Vida En Familia

Un Hombre Se Divorcia De Su Mujer Tras Verla Sin Maquillaje Por Primera Vez

noticias-insolitasUn ciudadano de Dubái ha solicitado el divorcio de su mujer, con la que llevaba casado apenas unos días, porque no le gustaba su aspecto sin maquillaje.

Al parecer, el novio nunca había visto al natural a su esposa. En los países islámicos los prometidos apenas pueden tener contacto físico antes de que se produzca el enlace, y las mujeres siempre van tapadas con sus ropajes tradicionales, que solo les permite mostrar el rostro. Según recoge el Daily Mail , el hombre, de 34 años, descubrió cómo era realmente su mujer cuando la vio bañarse en el mar en la playa de Al Mamzar (Dubái).

Como informa el diario Gulf News, la esposa entró en el agua maquillada y con pestañas falsas, y salió con la cara completamente lavada, algo que impactó tanto a su esposo, que decidió en ese momento pedir el divorcio. Desde el día que ocurrieron los hechos la mujer se encuentra en tratamiento psicológico con el doctor Abdul Aziz Asaf, quien ha revelado el caso al mismo medio de los emiratos.

La pareja llevaba 6 meses de noviazgo, y el hombre nunca se había quejado del aspecto de su futura esposa. Por su parte, durante los meses previos a la boda ella lució unas pestañas falsas y nunca se lo dijo a su novio, ya que pensaba confesar su truco cuando tuvieran más confianza, después de la boda. Pero nunca tuvo la oportunidad: «El novio se fue de la playa y solicitó el divorcio, y ha pedido expresamente no volver a reunirse nunca con su exmujer», asegura Aziz Asaf.

Estándar
Sucesos

La Justicia Alemana Autoriza A Un Inquilino A Orinar De Pie

noticias insolitasLa justicia alemana dictó hoy sentencia a favor de un inquilino, que presentó demanda con el arrendador de su vivienda que le reclamaba 1.900 euros por haber orinado de pie y dañado con ello el piso del lavabo con las salpicaduras.

La audiencia administrativa de Düsseldorf (oeste del país) dictaminó que orinar de pie es un hábito «generalizado» y que, en cambio, los daños que pueda originar en el suelo son «apenas conocidos».

El inquilino había presentado una demanda contra su casero, que pretendía retener 1.900 euros del total de 3.000 euros depositados como fianza al suscribir el contrato de alquiler.

El argumento del arrendador era que con su hábito de orinar de pie había causado daños en el suelo de mármol de la sala de baño.

«A pesar de la creciente domesticación del varón, sigue siendo una costumbre generalizada orinar de pie», reza la sentencia de esa cámara.

Alguien que «siga haciendo sus necesidades de la manera que antes era la más practicada debe esperar conflictos con el resto de habitantes de la vivienda, especialmente si son mujeres», prosigue la sentencia.

Eso no significa, sin embargo, que deba actuar de otra manera «por consideración hacia el piso del lavabo», por mucho que este sea de mármol.

Estándar