Mundo Espacial

Un Asteroide De Un Kilómetro Se Acercará A La Tierra El 21 De Marzo

El asteroide más grande que se prevé pase cerca de la Tierra en 2021 estará en su punto más cercano el 21 de marzo. 2001 FO32, de un kilómetro de ancho, pasará a 2 millones de kilómetros de nosotros.

Aunque la distancia segura, su visita brindará a los astrónomos una oportunidad única de ver bien una reliquia rocosa que se formó en los albores de nuestro sistema solar. No existe la amenaza de una colisión con nuestro planeta ahora o en los siglos venideros.

«Conocemos la trayectoria orbital de 2001 FO32 alrededor del Sol con mucha precisión, ya que fue descubierto hace 20 años y se ha rastreado desde entonces», dijo en un comunicado Paul Chodas, director del Centro de Estudios de Objetos Cercanos a la Tierra (CNEOS), que se gestiona por el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en el sur de California.

Aún así, esa distancia es cercana en términos astronómicos, razón por la cual 2001 FO32 ha sido designado como un «asteroide potencialmente peligroso». CNEOS calcula órbitas de alta precisión para objetos cercanos a la Tierra (NEO) en apoyo de la Oficina de Coordinación de Defensa Planetaria de la NASA, basándose en telescopios y radares terrestres para ayudar a caracterizar con precisión la órbita de cada NEO para mejorar las evaluaciones de peligros a largo plazo.

Durante esta aproximación, 2001 FO32 pasará a 124.000 kilómetros por hora, más rápido que la velocidad a la que la mayoría de los asteroides se encuentran con la Tierra. La razón del acercamiento inusualmente rápido del asteroide es su órbita muy inclinada y alargada (o excéntrica) alrededor del Sol, una órbita que está inclinada 39 grados con respecto al plano orbital de la Tierra. Esta órbita lleva al asteroide más cerca del Sol que Mercurio y dos veces más lejos del Sol que Marte.

A medida que 2001 FO32 realiza su viaje al interior del sistema solar, el asteroide gana velocidad como un patinador que rueda por un halfpipe y luego se ralentiza después de ser arrojado al espacio profundo y girar hacia el Sol. Completa una órbita cada 810 días.

Después de su breve visita, 2001 FO32 continuará su viaje solitario y no volverá a acercarse tanto a la Tierra hasta 2052, cuando pasará a unas siete distancias lunares, 2,8 millones de kilómetros.

Con su kilómetro de diámetro, 2001 FO32 será el asteroide más grande en pasar tan cerca de nuestro planeta en 2021. El último acercamiento de asteroide notablemente grande fue el de 1998 OR2 el 29 de abril de 2020. Mientras que 2001 FO32 es algo más pequeño que 1998 OR2, estará tres veces más cerca de la Tierra.

El encuentro del 21 de marzo brindará una oportunidad para que los astrónomos obtengan una comprensión más precisa del tamaño y el albedo del asteroide (es decir, qué tan brillante o reflectante es su superficie) y una idea aproximada de su composición.

Esto se logrará, en parte, con el uso de la Instalación del Telescopio Infrarrojo (IRTF) de la NASA, un telescopio de 3,2 metros sobre el Mauna Kea de Hawai que observará el asteroide en los días previos al acercamiento con su espectrógrafo infrarrojo, SpeX. «Estamos tratando de hacer geología con un telescopio», dijo Vishnu Reddy, profesor asociado del Laboratorio Lunar y Planetario de la Universidad de Arizona en Tucson.

Anuncio publicitario
Estándar
Mundo Espacial

Pasaron 17 Años Investigando «Señales Extrañas» Y Solo Era Un Microondas

noticias insolitasAUSTRALIA.- Durante 17 años investigadores y científicos espaciales trataron de explicar con las más complejas teorías, el origen de unas misteriosas señales de radio que solamente el telescopio australiano Parkes, captaba periódicamente.

Muchas publicaciones especularon durante todos estos años que estaban llegando efectivamente comunicaciones desde los confines del espacio, que los científicos se negaban a reconocer.

Sin embargo el problema central, era que ni siquiera otros telescopios en el espacio, dirigidos hacia los mismos puntos a que apuntaba Parkes, eran capaces de registrar las mismas señales.

Ahora todo se sumergió en el mundo de las burlas a la comunidad científica, tras que un estudiante descubrió que el origen de las misteriosas señales, era un horno de microondas.

Emily Petroff, una estudiante de postgrado que trabajaba en las instalaciones del telescopio Parkes, intentaba dilucidar el misterio que había desafiado a los más conceptuados científicos. Por supuesto que se encontraba ante las mismas dificultades e incógnitas por lo que resolvió apuntar a otras posibilidades más allá de las estudiadas y incluso buscó coincidencias o eventualidades que no hubieran sido evaluadas.

Solamente quedaba una en sus manos: los registros de señales en el telescopio coincidían siempre con los horarios de trabajo de los astrónomos; cuando no había nadie en el área de trabajo, tampoco había registro ninguno. Siguiendo la única pista, finalmente encontró que cuando alguien que usaba el horno de microondas, no lo dejaba terminar de operar el tiempo estipulado, y lo abría antes, la interrupción generaba «ráfagas» muy similares a las que se creía provenían del espacio sideral.

La estudiante, publicó sus conclusiones en un artículo titulado «Identificación de la fuente de perytons en el readiotelescopio Parkes», aparecido el pasado 10 de abril en la revista «Monthly Notices of the Royal Astronomical Society», de Australia. Los «perytons» son pulsos de milisegundos de duración de origen terrestre, similares a los de la dispersión del pulso astrofísico espacial.

Estándar