Cine Y Televisión

20 Cosas Que (Probablemente) No Sabías De ‘Terminator 2: El Juicio Final’

132 millones de euros (ajustados) de presupuesto. 673 millones (también ajustados) como beneficio bruto en taquilla. Un rodaje que se prolongó casi medio año, usando técnicas nunca vistas hasta entonces. Y un actor principal que se embolsó 27.774 euros por cada palabra que pronunció ante la cámara.

Hace 30 años, el 1 de julio de 1991, Terminator 2: El juicio final llegó a las pantallas de EE UU, y el cine de acción jamás volvió a ser el mismo. Es el momento perfecto para ofrecerte una completa colección de datos orgánicos sobre endoesqueleto de metal.

Problemas Con El Código (Legal)
En contra de lo que pudiese parecer, el mayor impedimento para rodar Terminator 2 no vino dado por Skynet, sino por los problemas legales a los que se enfrentaron James Cameron y el magnate Mario Kassar, de Carolco, para obtener los derechos de la incipiente franquicia. La idea de sacar adelante una secuela rulaba desde el estreno del primer filme en 1984, pero la productora Hemdale Film no estaba dispuesta a desprenderse de la propiedad, ni tampoco a financiar un rodaje que se adivinaba multimillonario.

Sin embargo, en 1989 confluyeron dos factores decisivos: el pesadillesco rodaje de Abyss convenció al cineasta de que estaba preparado para entregar una obra maestra, y Hemdale entró en bancarrota. Sólo faltaba un elemento más (austríaco, musculoso y de peculiar acento) para reiniciar la máquina asesina.

‘Arnie’ Da El Golpe Maestro (Y Se Lleva Un Avión)
Rodando la primera Terminator, Cameron y Arnold Schwarzenegger habían entablado una buena amistad. Y, gracias a Desafío total, el futuro ‘Governator’ estaba a partir un piñón con los mandamases de Carolco. De ahí que, cuando ‘Arnie’ se enteró de los problemas financieros de Hemdale, convenciera a Mario Kassar y a su socio Andrew G. Vajna para hacerse con Terminator.

El espabilado actor se benefició a lo grande, y no nos referimos sólo a los 19 millones de euros (ajustados) que se llevó como salario. Cuando nuestro culturista favorito anunció que volvería a interpretar al T-800, Kassar se alegró tanto que le regaló un avión. Concretamente, un jet Gulfstream III (de segunda mano, eso sí) valorado en 12,9 millones de euros.

Entrenando A Linda
Estaba claro que Schwarzenegger lo tendría fácil para regresar a su papel de cyborg, pero ¿qué pasaba con Linda Hamilton? La futura esposa de Cameron debía prepararse a fondo si quería interpretar a la nueva, mejorada y musculada versión de Sarah Connor, así que se sometió a las artes de Uzi Gal, un antiguo comando de las fuerzas especiales israelíes.

Bajo la tutela de Gal, Hamilton aprendió judo, karate y manejo de armas, así como a abrir cerraduras con una ganzúa, entre otras habilidades. Por si eso fuera poco, el preparador físico Anthony Cortés la hizo sudar en el gimnasio durante tres horas al día, seis días a la semana. Cuando llegó al plató, la actriz había perdido cinco kilos y medio de peso.

Duplicado Perfecto
Como saben sus fans, Linda Hamilton tiene una gemela, llamada Leslie Hamilton, que trabaja como enfermera y a quien el mundo del cine no atrae lo más mínimo. Pese a esto último, Leslie le echó una mano a su hermana durante el rodaje de Terminator 2: cuando el T-1000 (Robert Patrick) adopta la forma de Sarah Connor durante la batalla final, la ‘otra Hamilton’ sirvió como doble de cuerpo de Linda.

Horror Futurista 2.0
«Si Arnold es un tanque de la Segunda Guerra Mundial, el T-1000 tiene que ser un Porsche», comentó James Cameron. De modo que, para este importante papel, el director se fijó primero en el músico Billy Idol. Pero el excantante de los Generation X acababa de sufrir un accidente de moto que casi le costó una pierna, y que le obligó a pasar repetidas veces por el quirófano.

