Ciencia, Cultura

Descubren La Víctima Más Antigua Conocida De Un Ataque De Tiburón

Un equipo investigador dirigido para la Universidad de Oxford ha descubierto restos de una víctima atacada hace 3.000 años por un tiburón en el mar interior de Seto en el archipiélago japonés.

La investigación publicada en Journal of Archeological Science: Reports, muestra que este cuerpo es la evidencia directa más temprana de un ataque de tiburón a un humano y un equipo de investigación internacional ha recreado cuidadosamente lo que sucedió, utilizando una combinación de ciencia arqueológica y técnicas forenses.

El descubrimiento de la víctima fue realizado por los investigadores de Oxford J. Alyssa White y el profesor Rick Schulting mientras investigaban la evidencia de un trauma violento en los restos esqueléticos de cazadores-recolectores prehistóricos en la Universidad de Kioto. Llegaron al número 24, del sitio previamente excavado de Tsukumo, un hombre adulto plagado de lesiones traumáticas.

«Inicialmente estábamos desconcertados por lo que podría haber causado al menos 790 heridas profundas y serradas a este hombre», dicen los investigadores de Oxford. «Había tantas heridas y, sin embargo, fue enterrado en el cementerio de la comunidad».

Continúan: «Las lesiones se limitaron principalmente a los brazos, las piernas y la parte frontal del pecho y el abdomen. Mediante un proceso de eliminación, descartamos el conflicto humano y los depredadores o carroñeros animales más comúnmente reportados».

Dado que los casos arqueológicos de informes de tiburones son extremadamente raros, recurrieron a casos de ataques de tiburones forenses en busca de pistas y trabajaron con el experto George Burgess, director emérito del Programa de Florida para la Investigación de Tiburones. Y el equipo internacional armó entonces una reconstrucción del ataque.

El equipo concluyó que el individuo murió hace más de 3.000 años, entre 1370 y 1010 a. C. La distribución de las heridas sugiere fuertemente que la víctima estaba viva en el momento del ataque; le cortaron la mano izquierda, posiblemente una herida de defensa.

El cuerpo del individuo No. 24 había sido recuperado poco después del ataque y enterrado con su gente en el cementerio. Los registros de excavación mostraron que también le faltaba la pierna derecha y su pierna izquierda estaba colocada en la parte superior de su cuerpo en una posición invertida.

Según los investigadores, «dadas las heridas, claramente fue víctima de un ataque de tiburón. El hombre bien pudo haber estado pescando con compañeros en ese momento, ya que se recuperó rápidamente. Y, según el carácter y la distribución de las marcas de dientes, «la especie responsable más probable fue un tiburón blanco o tigre».

El coautor, doctor Mark Hudson, investigador del Instituto Max Planck, dice: «El pueblo neolítico de Jomon Japón explotó una variedad de recursos marinos … No está claro si Tsukumo 24 estaba actuando deliberadamente sobre los tiburones o si el tiburón fue atraído por sangre o cebo de otros peces. De cualquier manera, este hallazgo no solo proporciona una nueva perspectiva sobre el antiguo Japón, sino que también es un raro ejemplo de arqueólogos capaces de reconstruir un episodio dramático en la vida de una comunidad prehistórica».

Estándar
Cultura

Terremoto En La Paleontología: Había Humanos En América Hace 30.000 Años… 17.000 Más De Lo Que Se Había Estimado

Un descubrimiento inesperado sugiere que los primeros humanos pueden haber llegado a América del Norte hace más de 30.000 años, mucho antes de las teorías del paso por Beringia hace 13.000 años.

Andrew Somerville, profesor asistente de antropología en la Universidad de Iowa State, dice que él y sus colegas hicieron el descubrimiento mientras estudiaban los orígenes de la agricultura en el Valle de Tehuacán en México. Como parte de ese trabajo, querían establecer una fecha para la ocupación humana más temprana de la Cueva de Coxcatlán en el valle, por lo que obtuvieron fechas de radiocarbono para varios huesos de conejo y venado que se recolectaron de la cueva en la década de 1960 como parte del Proyecto Arqueológico-Botánico Tehuacán. Las fechas de los huesos llevaron repentinamente a Somerville y sus colegas en una dirección diferente con su trabajo.

