Sexo

Hospitalizan A Un Japonés Después De Masturbarse Con El Estómago De Un Rape

noticias insolitasUn japonés acabó en el hospital después de masturbarse con el estómago de un rape. El hombre, que fue colgando cada paso de su peripecia en internet, utilizó la víscera de este animal como guante y acabó cogiendo una infección gravísima.

En una serie de publicaciones en 2channel, el masturbador anónimo dijo que él trabaja con rape regularmente y quería masturbarse con el estómago del pez por «curiosidad», recoge el diario «Metro». Aunque este japonés tomó sus precauciones desinfectando cuidadosamente el estómago del pez con sal y etanol antes de frotarlo contra su pene, la experiencia no fue del todo satisfactoria.

En una de la publicaciones que subió a internet, este onanista mostró su mano envuelta con el estómago del animal y un breve mensaje: «Ahora me quito los pantalones».

Más tarde acabó revelando su traslado al hospital como consecuencia de un intenso dolor en el pene. Por lo visto, los médicos le diagnosticaron una inflamación en la uretra y lo sometieron a un tratamiento con antibióticos. Se cree que cogió una infección parasitaria durante su masturbación.

El hombre explicó que también debe aplicarse una crema en el miembro para eliminar la sensación de escozor que le provoca ir al baño. A pesar de estas penurias, el japonés ha dicho estar ansioso por probar ahora con un calamar muerto.

Anuncios
Estándar
Biología

Encuentra A Una Serpiente Pitón En Su Cocina

noticias insolitasDhan Ramdharry, su esposa y sus tres hijos estaban preparando su desayuno cuando al observar que la tapa del calentador estaba floja, una serpiente asomó su cabeza. Al ver la serpiente pitón de 1.2 metro, Kelly la esposa de Dhan entró en pánico y salió huyendo de la casa junto con uno de sus hijos, mientras que para los demás la curiosidad venció al miedo.

Al principio Dhan creyó que se trataba de una broma y que la serpiente era de plástico, pero se dio cuenta de la realidad cuando el animal movía la cabeza. La familia fue auxiliada por su amigo que curiosamente es especialista en reptiles y la sacó sin ningún problema del calentador.

Aunque casi todos quedaron en shock con la experiencia, Ruby de 9 años quedó encantada con la serpiente y ahora quiere una como mascota.

Estándar