Visto el percal, Cameron acabó quedándose con un actor de 32 años que había intervenido como secundario en La jungla 2 (Alerta roja): su nombre era Robert Patrick, y cojeaba ligeramente al andar debido a una lesión jugando al fútbol americano cuando estaba en el instituto, algo que puede apreciarse en varias escenas de la película. Por lo visto, el androide de metal líquido estaba predestinado a tener una pata chula.

¿Qué Hacemos Con El Niño?
Involucrar a un actor de 12 años en un rodaje de 170 días tiene sus inconvenientes. Como, por ejemplo, que las hormonas del crecimiento no paren de actuar: ese fue el caso de Edward Furlong. El jovenzuelo creció unos pocos centímetros durante la producción de la película, lo que fue disimulado empleando a dobles de cuerpo. Y, por si esto fuese poco, le cambió la voz en pleno rodaje.

Cameron y su equipo solventaron este último problema de varios modos: en algunas escenas, Furlong se dobló a sí mismo durante la postproducción, mientras que en otras su voz fue procesada para hacerla más aguda. El único momento en el que puede oírse su voz en directo es su conversación con el T-800 sobre los pros y los contras de llorar: el director consideró, acertadamente, que los trucos estropearían un momento tan dramático.

La Pesadilla Nuclear De Stan Winston
Durante el rodaje de Terminator 2, el rey de los efectos especiales llevó a cabo muchas proezas, bastantes de ellas orientadas a rehacer y refinar su trabajo en la primera parte. Y, de entre todas ellas, la más inesperada fue el sueño de Sarah Connor sobre el cataclismo atómico: Winston y su equipo se documentaron a fondo sobre los efectos de una explosión nuclear, y emplearon tanto tecnologías novísimas (escanear el cuerpo de Linda Hamilton para crear un modelo idéntico) como métodos artesanales.

Entre los materiales usados podemos citar papel maché, témperas, servilletas de papel y galletas pulverizadas. El resultado fue un momento tan intenso que nos hizo salir del cine diciendo aquello de «¿Nucleares? ¡No, gracias!».

Esto Es Un Churro (En El Buen Sentido)
Stan Winston se refería a Terminator 2 como el trabajo más difícil de su carrera. Y eso, tratándose de un tipo que ganó cuatro Oscar y participó en Aliens y Parque Jurásico (entre muchas otras) es decir muchísimo. Buena parte de esas complicaciones vinieron dadas por la obligación de compaginar lo viejo (trucos de cámara, animatronics…) con los efectos digitales creados por Industrial Light & Magic.

Cada vez que el T-1000 se metamorfoseaba, los técnicos debían hallar la manera de plasmar ese cambio usando el ordenador… Y también construir un modelo de arcilla y fibra de vidrio para usarlo en el plató. El momento más complicado llegó cuando el cyborg multiforme queda reventado durante la batalla en la fundición: los artistas bautizaron a la figura resultante, que requirió el uso de tres marionetas accionadas por aire comprimido, ‘El Hombre-Churro’.

Evolución Digital
Terminator 2 no fue la primera película en usar efectos digitales, pero sí el empujón definitivo al género: hasta su estreno, la única película que había apostado tan en firme por la combinación de celuloide y píxeles fue Tron. Los chicos de Industrial Light & Magic escanearon el cuerpo de Robert Patrick a fin de crear un modelo en malla 3D, al que después dotaban de movimiento y alteraban mediante la técnica del morphing.

Este trabajo requirió el uso de instrumentos tope de gama, como el ordenador SGI Iris y muchas horas de insomnio, pero su presencia en pantalla suma menos de cinco minutos en total. Además, el equipo consideró que, comparado con lo mal que lo habían pasado animando a los alienígenas de Abyss, su tarea en Terminator 2 fue una perita en dulce. Por cierto, el sonido que emite el T-1000 al transformarse fue obtenido poniéndole un condón a un micrófono y sumergiéndolo en gachas de avena.