Los rangos de fechas para las muestras de hueso de la base de la cueva oscilaron entre 33.448 y 28.279 años. Los resultados se publican en la revista académica Latin American Antiquity. Somerville dice que a pesar de que estudios anteriores no habían fechado elementos del fondo de la cueva, no esperaba una edad tan avanzada. Los hallazgos se suman al viejo debate sobre una teoría de que los primeros humanos cruzaron el puente terrestre de Bering hacia las Américas hace 13.000 años.

«No estábamos tratando de opinar sobre este debate o incluso de encontrar muestras realmente antiguas. Solo estábamos tratando de ubicar nuestro estudio agrícola con una línea de tiempo más firme», dijo Somerville en un comunicado. «Nos sorprendió encontrar estas fechas realmente antiguas en el fondo de la cueva, y eso significa que debemos observar más de cerca los artefactos recuperados de esos niveles».

Somerville dice que los hallazgos brindan a los investigadores una mejor comprensión de la cronología de la región. Los estudios anteriores se basaron en muestras de carbón y plantas, pero dice que los huesos eran un mejor material para la datación. Sin embargo, aún quedan preguntas. Más importante aún, ¿existe un vínculo humano con la capa inferior de la cueva donde se encontraron los huesos?

Para responder a esa pregunta, Somerville y Matthew Hill, profesor asociado de antropología de la ISU, planean observar más de cerca las muestras de hueso en busca de evidencia de marcas de corte que indiquen que los huesos fueron masacrados por una herramienta de piedra o humana, o alternancias térmicas que sugieran la los huesos se hervían o se asaban al fuego. Él dice que las posibles herramientas de piedra de los primeros niveles de la cueva también pueden dar pistas.

«Determinar si los artefactos de piedra eran productos de fabricación humana o si eran simplemente piedras astilladas de forma natural sería una forma de llegar al fondo de esto», dijo Somerville. «Si podemos encontrar pruebas sólidas de que los seres humanos de hecho fabricaron y utilizaron estas herramientas, esa es otra forma de avanzar».

«Hacer retroceder la llegada de humanos a América del Norte a hace más de 30.000 años significaría que los humanos ya estaban en América del Norte antes del período del Último Máximo Glacial, cuando la Edad de Hielo estaba en su peor momento», dijo Somerville. «Gran parte de América del Norte habría sido inhóspita para las poblaciones humanas. Los glaciares habrían bloqueado por completo cualquier paso sobre tierra procedente de Alaska y Canadá, lo que significa que la gente probablemente habría tenido que llegar a América en embarcaciones por la costa del Pacífico».

Estándar
Cultura

Hallan En El Cabo De Trafalgar Unas Termas Romanas Que Han Estado Ocultas Por Las Dunas Durante 2.000 Años

Las dunas que rodean el Cabo de Trafalgar, uno de los espacios más emblemáticos y visitados de la costa de Cádiz, han protegido durante dos mil años unas termas romanas que ahora han salido a la luz en un estado excepcional de conservación, con una estructura de casi cuatro metros de altura.

El hallazgo ha sorprendido tanto a los arqueólogos de la Universidad de Cádiz que lo han descubierto como a las miles de personas que durante los años habrán caminado sin saberlo y mientras se dirigían a la playa sobre las dunas que han ocultado estas termas.

«Es una estructura con un estado de conservación excepcional en la Península Ibérica y, en general, en el Mediterráneo Occidental», explica a EFE el catedrático de Arqueología de la Universidad de Cádiz Darío Bernal. Y es que normalmente los restos aparecen «como mucho con 50 o 60 centímetros de altura».

Lo llamativo de este caso es que la estructura mantiene en pie casi cuatro metros de alzado, con sus puertas y sus ventanas.

Darío Bernal y su equipo han constatado que se trata de un sofisticado complejo termal rural, que disponía de un circuito de aire caliente alimentado por un horno que emanaba a través de cámaras en suelo y en las paredes.

Su hipótesis es que estas termas servirían para dar un servicio de higiene, y de ocio, a los trabajadores de las almadrabas, de las fábricas de salazones y de acuicultura de la zona, unos empleos que a buen seguro impregnaban de olor y suciedad a quienes lo desempeñaban.

De hecho, cuando Darío Bernal y su equipo comenzaron a excavar la parte de la construcción que permanecía visible sobre el suelo, un muro de unos treinta centímetros, esperaban encontrar una cetaria, un vivero comunicado con el mar donde se mantienen para su engorde crustáceos y pescados.

Estas estructuras son en realidad el objetivo del proyecto de investigación «Arqueostra» que este equipo de arqueología desarrolla en el Cabo de Trafalgar y en los Caños de Meca para estudiar el origen de la acuicultura, una práctica que inventaron los romanos, en Andalucía y en Marruecos.

