Famosos

Una Modelo Recibe Una Multa De 27.000 Dólares Por Promocionar Una Dieta Dañina

La modelo e influencer chilena Roxana Muñoz fue multada con 20 millones de pesos chilenos, equivalentes a unos 27.000 dólares, por engañar a sus seguidores con una dieta dañina que infringía el Código Sanitario de su país.

Ese es el monto que deberá pagar la modelo chilena luego de promover una dieta de ayuno que la denominó como «water fasting» o ayuno y consistía en el consumo de agua por 21 días sin incluir ningún otro alimento. Esta dieta ha sido promovida durante meses por Muñoz y criticada por muchos internautas hasta que finalmente el Colegio de Nutricionistas Universitarios de Chile A.G. decidió denunciarla.

Las autoridades sanitarias chilenas determinaron que la influencer chilena no solo puso en riesgo la salud pública al promover este tipo de información, sino que también trató de engañar a sus seguidores al incitar la contratación de servicios de un centro extranjero y proponer unirse a un grupo privado donde se brindaría información saludable con un fin lucrativo camuflado de ayuda, según publica la radio Bio Bio.

La misma Roxana Muñoz escribió en su Instagram que su dieta fue controlada por un gurú y lo presentó como entrenador de salud, sabiendo que es el dueño de Tanglewood Wellness Center en Costa Rica.

El Código Sanitario chileno prohíbe «cualquier forma de publicación o propaganda relacionada a la higiene, medicina preventiva o curativa y ramas semejantes que tienda a engañar al público o perjudicar la salud colectiva o individual».

La influencer cuenta con 173.000 seguidores en su cuenta de Instagram y su denominada ayunoterapia fue viralizada, a pesar de que los nutricionistas advirtieron que esta dieta de agua sin ingerir alimento podría causar efectos dañinos para la salud.

Estándar
Biología, Ciencia

¿Debemos Nuestras Mascotas Perrunas A La Peculiar Dieta Paleo?

La domesticación de los perros podría haber comenzado porque las personas en el Paleolítico no pudieron soportar la peculiar dieta Paleo —rica en carne— de la Edad del Hielo y, probablemente, dejaron restos que podrían haber conducido a la domesticación de los lobos, aseguran los investigadores finlandeses.

Los perros domesticados pueden defenderse de los depredadores e intrusos, llevar suministros, tirar de trineos y proporcionar calor en las noches frías. Pero estos beneficios solo aparecen después de la domesticación. A pesar de más de un siglo de investigación, los científicos han luchado por comprender qué desencadenó el proceso de domesticación en primer lugar. La nueva teoría sugiere que los cazadores-recolectores, cuyos sistemas digestivos no podían digerir demasiada proteína, probablemente compartían el exceso de carne con los lobos.

«Esta es la primera vez que tenemos una explicación ecológica para la domesticación de perros. Personalmente, no creo que haya una respuesta simple y fácil a la cuestión de la domesticación de perros, pero necesitamos ver el panorama completo y la complejidad del proceso», dice la autora principal Maria Lahtinen, investigadora principal de la Autoridad Alimentaria de Finlandia e investigadora visitante en el Museo de Historia Natural de Finlandia.

Inicialmente, Lahtinen no pensaba en resolver el antiguo misterio canino. En cambio, estudió la dieta de los cazadores-recolectores del Pleistoceno tardío en el Ártico y Eurasia subártica. En ese momento, hace unos 20.000-15.000 años, el mundo estaba en las garras del período más frío de la última Edad de Hielo. Entonces, como hoy, en condiciones de frío, la gente recibía la mayor parte de su sustento de los animales.

Al mismo tiempo, las deficiencias nutricionales surgieron por la falta de grasas y carbohidratos, y no de proteínas. De hecho, si la gente come demasiada carne, suele aparecer diarrea. Y después de unas semanas, pueden desarrollar intoxicación por proteínas e incluso la muerte.

«Dado que los humanos no estamos completamente adaptados a la dieta depredadora, simplemente no podemos digerir bien las proteínas. Esto puede ser fatal en un período de tiempo muy corto», dice Lahtinen.