Protestas Sanitarias
Aparte de tanta innovación técnica, al rodaje de Terminator 2 también le tocó su ración de incidentes no pixelados. Por ejemplo, los vecinos de Lake View Terrace (un suburbio de Los Ángeles donde fueron rodadas muchas escenas) se cabrearon bastante cuando vieron un rótulo que rezaba «Centro psiquiátrico Pescadero para criminales dementes» en el hospital del barrio. Creyendo que les iban a plantar un psiquiátrico penal al lado de sus casas, los residentes organizaron una manifestación, y James Cameron tuvo que explicarles personalmente que aquello era sólo una película.

Los Disturbios, A La Vuelta De La Esquina
Un año después del rodaje de Terminator 2, la ciudad de Los Ángeles vivió uno de sus mayores episodios de violencia urbana: seis días de conflictos callejeros, saqueos y asesinatos, que estallaron al hacerse pública una grabación en la que varios policías apaleaban a un ex presidiario llamado Rodney King.

¿Qué tiene que ver eso con la película? Pues que el incidente tuvo lugar la noche del 3 de marzo de 1991, y que, tras recibir la paliza en plena calle, King fue llevado a la comisaría de Lake View Terrace, donde sufrió más vejaciones. En ese mismo momento, y a pocos metros de distancia, James Cameron, Schwarzenegger y el resto del equipo estaban en un bar llamado The Corral, rodando la famosa escena del T-800 y los moteros.

Schzwarzenegger Se Ofrece Como ‘Stripper’
Como hemos leído, James Cameron y Arnold Schwarzenegger guardan un recuerdo bastante siniestro de su noche en el bar The Corral. Pero, para compensar, también cuentan una anécdota muy graciosa. Resulta que, mientras ‘Arnie’ soltaba aquello de «Necesito tu ropa, tus botas y tu motocicleta», una parroquiana visiblemente perjudicada entró en el local.

Por supuesto, la mujer se quedó a cuadros al ver a Schwarzenegger en calzón corto, y preguntó (suponemos que con un hilillo de voz) qué demonios estaba pasando ahí. La fabulosa respuesta del cachas: «No se preocupe, señora, esta noche hay un espectáculo de boys». Ignoramos si la interfecta se desmayó al oírle, pero nos parece probable.

«Si El Camión No Pasa, Nos Cargamos El Camión»
La escena en la que John Connor y el T-800 (ambos en moto) son perseguidos por el cyborg malo (a bordo de un camión) fue rodada en los canales de desague del Valle de San Fernando. Un lugar que, si bien se presta mucho a las acrobacias sobre ruedas, también planteó dos ‘pequeños’ inconvenientes.

El primero: a fin de poder usar el terreno, hubo que desviar el curso del agua. El segundo (y más espectacular) tuvo lugar cuando quedó claro que el vehículo del T-1000 era demasiado alto para pasar por debajo de un puente. Cameron, que seguramente nunca se aprendió lo del gálibo para sacarse el carnet, optó por una solución drástica: si el camión no pasa, pues nos ingeniamos un efecto especial para arrancarle su parte superior, y listos.

El Alto Horno Está Frío
Al igual que en la entrega anterior, James Cameron se empeñó en que la historia de Terminator 2 concluyese en una fábrica (¿será una metáfora?). El lugar agraciado fue un alto horno de Fontana (California) que llevaba diez años cerrado, y cuyos antiguos trabajadores fueron contratados como extras.

El trabajo de ambientación fue tan bueno que, al llegar, los obreros pensaron que el lugar había vuelto a la actividad, pero la cosa tenía truco: como rodar en un sitio lleno de acero fundido no es una idea segura, que digamos, el material incandescente fue reemplazado por una sustancia que necesitaba estar fría para fluír. Por ello, la fundición tuvo que ser refrigerada, y los actores embadurnados en sudor artificial antes de cada toma.