Muy cerca del propio Faro de Trafalgar, a unos 500 metros del lugar en el que han emergido las termas, ya emergieron hace años unas estructuras de viveros y piletas romanos, supuestamente de una etapa anterior al nuevo hallazgo.

Los arqueólogos tratan ahora de buscar otros restos en esta zona de una industria, la pesquera, que en la época imperial gozaba de un gran esplendor, y que tuvo en las costas gaditanas un especial desarrollo.

De hecho se ha constado que la salsa de pescado garum que se fabricaba en Baelo Claudia, en Tarifa, fue exportada a distintos rincones del imperio.

Enclave Pesquero «Mucho Más Importante»

El hallazgo de estas nuevas termas, con varias habitaciones que posiblemente contarían con distintas temperaturas y piletas con agua, da idea de que el enclave pesquero que habría en esta zona era «mucho más importante de lo que pensábamos» ya que no sólo albergaba fábricas de producción pesquera, explica Darío Bernal.

«Si tenían un complejo termal, probablemente hay varios edificios más soterrados que esperamos poder investigar y sacar a la luz en los próximos meses», añade.

También se investigarán los restos de estuco rojo, blanco y negro y de mármol que se han hallado en las termas, y que dan idea de cómo estarían recubiertos los muros de este edificio, que, según creen los investigadores, debió funcionar unos 300 años entre el siglo IV y V después de Cristo, según explica a EFE el arqueólogo José Ángel Expósito.

Estos asentamientos de acuicultura serían un prueba de que, tras la pacificación de Hispania, a esta zona llegaron colonos italianos de clase alta que implantaron los modelos de desarrollo urbanístico que tenían en su tierra de origen.

«Es sus residencias de recreo solían tener viveros. Era un elemento de ostentación. Hay muchísimos escritos que relatan como las élites romanas presumían del tamaño de viveros y de las especies que criaban para consumo propio o para vender. Cicerón siempre atacaba estos excesos», cuenta Darío Bernal.

Las termas halladas ahora, conservadas gracias a la rapidez con la que, al ser abandonadas, el viento las sepultó en arena, son otra prueba más del rico mundo romano que habitó en estas costas.

La Junta de Andalucía, competente en la gestión del patrimonio histórico, debe ahora decidir si, una vez concluyan las investigaciones, pone en marcha una estrategia de musealización que incorpore este enclave como un nuevo aliciente para visitar esta costa o si deja que el viento vuelva a cubrir de arena estos restos.

Estándar
Cultura

Encuentran Un Sarcófago Con Los Restos De Una Niña De 5 Años De La Baja Edad Media En El Palacio Gótico Del Alcázar De Sevilla

Los trabajos arqueológicos previos que se están acometiendo en la Capilla del Palacio Gótico del Real Alcázar de Sevilla de cara al proyecto de restauración de sus azulejos cerámicos han sacado a la luz unos restos funerarios junto bajo la solería del altar mayor de la Virgen de la Antigua.

Se trata de un pequeño sarcófago de plomo que a su vez contiene un féretro de madera con los restos de una niña de unos cinco años de edad, según los primeros análisis ‘in situ’ realizados por el equipo de arqueólogos y conservadores del monumento, dirigidos por Miguel Ángel Tabales, y por el antropólogo Juan Manuel Guijo, informa el Ayuntamiento en una nota de prensa.

A falta de las investigaciones posteriores, las primeras hipótesis apuntan a que estaríamos ante un personaje de la Baja Edad Media. «De momento, son hipótesis que se están barajando, y encuadradas también en la teoría del profesor Tabales de que bajo la Capilla Real del Palacio Gótico existiría una cripta. Pero, por ahora, debe prevalecer la prudencia hasta que se realicen los estudios oportunos que determinen la adscripción cronológica y, por tanto, la posibilidad de identificar al personaje», ha explicado el delegado de Hábitat Urbano, Cultura y Turismo, Antonio Muñoz, quien este martes, junto con la directora conservadora del Alcázar, Isabel Rodríguez, ha presenciado los trabajos de apertura de un sarcófago que, de confirmarse, tendría unos siete siglos de historia.

