Sociedad, Sucesos

La Virgen María Cose Mascarillas En El Belén De Un Pueblo Español

El Belén Monumental de Huétor Tájar abre sus puertas al público. 100 metros cuadrados de instalación en los que el coronavirus hace acto de presencia. La mascarilla y la distancia social de seguridad es obligatoria para todas las figuras. Incluso, la pandemia ha cambiado sus costumbres.

El coronavirus ha marcado el 2020 y, por supuesto, dictará el devenir de las fiestas de Navidad. Las celebraciones se ven afectadas por la pandemia. Tanto en lo referente al número de comensales en las tradicionales cenas como la hora de conclusión de estas. También se recomienda no viajar. Restricciones que podrían endurecerse en determinadas comunidades autónomas ante el ascenso en la curva de contagios.

El virus ha llegado para robar la Navidad. Incluso, se ha colado en una de las costumbres más representativas de estas fechas: montar el belén. En la localidad granadina de Huétor Tájar, los Reyes Magos no traen oro, mirra e incienso al Niño Jesús, sino la vacuna contra el COVID-19. Mientras, la Virgen María cose mascarillas. Siguiendo su ejemplo, un equipo de costureras dejan los remiendos para fabricar tapabocas. Un complemento que lucen todas las figuras, que respetan con escrúpulo la distancia de seguridad. En el Belén Monumental de Huétor Tajar no se baja la guardia.

«Este año especialmente hemos querido hacer un pequeño guiño a esta pandemia que nos tiene a todos tan preocupados», explica Mayka Gómez, responsable del Belén Monumental de Huétor Tájar.

En una de las escenas representadas, un grupo de soldados romanos conversan alrededor de un bote de gel hidroalcohólico. Seguramente, alguno de los médicos colocados en el belén les habrá comentado que es importante desinfectarse las manos. 2020 es el primer año en el que se incluyen sanitarios en la obra. Según la responsable, se trata de «un pequeño homenaje» al trabajo que realizan desde el inicio de la pandemia.

Y no solo las figuras respetan las medidas para combatir la pandemia. El Belén Monumental de Huétor Tájar abre sus puertas el 19 de diciembre, pero su aforo es limitado para garantizar la distancia social de seguridad. Se podrá visitar hasta el 10 de enero.

La instalación cuenta con 500 figuras, 150 en movimiento, distribuidas en 100 metros cuadrados. En este espacio, se recrean casi un centenar de rincones y monumentos de España, entre ellos, la Catedral de Santiago de Compostela, los Jameos del Agua de Lanzarote o el Parc Güell de Barcelona. Estos hacen la función de decorado para las distintas escenas bíblicas que tienen lugar en el belén como la Anunciación, la Ofrenda de los Reyes Magos o la Matanza de los Inocentes.

Para su construcción, se han necesitado más de 700 metros cuadrados de corcho, 400 metros de cable eléctrico, 150 kilos de pintura y 400 kilos de escayola. Además, se han empleado más de 2.000 horas de trabajo para su preparación. El resultado son sus cifras de récord. Más de 25.000 personas visitaron la instalación de la localidad granadina en 2019, lo que le convierte en uno de los belenes más concurridos de España.

Es probable que en 2020 no se batan cifras de récord de años anteriores. Al final, el proceso de adaptación a la Navidad del coronavirus es para todos. Para los que cenan reunidos. Para los que salen en Nochevieja. Para el Belén Monumental de Huétor Tájar. Incluso, para la figura de la Virgen María.

Estándar
Grandes Records

Una Ciudad Española Arrebata El Récord Del Belén Más Alto Del Mundo A México

El belén gigante tiene una longitud conjunta de 56,025 metros y estará expuesto hasta el 6 de enero en la plaza del Ayuntamiento de Alicante.

La ciudad de Alicante posee desde el 1 de diciembre el belén gigante más alto del mundo con una figura principal de 18,10 metros de alto (San José) y una longitud conjunta de 56,025 metros, un privilegio que ya acredita el libro Guinness de los Récords y que deja atrás la anterior marca que ostentaba México, cuyas medidas combinadas de las figuras de San José, la Virgen María y el Niño Jesús midieron 28,58 metros en total.

La jueza oficial del Guinness World Records, Lena Kulhmann, que no se ha podido desplazar por las restricciones a los viajes a causa del COVID-19, ha certificado telemáticamente que Alicante bate el récord que tenía Monterey en México desde hace más de 20 años. La «Sagrada Familia» de Alicante, situada en la plaza del Ayuntamiento, es el belén con las figuras más altas del mundo. Oficialmente se denomina Largest nativity scene figurines y han sido el alcalde Luis Barcala y la vicealcaldesa Mª Carmen Sánchez quienes han descubierto la Certificación del Guinness World Records.

El belén ha sido diseñado por el artista José Manuel García Esquiva, más conocido como Pachi, y fue elegido por un jurado que valoró especialmente la orientación de las miradas de los rostros, el cromatismo del conjunto y el estilismo. «Ha sido una alegría y reconocimiento a todo nuestro trabajo», asegura a Sputnik su diseñador, quien reconoce que «nunca había ganado un premio de estas características».

El estilo del belén, cuya fabricación le llevó dos meses, se basa en el Modernismo alicantino de principios del siglo XX. Toma como referencia a su padre el escultor Pepe Gutiérrez, que a su vez fue discípulo de los escultores alicantinos Vicente y Daniel Bañuls. Así lo ha asegurado el propio artista García en conversación con Sputnik.

El belén estará expuesto hasta el 6 de enero y luego se desmontará para volver a exhibirlo el año que viene. «Se restaurará si tiene algo de pintura estropeada y se volverá a montar durante dos años más», explica el diseñador. En palabras del alcalde, esta obra será un «impulso para los artistas de hogueras, un soporte para el tejido productivo, una importante promoción turística de Alicante como destino seguro, y un inspirador del sentido de la esperanza».

A pesar de las medidas de restricción y movilidad en la península, el alcalde ha lanzado un mensaje de aliento: «No perdamos ni el optimismo ni la esperanza». En la misma línea, concluye el propio artista: «Dentro de la situación en la que estamos, esperemos que venga gente a verlo, al menos, de la Comunidad Valenciana».

Estándar