En los años más fríos de la última Edad de Hielo, y especialmente durante los duros inviernos árticos y subárticos, los renos, los caballos salvajes y otros animales que los humanos cazaban consistían principalmente de músculos secos. Utilizando los primeros registros fósiles publicados anteriormente, Lahtinen y sus colegas calcularon que la caza capturada por humanos en la región ártica y subártica durante este tiempo producía muchas más proteínas de las que podían consumir con seguridad.

En condiciones más respetuosas con el medioambiente, los lobos y los humanos posiblemente competían por los mismos animales de presa. Pero en las duras condiciones de los inviernos árticos y los inviernos de la Edad de Hielo subártica, compartir el exceso de carne con los perros no le costaría nada a la gente. Los descendientes de lobos que se aprovechaban de tales dádivas se habrían vuelto más obedientes con el tiempo y probablemente se convirtieron en los primeros perros domesticados.

Como señalan los autores, esta teoría tiene sentido no solo desde un punto de vista ecológico, sino también desde un punto de vista geográfico: los primeros descubrimientos de perros paleolíticos provienen principalmente de zonas que eran muy frías en ese momento.

El nuevo estudio presenta «la emocionante idea de que la proteína magra es un alimento que los humanos se saltarían, pero del que los lobos pueden haber dependido durante los meses de invierno en el Ártico», dice Brian Hare, antropólogo evolutivo de la Universidad de Duke, que no participó en el estudio. Cree que esto proporciona otra pista importante sobre cómo podría haberse desarrollado la asociación entre humanos y perros.

Estándar
Obesidad

El Hombre Más Gordo Del Mundo Pesa 420 Kilos Después De Perder 170

noticias insolitasEn noviembre de 2016 pesaba 590 kilos y era considerado el hombre más gordo del mundo, pero gracias a una dieta mediterránea a base de verduras y a los cuidados de un equipo multidisciplinario de doctores, Juan Pedro, un joven mexicano de 33 años, perdió 170 kilos.

«Me siento bien, motivado, feliz y estoy muy contento», dijo desde Guadalajara, en el estado de Jalisco (occidente), ciudad en la que recibe el tratamiento. Se lo oye mucho mejor que hace unos meses, cuando se notaba la falta de aire al hablar.

Juan Pedro superó las expectativas de los doctores, quienes esperaban que en esta primera etapa de su tratamiento perdiera el 10% de su peso, pero gracias a su esfuerzo se deshizo del 30% para llegar a un peso de 420 kilos.

Juan Pedro y sus fotografías dieron la vuelta el mundo el año pasado cuando su caso llegó a la prensa, luego de 6 años sin poderse mover a consecuencia del sobrepeso. Su más de media tonelada de peso le impedía realizar actividades cotidianas como salir a caminar, ir a la escuela o trabajar.

Desde noviembre pasado se sometió a un peligroso tratamiento que le puede costar la vida. A pesar de ello, está dispuesto a enfrentar el riesgo porque se cansó de ver cómo pasaban los días en el cuarto donde permanecía encerrado.

Es originario del estado de Aguascalientes (Centro), su familia es de escasos recursos y para él todos estos años pasaron «en la cama en un cuarto viendo que pasa el tiempo, estando triste, pues ha sido de batallar», dijo hace tres meses.

Desde niño enfrentó problemas de obesidad, pero ante la falta de recursos de su familia para que recibiera la atención médica adecuada, a los 17 años ya tenía un peso de 290 kilos. A los 27 años sufrió un accidente que le provocó lesiones en la mitad del cuerpo y le quitó movilidad. Presentaba un cuadro de hipertiroidismo —con lo que su cuerpo en lugar de quemar calorías las absorbe—, diabetes tipo II, hipertensión y una enfermedad pulmonar compulsiva con carácter crónico.

Una dieta alta en carbohidratos y el sedentarismo agravaron su condición.

José Antonio Castañeda Cruz, líder del grupo de multidisciplinario de diez doctores, entre cirujanos, psicólogos, nutriólogos, que de manera pro bono están atendiendo el caso, afirmó que a Juan Pedro aún le faltan dos pasos muy importantes: el primero es someterse a una cirugía el 9 de mayo para la colocación de una manga gástrica que ayude a reducir tres cuartas partes el tamaño del estómago. Seis meses después se le colocaría un bypass gástrico.