«Queda mucho aún por hacer, pero desde aquí quiero felicitar al equipo de arqueólogos y conservadores del monumento por la precisión de su trabajo y la capacidad de reacción ante hallazgos de esta envergadura», ha abundado. Los restos óseos se encuentran en un relativo buen estado de conservación, e incluso el cráneo contiene el pelo de la menor, y han aparecido restos de la vestimenta que portaba durante su inhumación: telas, zapatos, cuero y botones de nácar. Y por su posición, las manos las habría tenido cruzadas sobre el pecho.

Se conservan, asimismo, el sarcófago de plomo y partes de la madera del féretro. Al estar en un lateral bajo el altar, las hipótesis apuntan a que se trataría de la hija de una familia muy destacada. De este hallazgo se ha informado a la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, que dio su visto bueno a mediados de marzo pasado a los trabajos de catas arqueológicas preventivas, tendentes a la posibilidad de ubicar una cámara bufa o de aireación que garantice la conservación de los azulejos cerámicos, en el marco de las labores previas para planificar la restauración de los mismos. Debido a los trabajos, la Capilla se encuentra cerrada a las visitas y se han adoptado las medidas necesarias para proteger las pinturas ubicadas en este espacio del Alcázar.

Estándar
Cultura

Muere En Un «Accidente Doméstico» El Escritor Argentino Carlos Busqued A Los 50 Años

El escritor argentino Carlos Busqued falleció este lunes a los 50 años, según confirmaron fuentes de la Editorial Anagrama, que publicó sus obras Bajo este sol tremendo (2009) y Magnetizado (2018).

Su repentino fallecimiento, causado por un «accidente doméstico» según sus allegados, ha causado consternación en las redes sociales por parte de la comunidad literaria argentina.

Según la prensa local el cadáver del actor fue encontrado en el pasillo de su casa y según se cree murió al tropezar y caer por una escalera.

En su perfil de Twitter, Busqued publicó multitud de mensajes hasta la mañana del lunes.

Busqued nació en la provincia de Chaco (norte) en 1970 y en la actualidad residía en Buenos Aires, y además de sus trabajos literarios produjo varios programas de radio y colaboró con la revista El ojo con dientes.

Su compatriota y también escritora Claudia Piñeiro mostró su dolor y mandó sus condolencias en Twitter.

«Quisiera que alguien dijera que no es cierto pero sí, con solo 50 años murió Carlos Busqued, autor de varias de las mejores novelas que dio la literatura argentina en los últimos años. Qué pena», dijo Piñeiro.

Por su parte, el escritor Reynaldo Sietecase afirmó que extrañará la «mirada cínica y valiente» de Busqued.

En su escritura, Busqued ahondó en la novela policial y su Bajo este sol tremendo fue el libro en el que se basó la película El otro hermano (Adrián Caetano, 2017).

Estándar
Cultura

Descubren Un Nuevo Significado Oculto En El Cuadro De La Mona Lisa

La Mona Lisa, también conocida como La Gioconda, es sin lugar a dudas la obra pictórica más famosa de la historia del arte. Pintada por Leonardo da Vinci entre 1503 y 1506 (aunque se sabe que el genio renacentista trabajó en ella hasta 1517), es cada día fotografiada por miles de turistas en el parisino Museo del Louvre.

Gran parte de su encanto reside en los numerosos enigmas que la rodean. Aunque se da por seguro que representa a Lisa Gherardini, esposa del comerciante de sedas florentino Francesco del Giocondo, la identidad, el gesto o la simbología del retrato más famoso de la historia siguen despertando la curiosidad de historiadores del arte y amantes de la pintura en general.

El pasado 12 de febrero, la BBC publicó un reportaje firmado por el crítico de arte estadunidense Kelly Grovier, en el que arroja luz nueva sobre la obra, apuntando a un detalle oculto que puede dotar al cuadro de un significado hasta ahora soslayado.

«¿Cuántos de nosotros hemos notado alguna vez conscientemente el objeto del cuadro que está más cerca de nosotros que cualquier otro: la silla en la que se sienta la misteriosa mujer?», se pregunta Grovier.

«No importa que sea lo único que la modelo de Leonardo agarra con su mano (literalmente todos los dedos de su mano la tocan o señalan), la silla seguramente debe ser el aspecto que más pasa desapercibido de una pintura que ha sido sobreobservada», escribe el crítico. «Escondida a simple vista, también puede ser la flecha que nos señala el camino hacia los significados más profundos de la obra», revela.

«Al girar su mirada ligeramente hacia la izquierda para encontrarse con la nuestra, la Mona Lisa no está sentada en cualquier banco o taburete viejo, sino en la conocida popularmente como silla pozzetto», dice Grovier.

