Salud

Claire, La Mujer Que Pasó De Ser Obesa A Ser Anoréxica

noticias insolitasINGLATERRA.- Las dietas para adelgazar tienen sus peligros si no se controlan. Claire Huxtable, una mujer de Suffolk, puede asegurar que volvería a retroceder en el tiempo dos años atrás.

En 2013 pesaba 160 kilos y pese a sufrir cansancio generalizado, su estado de salud era óptimo. Sin embargo, ahora la situación es bien distinta. Comenzó un exigente y radical régimen que se le ha vuelto en su contra. No es capaz de parar la bajada de kilos y lo que antes era una preocupación por la obesidad, ahora lo es por la anorexia.

A sus 44 años, Huxtable se encuentra en un delicado de salud. En 24 meses ha pasado de pesar 160 kilos a tan sólo 35, es decir, ha adelgazado en total 125 kilos.

Su situación es crítica y ya ha tenido que ser hospitalizada en varias ocasiones, algo de lo que la propia afectada se lamenta día tras día.

“Quiero advertir a otras personas que tengan cuidado. Cuando empecé a perder peso realmente quería hacerlo pero ahora me siento miserable y por debajo de mi peso necesario”, asegura al diario ‘Daily Mail’.

“Ahora mismo sólo quiero ser feliz y con mis problemas de peso no lo soy”, explica.

Anuncios
Estándar
Salud

Una Joven Anoréxica Sólo Se Alimentaba Con Unas Cucharadas De Sopa Y Una Bebida Light

noticias insolitasGRAN BRETAÑA.- La obsesión por obtener el cuerpo perfecto llevó a una joven británica a poner en serio peligro su salud.

Pese que los nutricionistas recomiendan la ingesta de al menos 1.700 calorías, con tan solo 18 años Lydia Davies comenzó a ingerir 13 calorías al día. Ahora, cinco años después de caer en la anorexia, contó en un libro cómo eran sus días más duros.

Su etapa escolar fue como la de cualquier chica de su edad. Sin embargo, al llegar a la universidad para iniciar sus estudios de moda, comenzó una verdadera pesadilla. Después de una cita comenzó a no sentirse a gusto con su cuerpo y cambió por completo sus hábitos alimenticios.

Pasó de comer con normalidad, a ingerir tan solo unas cucharadas de sopa y una bebida light. Con eso ya debía pasar las 24 horas del día. Vivir en una residencia de estudiantes tampoco la ayudó a superar la enfermedad.

Los insultos de sus compañeros por su extrema delgadez la animaban para continuar con su dramático objetivo. Sin embargo, un día se asustó al verse en el espejo y, ante el temor de ser hospitalizada, cayó en el alcoholismo.

Lydia confiesa que se bebía dos botellas de vino por día, hasta que sus padres descubrieron que guardaba hasta 40 botellas en su dormitorio.

Afortunadamente, y tras un largo proceso de recuperación, Lydia considera que está en el camino correcto para superar la enfermedad. Confiesa que el apoyo de su novio fue de gran ayuda y que publica este libro para apoyar a otras chicas que sufren anorexia o bulimia.

Estándar