Sexo

“No Es Simple Silicona”: Dejó A Su Mujer Por Una Muñeca

noticias-insolitasJAPÓN (Redacción) – La insólita historia de un hombre japonés con una muñeca está dando vueltas al mundo. Es que dejó a su mujer de carne y hueso por una de silicona. Mirá las fotos al final de la nota.

Senji Nakajima, un japones de 61 años, oriundo de Tokio, es el protagonista de una insólita historia de amor posmoderno. Es que el sujeto se hartó tanto de las relaciones humanas que terminó entablando una relación emocional con una muñeca que, aunque tiene el aspecto de una mujer, no deja de ser de plástico.

El hombre, un jubilado, dejó a su esposa y se “enamoró” de su muñeca inflable. De hecho, su “amada” es lo único parecido a un ser humano con lo que convive. De hecho, el reconoce que al principio, la muñeca sólo le interesaba con fines sexuales, pero que luego nació el amor y “formaron una relación”.

La insólita “novia” se llama Saori y el enamorado hasta le compra pelucas para que tenga un look más humano . Y no sólo eso. También la vistecon vestidos de encaje y joyas. Senji Nakajima llegó a asegurar que su amada incluso tiene una personalidad.

“Para mí ella es mucho más que una muñeca, no es simple silicona. Ella necesita mucha ayuda, pero es mi pareja perfecta y compartimos grandes momentos juntos”, resume. “Ella nunca me va traicionar. Estoy cansado de las humanas modernas y racionales. No tienen corazón”, argumenta.

En Japón, el uso de estas muñecas está muy extendido y su costo parte en los cuatro mil dólares. Con los años y un mercado creciente, los fabricantes han ido alcanzando mayores grados de realismo en sus diseños, al punto de ofrecer prácticamente robots con apariencia humana. Al parecer, son tan reales, que algunos las prefieren por sobre las mujeres de carne y hueso, como le pasó a Senji Nakajima.

Anuncios
Estándar
Internet

Anunció Su Embarazo Por Facebook, Pero Un Comentario La Dejó Sin Marido

noticias insolitasEstados Unidos (Redacción) – Christina Jade pasó de la gloria al infierno en un minuto: anunció su embarazo por Facebook con toda la felicidad del mundo, pero un comentario de un compañero de trabajo la dejó sin marido.

La mujer subió una foto con el test de embarazo. “Feliz de anunciar que habrá un nuevo miembro en la familia. Dios es bueno”, publicó, pero lo que no sabía era que eso podría significar el final de su matrimonio.

“Espero que ahora que estás embarazada dejes de ofrecerme sexo”, le escribió un compañero de trabajo.

“Felicidades Christina. Sé que tú y Mark son muy felices. Espero que ahora que estás embarazada, dejes de mandarme fotografías de tus pechos cada vez que estés caliente. Y espero que dejes de venir a mi oficina para ofrecerme sexo porque una vez me acosté con vos estando borracho en un retiro (laboral). Fue un error”, expresó.

El resto del comentario terminó de convencer al marido de la futura mamá de separarse: “Un error enorme que de alguna forma te llevó a obsesionarte conmigo y a que arruines mi vida. No me gustaron tus llamadas a mi casa, o el mensaje que dejaste y que escuchó mi hija. Mi error (VOS) me costó mi matrimonio e hizo mi trabajo intolerable. Así que mientras te felicito por traer un niño al mundo, también rezo para que esto termine tu psicótico y unilateral “romance” conmigo. Espero que tu marido sea lo suficientemente inteligente para saber que podría ser el hijo de cualquiera”. ¡Tremendo!

Estándar
Empleo

La Dejó Su Novio Y Decidió Consolarse Comiendo Pollo Frito

noticias insolitasTan Shen, una joven china residente de la provincia de Sichuan, decidió que sus penas con pollo frito eran menos.

Tras ser “cortada” por su novio, la joven ingresó a un establecimiento de KFC y encontró que la comida la consolaba tanto como para quedarse una semana.

Sin embargo, los empleados de la franquicia se dieron cuenta que la joven no se retiraba, por lo cual le preguntaron si se encontraba bien.

La joven respondió comprando más pollo. Y papas.

Al final, Tan Shen decidió abandonar el lugar debido a que los medios comenzaban a congregarse en el restaurante. Además, agregó que “se estaba empezando a cansar del sabor (del pollo)”.

Estándar