«Con el significado de ‘pozo pequeño’, el pozzetto introduce un sutil simbolismo en la narración que es tan revelador como inesperado», prosigue. «De repente, las aguas que vemos serpenteando con un movimiento laberíntico detrás de la Mona Lisa (ya sea que pertenezcan a un paisaje real, como el valle del río italiano Arno, como creen algunos historiadores, o enteramente imaginarias, como sostienen otros) ya no están distantes y desconectados de la modelo, sino que son un recurso esencial que sustenta su existencia. Literalmente fluyen hacia ella», revela Grovier.

«Al situar a la Mona Lisa dentro de un ‘pozo pequeño’, Da Vinci la transforma en una dimensión siempre fluctuante del universo físico que ocupa», añade este historiador del arte. «La Mona Lisa no está sentada frente a un paisaje. Ella es el paisaje», agrega.

«Al igual que con todos los símbolos visuales empleados por Leonardo, la silla pozzetto es multivalente y sirve más que simplemente para vincular a la Mona Lisa con la conocida fascinación del artista por las fuerzas hidrológicas que dan forma a la Tierra», continúa Grovier.

«La sutil insinuación de un ‘pocito’ en la pintura como el canal a través del cual la Mona Lisa emerge a la conciencia reposiciona la pintura por completo en el discurso cultural», explica el historiador. «Este ya no es un retrato simplemente secular, sino algo espiritualmente más complejo», añade.

Grovier recuerda que existen numerosas representaciones en la historia del arte de mujeres y pozos. «Pero quizás el paralelo más pertinente entre la Mona Lisa de Da Vinci y los precursores pictóricos es uno que se puede dibujar con las muchas representaciones de un episodio bíblico en el que Jesús se encuentra en un pozo manteniendo una conversación críptica con una mujer de Samaria», reflexiona Grovier.

«Al colocar a su modelo metafóricamente dentro del pozo, Da Vinci confunde la tradición y sugiere, en cambio, una fusión de los reinos materiales y espirituales, una difuminación del aquí y del más allá, en un plano compartido de creación eterna. En la apasionante narrativa de Da Vinci, la Mona Lisa es ella misma una milagrosa ola de ‘agua viva’, serenamente contenta al ser consciente de su propia e intensa infinitud», concluye.

Estándar
Cultura

Otro Misterioso Monolito Aparece En EEUU: ¿Qué Tiene De Diferente Este?

Esta vez la misteriosa aparición si logró sorprender, luego de que se dieran cuenta que el monolito estaba hecho a base de bloques de masa de pan de jengibre navideño.

La inusual aparición tuvo lugar en un parque de San Francisco, en EEUU, y logro sorprender a los habitantes del lugar no solo por el material del que estaba hecho, sino también por el buen olor que tenía.

«Desperté para pasear al perro en la mañana de Navidad aquí en San Francisco y en el parque Corona Heights y un misterioso ¡monolito de pan de jengibre ha aparecido!», escribió un internauta a tiempo de publicar las fotos del hallazgo.

«Puedes ver que mi perro está triste porque no le dejé que se lo comiera», escribió.

«También olía muy bien», dijo otro internauta.

​Mientras que otros usuarios fueron más arriesgados y comprobaron de que se trataba de pan de jengibre genuino.

«Un misterioso monolito de pan de jengibre apareció en el parque Corona Heights. Aparentemente los extraterrestres se sienten festivos», escribió otro usuario.

«El monolito de jengibre en la cima de Corona Heights en San Francisco esta mañana. Y fue brevemente enmarcado por un arcoiris ¡Feliz Navidad a todos!».

A la pregunta de cuál será el destino de este monolito, las autoridades locales dijeron que por el momento no planean retirar al monolito del lugar y «lo dejarán hasta que la masa se desmorone». Sin embargo, no tuvo que pasar mucho tiempo para que la misteriosa escultura comestible fuera derribada por una tormenta, según publicaron los internautas.

Son varios los monolitos que aparecieron en varios países alrededor del mundo, EEUU, Rusia, Rumania, Reino Unido y hasta Bolivia. Sin embargo, este monolito es único porque que no es metálico como los demas, sino de bloques de pan de jengibre unidos con glaseado, esto le permitió convertirse en una grata sorpresa navideña para los residentes del lugar.

