentions, daban conciertos en Chicago y también enseñaba música a chavales.

Según recuerda su madre Allison Clark en el Chicago Sun Times, su hijo Kevin llevaba desde los 3 años tocando la batería y golpeando sartenes. A pesar de no tener experiencia actoral, se presentó al casting de la película de Linklater y fue elegido para uno de los papeles infantiles más recordados del filme.

Estándar
Maltratos Familiares

Prisión Permanente Revisable Para La Acusada De Acuchillar 53 Veces A Su Bebé Recien Nacido Y Tirarlo A La Basura

La Audiencia Provincial de Asturias ha condenado a prisión permanente revisable a la mujer acusada de asesinar de 53 puñaladas a su bebé recién nacido en Gijón en 2019, así como al pago de una indemnización de 105.00 euros a su expareja y padre del pequeño.

Esta sentencia condenatoria por un delito de asesinato con la agravante de parentesco es la primera prisión permanente revisable que se impone en Asturias.

La prisión permanente revisable es desde 2015 la máxima pena de cárcel en España para asesinatos especialmente graves y conlleva el cumplimiento íntegro de entre 25 y 35 años de cárcel, dependiendo del tipo del delito y si es por uno o varios, tras lo cual se revisará, pero si no se cumplen determinados requisitos para la libertad, el condenado seguirá en prisión.

La Sección Octava de la Audiencia Provincial ha emitido el fallo después de que un jurado popular decidiera por unanimidad que la mujer, que ahora tiene 30 años, es culpable de haber matado, consciente, intencionada y voluntariamente, el 1 de agosto de 2019, al bebé que ese mismo día alumbró con vida, y cuyo embarazo había ocultado tanto a su entonces pareja como al resto de familiares y allegados.

La sentencia, que descarta que la ahora condenada padezca alteración alguna de sus facultades volitivas y cognitivas, da por probado que, tras dar a luz, la joven acabó con la vida del recién nacido al asestarle 53 puñaladas con un cuchillo de cocina antes de que su pareja regresase a casa del trabajo.

A continuación, metió al bebé unido por su cordón umbilical a la placenta en una mochila, bajó a la calle y la tiró en el interior de un contenedor de basura situado en la misma calle donde residía, en el barrio gijonés de Nuevo Roces, y donde el pequeño fue encontrado por un particular la noche del día siguiente.

Sangre Por Distintas Zonas De La Casa

Para ocultar el crimen, la mujer le dijo a su pareja que la sangre que había por distintas zonas de la casa era consecuencia de un sangrado masivo por un quiste en un ovario.

Tras una exploración ginecológica efectuada con posterioridad a los hechos por el Servicio de Ginecología del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA), en Oviedo, se comprobó que la joven no tenía quiste alguno en los ovarios.

La joven fue detenida el 23 de septiembre de 2019 tras una larga y costosa investigación «sin precedentes» en la ciudad de Gijón, como entonces aseguraron desde la Comisaría de la Policía Nacional.

Su pareja, que en el proceso ejerció la acusación particular, también fue detenido en un primer momento, pero después se constató que en ningún momento fue conocedor de la gestación ni del crimen perpetrado.

Durante la primera sesión del juicio celebrado este mes, la mujer rechazó responder a las preguntas tanto de su defensa como de la Fiscalía y de la acusación, aunque sí admitió su culpabilidad, y durante el uso del turno de última palabra aseguró que no tendrá «vida suficiente» para arrepentirse.

Estándar