A pesar de la mejoría, Juan Pedro no podrá lograr llegar el peso de entre 90 y 100 kilos que debería tener una persona de sus características, pero sí logrará alcanzar un nivel que le permita tener movilidad.

 
Un Acto Desesperado.

A finales del año pasado, desesperado por su situación, Juan Pedro se comunicó con una televisora hispana en Estados Unidos para que conocieran su caso. La empresa contactó a la clínica que lo atiende, en la ciudad de Guadalajara.

En 2014, otro mexicano, Manuel Uribe Garza, quien pesaba 597 kilos, falleció luego de someterse a un tratamiento y haber perdido 300 kilos.

En 2015 murió el también mexicano Andrés Moreno, quien tenía un peso de 444 kilos. Su meta era perder 323 kilos, pero falleció de un infarto de miocardio. Al momento de su deceso ya podía bañarse solo y usar calzado deportivo.

A Juan Pedro aún le espera un largo camino, que no termina con la colocación del bypass gástrico, pues tendrá que someterse a una nueva cirugía para retirar el exceso de piel.

Pero lejos de pensar en lo que falta, afirma que ya se ha preparado mentalmente para hacer todo lo que le digan los doctores y para poder incorporarse a una vida fuera de la cama a la que estuvo atado por años.

Estándar
Obesidad

«Esto No Es Vida»: Pesa 500 Kilos Y Tomó Una Decisión Definitiva

noticias-insolitasMÉXICO (Redacción) – Juan Pedro pesa 500 kilos y tomó una decisión definitiva: «Esto no es vida, es la peor condena que le pueden poner a un ser humano, hacer de su cuerpo su prisión. He decidido empezar la dieta porque mi cuerpo no puede más».

«Nunca supe qué me pasaba y miraba a mi madre y le preguntaba, pero no sabía tampoco. En casa nunca hemos tenido recursos. Finalmente mi cuerpo tuvo una mala reacción y estuve en coma un tiempo, y ya de ahí desperté en una cama de donde nunca más me he movido», relató.

El médico José Castañeda, quien se encargará del tratamiento en el centro Gastric Bypass Mexico de Guadalajara, declaró: «Estamos ante una persona que probablemente resiste y aún no ha muerto gracias a su juventud, 32 años».

La enfermedad de Juan Pedro es multifactorial: sufre un hipotiroidismo no tratado que «ha hecho estragos en su organismo de forma que lo ha ralentizado y provocado que lo que ingería, su cuerpo lo almacenara en vez de quemarlo», dijo el médico. También desarrolló diabetes tipo II que le provoca hipertensión y extremos intolerables de glucosa en sangre.

El exceso de peso propició que se desarrollara agresivamente una enfermedad pulmonar obstructiva con carácter crónico (EPOC) y su cuerpo retiene líquidos de forma exagerada. Castañeda, quien ya ha tratado a otras personas con sobrepeso excesivo, consideró «imposible que el cuerpo humano soporte las patologías que arrastra Juan Pedro de una manera prolongada», ya que son enfermos que sufren un paro cardíaco o fallo multiorgánico de manera repentina.

El médico bariatra, experto en obesidad, señaló que está «a tiempo» de actuar con Juan Pedro y aseguró que intentará «por todos los medios que esta persona pueda acercarse a su peso ideal. Es un proceso (de estabilización) que llevará tiempo (seis meses). Y también buscaremos que a la vez vaya superando todas sus patologías», señaló Castañeda.

En México, un 32 por ciento de los adultos son obesos, una cifra sólo superada en Estados Unidos, donde tiene obesidad el 35 por ciento de la población, según un estudio publicado en 2015 por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

Estándar
Obesidad

Pesó 300 Kilos Para Cumplir Las Fantasías De Su Novio Y Luego La Dejó

noticias-insolitasESTADOS UNIDOS — Ella es Patty Sánchez, de 52 años. Hace un tiempo, quería ser la mujer más obesa del mundo. Y no tanto por ella, sino por quien era su novio, quien le gustaba alimentarla. Ahora, está reconstruyéndose con el apoyo de una nueva pareja.