Estándar
Cultura

¿Arte O No? La Controvertida Performance De Un Artista Español En México No Deja A Nadie Indiferente

Paco León desata la polémica en redes sociales. La causante es su última performance. Los usuarios se dividen entre los que aceptan la obra y los que no la consideran arte. El debate está servido.

El arte suele tener el término rompedor como adjetivo. A lo largo de los siglos, pintores y escultores han provocado estupor en su público. En muchas ocasiones, por quebrar lo considerado como normal. Los impresionistas jamás llegaron a exponer en los salones oficiales de París, repudiados por la crítica de la época, que los llegó a definir como degenerados. La Fuente de Marcel Duchamp escandalizó al plantel artístico neoyorquino en la exposición donde fue presentada. Incluso, en pleno siglo XXI, hay quien todavía se extraña al pasear por delante de El origen del mundo de Courbet en el Museo Orsay.

La búsqueda de reacciones es una máxima del arte y la vanguardia suele generar un aluvión de respuestas. En esta línea se mueve la última performance del actor Paco León, realizada en México. Otro punto son los métodos utilizados para conseguirlas.

Amante de la exhibición y la desnudez, el intérprete español ideó un montaje en el que varias personas gatean casi sin ropa por una habitación en actitudes sexuales. Lo hacen con una especie de cantos de fondo. Sin embargo, lo que más llama la atención de la obra es que de los traseros de los participantes salen luces láser.

Una escena que León subió a Instagram, de donde el vídeo fue retirado. «Me han quitado el post en Instagram. Me parecía interesantísimo el debate que ha provocado sobre los límites del arte y la performance…pero bueno. Voy a postear gatitos que gustan más», dijo el creador. Después lo posteó en Twitter. Allí, el artista recibió una gran cantidad de comentarios. Muchos de ellos cuestionan la validez de la performance al no ver nada de artístico en ella.

Arte o no. La eterna pregunta. Lo que es evidente es que ha generado reacciones. Positivas o negativas. También lo hizo Duchamp al plantar un urinario en una sala de exposiciones. Que sea aceptado como obra ya es otra cuestión.

Estándar
Cultura

¿Cómo Olía La Batalla De Waterloo? Odeuropa Resucitará Los Aromas Perdidos De Europa

Saber a qué olía Europa dejará de ser un misterio. El proyecto Odeuropa busca recuperar el patrimonio olfativo del continente a través de su patrimonio artístico. El objetivo es registrarlo en una gran base de datos digital, en la que se podrá encontrar el aroma de la Revolución Industrial o la batalla de Waterloo.

El mundo cambia. También lo hace nuestra manera de percibirlo. Caminar por el Madrid actual es muy distinto a cómo sería recorrerlo en el siglo XVII. Desaparecerían las grandes torres de cristal del horizonte. También las estructuras de aluminio, las pantallas o las bombillas, sustituidas por el adobe, la piedra y la madera. Nuestros pies se pegarían al suelo embarrado y agudizaríamos el oído para sortear los carros tirados por caballos que surcan la urbe. Incluso, respirar sería diferente. La nariz se llenaría de olores que difícilmente percibiríamos en la capital española en el 2020. El hedor de los excrementos de caballo o de la lana de las ovejas chocaría nuestro concepto de la ciudad. De la misma manera, a un cortesano del monarca Felipe IV se le haría imposible reconocer el aroma desprendido por un tubo de escape.

La personalidad olfativa tanto del Madrid del siglo XVII como del Madrid del XXI es parte de su historia. Lo mismo ocurre con el Londres de la Revolución Industrial, el París de los impresionistas o la Liubliana de la Guerra de los Diez Días. Una parte de Europa volatilizada por la efimeridad de los aromas. Recuerdo que quieren resucitar los investigadores del proyecto Odeuropa. Descubrir y registrar a qué olía y a qué huele el continente es su misión.

La idea surgió del seno humanístico de la Real Academia de Artes y Ciencias de los Países Bajos. La institución quería dar un significado oloroso a las colecciones digitales que han creado las organizaciones culturales. Interpretarlas desde el punto de vista del sentido del olfato. Extraer los perfumes que emanan directa e indirectamente. Un proyecto que financia la Unión Europea con 2,8 millones de euros. En enero de 2021, arrancará la investigación, en la que participarán expertos de Países Bajos, Reino Unido, Francia, Alemania, Italia y Eslovenia, que durante tres años trabajarán en la búsqueda y catalogación de los olores europeos. Un equipo multidisciplinar compuesto por ingenieros, informáticos, químicos, historiadores, museólogos o lingüistas.

