Sexo

Finge Ser Hombre Para Tener Relaciones Con Su Mejor Amiga

noticias insolitasINGLATERRA.- Gayle Newland, una joven británica de 25 años, se hizo pasar por un hombre durante dos años con el objetivo de poder mantener una relación con la que era su mejor amiga. Ahora, se enfrenta a cinco cargos por asalto sexual.

El tremendo engaño sucedió hace unos años, en 2011, Newland manda una petición de amistad en Facebook a su amiga bajo el nombre de Kye Fortune, identidad masculina que adoptó para llevar a cabo su retorcido plan de conquista. Desde entonces y hasta el año 2013, la pareja mantiene conversaciones diarias a través de Internet, pero no se conocen en persona, porque “el hombre” alega que había padecido un grave tumor cerebral y tenía cicatrices desagradables en la cara.

Sin embargo, en febrero de 2013, Gayle Newland se atreve a quedar en un hotel de Chester con la que era su amiga y allí tienen un curioso encuentro sexual en el que la víctima del engaño permanece con los ojos tapados con una cinta.

La impostora utilizó una prótesis de pene y como la noche salió bien, repitieron cita a ciegas en unas cuantas ocasiones más.

Hasta que la ahora demandante se quitó la venda de los ojos de forma inesperada y descubrió que su novio era en realidad su amiga.

Así que la víctima del increíble engaño decidió acudir a la policía para denunciar a Newland, que ahora se enfrenta a cinco cargos por asalto sexual.

Anuncios
Estándar
Cultura

Atarse Los Pechos Con Una Cinta, La Última Moda En Japón

noticias insolitasJAPÓN.- La obsesión por la imagen en Asia lleva a muchas mujeres a operarse la cara para parecerse a muñecas, a operarse los labios e, incluso, a ponerse bótox en los párpados, modas muy mal vistas y poco compartidas por las mujeres occidentales.

Sin embargo, las asiáticas no se dan por vencidas en su obsesión por la belleza y muchas sucumbieron a la última tendencia: una cinta para atarse los pechos.

Esta práctica, basada en Hestia, un nuevo personaje de animé que está arrasando en Japón, consiste en atarse los pechos a los brazos con una cinta colocada estratégicamente para que el busto resalte al levantarlos.

A pesar de que muchas fashion victims no han dudado en sumarse a la moda, lo cierto es que entre la mayoría de japonesas no caló demasiado. Twitter se ha hecho eco de esta nueva moda y de las jóvenes que apuestan por ella.

Estándar