Pocos Muertos Para Tanto Tiro
En Terminator 2 aparecen 38 armas de fuego distintas, algunas tan espectaculares como la ametralladora portátil GE M134 usada por ‘Arnie’ en el tiroteo del edificio Cyberdine. Pero, eso sí, el body count es extremadamente escaso para un filme de sus características: a lo largo de la película sólo vemos estirar la pata a 16 personas, la mayoría de ellas víctimas del T-1000, y sólo una a consecuencia de un disparo.

Schwarzenegger, que ya había rodado Poli de guardería, consideraba que muchos cadáveres en pantalla dañarían su nueva imagen family friendly. A resultas de lo cual, muchos nos acordamos de aquellos tiroteos de la serie El Equipo A.

¿En Castellano, O En Japonés?
Esto ya es sabido, pero merece la pena recordarlo: cuando John Connor enseña a su protector robótico a hablar como un macarrilla de los primeros 90, añade a su vocabulario una frase ideal para mandar a alguien a hacer puñetas (o para reventarle el cerebro electrónico de un tiro). Para el público español, dicha locución es «Sayonara, baby», y «Hasta la vista, baby» para todos los demás.

El cambio puede ser discutible, pero a nosotros nos parece correcto por dos razones: para empezar, la gracia de la frase original está en el uso del spanglish, algo que hubiera perdido toda su chispa de haberse mantenido en castellano. Y, para seguir, nosotros tuvimos la suerte de escuchar esas palabras en voz de Constantino Romero: que se chinche el resto del mundo.

Escenas Perdidas…
Como suele pasar, Terminator 2 perdió varias escenas en el montaje final, que luego fueron añadidas en el pertinente dvd. Algunas de ellas (como la del T-800 intentando sonreír) son realmente buenas, y compensan por la pérdida de otras seis escenas que fueron rodadas, pero nunca rescatadas. La mayoría de estas últimas muestran al T-1000 interactuando con la gente (sin matar a nadie, queremos decir) y su ausencia se justifica por un motivo muy claro: cuanto más inhumano nos parezca el personaje, más miedo nos dará.

…Y Escenas Nunca Rodadas
La verdadera criba argumental de Terminator 2 tuvo lugar antes del rodaje, durante el proceso de escritura del guión. Entre ellas se hallaban la aparición de un ex de Sarah Connor (el «boina verde loco» del que habla John en una escena), y un sueño apocalíptico del doctor Dyson, el creador de Skynet. Pero lo que más rabia da es que, de haberse respetado el libreto original, hubiéramos podido ver el asalto de John Connor y la resistencia humana a la fábrica de los terminators. Exacto: el momento en el cual arranca el argumento de toda la saga.

«¡En Pie, Soldado!»
Siguiendo con el capítulo de los tijeretazos, señalemos la escena eliminada más importante de todas: el cameo de Michael Biehn como Kyle Reese, papá (salto temporal mediante) de John Connor. Biehn, que había apuntado maneras como actor fetiche de Cameron en Terminator y Aliens, sufría por entonces un severo revés en su carrera debido al alcoholismo, por lo cual el director y él no se llevaban precisamente bien.

El reencuentro onírico entre Sarah Connor y su amante puede verse en la edición especial de la película, y a nosotros nos da mucha pena que se cayera del montaje estrenado: supone un momento de ternura en una película nada romántica.

El Final Paradójico (Y Temporal)
Aunque parezca mentira, a veces los productores hacen bien metiendo mano en el montaje de un filme. Si quieres una prueba, la tienes en el final de Terminator 2: Cameron insistió en emplear una escena que mostraba a una Sarah Connor madura viendo a su nietecita jugando en un parque, la cual, si bien ayudaba a cerrar la línea argumental de la saga, quedaba bastante cursi.