«La importancia del olfato en la cultura y la historia lleva tiempo estudiándose, pero nunca ha habido un proyecto de esta importancia. Esperamos generar interés. Ser el punto de partida para futuros trabajos», comenta la argentina Cecilia Bembibre, investigadora del Instituto de Patrimonio Sostenible del University College de Londres y miembro de Odeuropa, a Sputnik Mundo.

Una serie de aromas que quedarán archivados en una gran base de datos digital. Una suerte de atlas llamado Gráfico de Conocimiento Olfativo. Un gigantesco registro online que contendrá información de los olores más importantes para Europa desde el siglo XVII hasta el presente. Cada uno tendrá una ficha con una descripción en términos sensoriales, una serie de coordenadas que lo sitúen en el tiempo y el espacio o un añadido sobre las emociones que transmite dicho olor. Una ‘perfumería’ virtual de libre de acceso. «Será una gran enciclopedia sobre la herencia olfativa europea. Un baúl con los olores que queremos legar a las futuras generaciones», indica Bembibre.

El Proceso De Capturar Un Olor

Para construir el Gráfico de Conocimiento Olfativo, los investigadores utilizarán la inteligencia artificial. Su objetivo es conseguir que esta tecnología sea capaz de identificar los olores que han formado parte de las tradiciones y comunidades europeas. Los informáticos de Odeuropa enseñarán al ordenador a buscar en las colecciones digitales de los museos e instituciones culturales participantes en el proyecto. A partir del uso de un software, la máquina analizará las 250.000 imágenes guardadas de pinturas, grabados o ilustraciones de libros y localizará los objetos olorosos. «Si vemos un cuadro con flores y quesos, hay que mostrarle al ordenador que eso huele», explica Bembibre.

El mismo proceso se seguirá con los textos. El software ideado tendrá el cometido de rastrear las menciones a los aromas en los documentos a los que pueda acceder. Palabras como ‘hedor’, ‘aroma’ o ‘acre’ y construcciones del estilo de ‘huele a limón’ estarán en su punto de mira, aunque se espera añadir más a medida que avance el proyecto. Se examinarán escritos en siete idiomas.

Sin embargo, no solo se realizará trabajo digital. El equipo de ciencia del patrimonio atrapará los olores provenientes de objetos tanto del pasado como el presente. Al contar con la fuente, se emplearán técnicas de química analítica. Para el proceso, primero, se tapará el origen, si es posible, con una campana de vidrio o unas bolsas especiales para concentrar el aroma. A su lado, se colocará una fibra muy fina denominada sensor, que cuenta con una capa de polímeros dedicados a recoger las partículas orgánicas volátiles, responsables químicos del olor. Una vez impregnado el sensor, este pasará por el cromatógrafo de gases, donde se separan los compuestos del olor. El espectrómetro de masas ayudará a identificar cada uno de sus componentes químicos. Por último, se llevará el aroma a un comité de expertos en análisis olfativo para que lo describan. Tras su veredicto, este se incluye en la base de datos.

Describir La Historia

Un estudio que servirá también para aromatizar la historia del continente. Reconstruir olfativamente momentos de la cronología es posible mediante una interpretación creativa de los eventos analizados. Uno de los investigadores, Caro Verbeek trabajó con una empresa de compuestos aromáticos para reproducir lo percibido en la batalla de Waterloo. «Consiguieron recrear el olor de la pólvora, de Napoleón sudado… Obviamente, basándose en la documentación histórica. Seguramente, con el nuevo proyecto podamos refinar incluso más el olor de la batalla», asegura Bembibre.

Y no solo descubrir los olores de Europa. Este proyecto podría ayudar a plantear nuevas cuestiones. «Nos va a permitir revisar la manera en la que se ha escrito la historia. Preguntarnos cómo fueron interpretados los olores de los europeos por otras culturas o cómo cambió la percepción olfativa en el continente a partir de algo tan importante como fue la Revolución Industrial», sigue la investigadora.

Una versión sensorial de la historia que podrá ser olfateada. La intención del equipo de Odeuropa es fabricar algunas de estas fragancias y presentarlas en museos de todo Europa. Hacer que la historia huela. «La idea es conectar con el público. Por lo general, el patrimonio se nos presenta por los ojos. Ahora lo hará también por la nariz. Hacemos de la historia algo mucho más inclusivo. Además, ver las reacciones de las personas de nuestro tiempo a los olores del pasado es sumamente interesante».

«Y es que, lo que hace siglos se consideraba exquisito, ahora puede ser percibido como espantoso y viceversa. Y no solo entre épocas. Las reacciones pueden ser diferentes entre países también», menciona la científica.

Por primera vez, el siglo XXI podrá olfatear los perfumes de tiempos remotos. Los aromas que definieron la historia de Europa. Los ciudadanos tendrán la oportunidad de potenciar su memoria olfativa, la más efectiva para hacernos recordar emociones. El devenir de los europeos no quedará solo en la retina, sino también en los conductos nasales. Precisamente cuando nuestro mundo olfativo se ha vuelto más pequeño que nunca.

Estándar
Cultura

Hallan Otro Misterioso ‘Monolito’ En EEUU, Esta Vez En California

Después de aparecer inexplicablemente en un desierto en Utah (EEUU) y, luego, en una montaña en Rumania, otro misterioso objeto metálico apareció ahora en una ciudad californiana.

La ‘saga’ de esas estructuras misteriosas, llamadas popularmente monolitos, acaba de sumar un nuevo episodio. Esta vez, uno de esos enormes objetos triangulares metálicos apareció en la cima de Pine Mountain, una montaña ubicada en la ciudad de Atascadero, California (EEUU).

De momento, se desconoce el origen de los objetos, tampoco se sabe si están conectados de alguna manera.

¿Qué Pasó En Utah?

El pasado 18 de noviembre un objeto de más de tres metros de altura fue encontrado entre las rocas de un desierto en una ubicación no confirmada en el sureste de Utah. Funcionarios especializados en la protección de la vida silvestre lo detectaron mientras sobrevolaban el desierto para contar ovejas.

Días después, de manera igualmente enigmática, la escultura que desató numerosas hipótesis y teorías conspirativas en las redes sociales desapareció.

El 1 de diciembre, se publicó un vídeo en YouTube en el que se ve cómo un grupo de personas supuestamente remueve la estructura de acero inoxidable del desierto.

Los supuestos responsables han dicho que su acción ha sido motivada por «el daño causado por el sensacionalismo en internet» en torno a la extraña obra de arte. Las personas acudieron en masa al lugar para visitarla en los días posteriores a su descubrimiento, lo que causó un impacto negativo en la naturaleza local.

¿Qué Pasó En Rumanía?

En Rumanía, el objeto fue encontrado en Batca Doamnei, una colina de la ciudad de Piatra Neamt, al norte del país. Estaba ubicado a pocos metros de la fortaleza Petrodava Dacian, un conocido monumento arqueológico de la región, erigido entre los años 82 a.C. y 106 d.C

Un lado de la estructura está volteada hacia el monte Ceahlau, conocido localmente como la Montaña Sagrada. Esta es una de las montañas más famosas de Rumanía, siendo considerada una de las siete maravillas naturales del país.

De momento, las autoridades rumanas no saben quién fue el responsable de erigir el misterioso objeto. La instalación de cualquier estructura en el local requiere aprobación a nivel nacional.

¿De Dónde Surgieron Estos ‘Monolitos’?

En internet, numerosas teorías han surgido acerca del ‘monolito’ de Utah y, posteriormente, sobre el de Rumanía. Muchos han especulado que se trata de obras extraterrestres, trazando un paralelo con la famosa novela 2001: una odisea en el espacio.

En la historia de ciencia ficción de Arthur C. Clarke —posteriormente transformada en película por Stanley Kubrick—, un monolito surge en la Tierra, en la prehistoria, y parece conferir inteligencia a una tribu de simios hambrientos para que desarrollen herramientas. En la obra, el monolito es la creación de una raza alienígena para investigar mundos en la galaxia y fomentar el desarrollo de vida inteligente.

Las hipótesis menos fantásticas suponen que el curioso objeto era una obra de John McCracken, un escultor aficionado fallecido en 2011. En 2002, su hijo, Patrick McCracken, le dijo al The New York Times que a su padre «le gustaría dejar su obra de arte en lugares remotos para ser descubiertos más tarde».

Los objetos encontrados en EEUU y Rumanía se parecen particularmente a unas esculturas del artista presentadas en su exposición en la galería de arte David Zwirner en Nueva York. Al ser consultados, los representantes de la galería inicialmente dijeron que el objeto no era obra de McCracken, horas más tarde, sin embargo, afirmaron que «la galería está dividida en este asunto».

Estándar