Mario Kassar, temiéndose precisamente un cierre argumental que le impediría lucrarse con las secuelas, insistió en que se empleara un final más sobrio, más abierto y también más solemne. La verdad, la película se benefició de este cambio, pero consideremos también que, de haberse empleado la conclusión prevista por Cameron, nos hubiésemos ahorrado Terminator 3…

Estándar
Famosos

Muere Atropellado Kevin Clark, Actor De ‘School Of Rock’

Kevin Alexander Clark, que con 12 años interpretó a uno de los chavales protagonistas de School of Rock (Escuela de rock), ha fallecido a los 32 años víctima de un accidente durante la pasada madrugada del miércoles 26 de mayo, según publican varios medios estadounidenses como el Chicago Sun Times.

Según los hechos relatados, Clark circulaba en su bicicleta por el barrio de Avondale, en Chicago, cuando en una intersección particularmente peligrosa fue golpeado por un coche alrededor de la 1:20h de la madrugada. Los paramédicos lo trasladaron al Illinois Masonic Medical Center, donde se certificó su muerte poco más de media hora después. La conductora del coche, una mujer de 20 años, acumulaba diversas citaciones judiciales y podría enfrentarse a cargos criminales.

School of Rock (Escuela de rock), dirigida por Richard Linklater, es la única película que Clark participó. Interpretaba a Freddy, alias Spazzy McGee, el chaval encargado de tocar la batería en la clase de colegio pijo a la que llega el personaje de Jack Black como profesor sustituto y lleva a los estirados alumnos por la senda del rock ‘n roll.

El joven Clark no hizo carrera en el mundo de la actuación, sino en el de la música. Formó su propio grupo, llamados Jessie Bess and the Intentions, daban conciertos en Chicago y también enseñaba música a chavales.

Según recuerda su madre Allison Clark en el Chicago Sun Times, su hijo Kevin llevaba desde los 3 años tocando la batería y golpeando sartenes. A pesar de no tener experiencia actoral, se presentó al casting de la película de Linklater y fue elegido para uno de los papeles infantiles más recordados del filme.

Estándar
Sexo

Sedujo A Un Reconocido Actor, Lo Drogó Y Le Cortó Los Testículos

noticias insolitasRUSIA.- Un actor de telenovelas fue víctima de un brutal ataque luego de una noche en la que decidió compartir un momento con «una joven mujer rubia» que se le acercó tras una presentación en un teatro.

Se trata de Dimitry Nikolaev, de 30 años, quien estuvo bebiendo en un bar con la mujer que se declaró su admiradora y, luego de coquetear con ella, lo invitó a un sauna, a donde el hombre aceptó ir.

Ambos se besaron y tomaron más cervezas, según su relato ante las autoridades. «A partir de ese momento, el actor no recuerda nada», dijo una fuente de la policía.

El hombre despertó al día siguiente en una estación de policía, sintiendo un intenso dolor, con sangre en su ropa interior. Cuando fue llevado a un hospital, se le informó que le habían removido sus testículos y que «fue hecho mediante una cirugía realizada por alguien con formación médica».

La prensa local destaca que la operación fue hecha de forma «muy profesional», y la policía cree que la cerveza contenía algún tipo de droga, por lo que se teme que detrás esté una banda dedicada al robo de órganos.

Estándar
Sociedad

¿Qué Harías Si Ves A Un Niño Morir Congelado En La Calle?

noticias insolitasESTADOS UNIDOS.- El invierno golpeó con dureza a Nueva York, y las miles de personas que día tras día pueblan las calles de esta ciudad sacaron sus costosos y reforzados abrigos para poder combatir el temporal.

En medio de ellos, un niño se mostró con una remera rota, un jean y un cartel en el que pedía ayuda. Durante varios minutos exhibió su pancarta ante la más absoluta e indignante indiferencia de los peatones.

Todo esto formó parte de un polémico experimento social con cámaras ocultas que estaba siendo grabando para conocer las reacciones. Al cabo de un extenso rato, fue otro mendigo el que se acercó y le prestó su campera al menor.

Fue recién ahí cuando, para sorpresa de todos, las personas que estaban filmando entraron en escena para explicar la situación y avisarle al hombre que había sido la primera persona en asistir al joven actor.

Estándar