Su ex tenía la fantasía de darle de comer a Patty. Ella aceptó esa dinámica y, después de tres años de relación, la mujer originaria de Nevada (Estados Unidos) alcanzó un peso de 300 kilos (661 libras). Fue entonces cuando el hombre decidió terminar con ella.

Para ese momento, Patty tenía tanto peso que era incapaz de moverse por sí misma. Ingería un promedio de 3 mil calorías por día y cualquier movimiento la dejaba agotada. «Creo que el 90% de nuestra relación giraba en torno a la comida», contó a Barcroft TV.

Pese a las complicaciones, Sánchez siempre ha contado con el apoyo de sus cuatro hijos, quienes la acompañaron durante su peor momento. «Llegó un punto en el que estaba luchando incluso para ir al baño. Ahí me di cuenta de que me estaba matando a mí misma. Mi vida tenía que cambiar», aseguró al diario Mirror.

Con el tiempo, Patty se dio una nueva oportunidad en el amor y conoció por Internet a Bryan Johnson, un hombre de 38 años, quien la está impulsando a recuperar su salud.

Poco a poco, la mujer fue modificando su dieta y ha comenzado a realizar leves ejercicios. «Bryan y yo hicimos clic de inmediato. Le gustan las mujeres mayores y aprecia mis curvas, pero también fomenta la vida sana y que me mantenga en movimiento», aseguró a Mirror.

Con la ayuda de su pareja, empezó a practicar yoga e incluso a levantar pesas. Las cenas saludables, asesoradas por un nutriólogo, fueron formando parte de su rutina.

Patty asegura sentirse más amada que nunca y, de hecho, le gustaría casarse con Bryan. «Él ha cambiado mi vida. Nunca había sentido un amor como este», contó al diario Mirror.

Con el apoyo de los especialistas, su familia y su novio, Patty ha sido capaz de perder 120 kilos (264 libras). «Antes, estaba demasiado obesa para hacer cualquier cosa, pero ahora siento entusiasmo por la vida de nuevo», aseguró Betty.

Estándar
Biología

Una Pareja Rusa Que Tiene Un Oso Adoptado Desde Hace 23 Años

noticias insolitasSolo tenía tres meses cuando los cazadores encontraron a Stepan en el bosque, un oso solitario que se había quedado huérfano y cuya salud era muy delicada. Por eso una pareja, Svetlana y Yuroy, decidieron darle un hogar y tratarle como a un hijo en Moscú, Rusia.

Desde entonces han pasado 23 años y el oso ya es uno más de la familia. Ve la tele con sus padres adoptivos, riega las plantas e incluso juega al fútbol.

«Le encanta la gente y es un oso muy sociable. No es agresivo en absoluto y jamás nos ha mordido», revela Svetlana con orgullo.

El mayor problema es su dieta: engulle 25 kilos de pescado, verduras y huevos al día, aunque también ocupa su tiempo en salir en películas y anuncios publicitarios. No se le puede negar que tiene una vida agitada.

Estándar
Sociedad

Adelgaza 35 Kilos Y Su Marido La Deja Porque Le Gustaba Más Antes

noticias insolitasLa brasileña Angela Crickmore, de 36 años de edad, ha pasado los últimos meses trabajando en cuerpo y alma su figura. Su dedicación ha sido casi exclusiva: una dieta feroz y ejercicio continúo. Y gracias a todo este esfuerzo, ha conseguido su objetivo: ha pasado de pesar 82 kilos a los 47 que luce en la actualidad. Pero su plan no solo se ha llevado por delante sus curvas. También su relación de pareja. Porque su marido la ha dejado porque le gustaba más como estaba antes.

En declaraciones concedida a The Sun, Angela explica que ella estaba muy contenta con el resultado de la dieta y del ejercicio, pero que su entorno no ha llevado muy bien el cambio. «Dejé de cocinar a mi marido y a mis familiares. Les dije que ellos debían prepararse sus propias comidas».

Pero eso no fue lo único que trastornó a su marido. Según revela la brasileña, sus curvas desaparecieron y su figura se volvió más musculosa, algo que a él no le agradó en absoluto y motivó el divorcio: su pareja se marchó y se llevó el hijo que ambos tienen.

Hay que destacar que la brasileña se tonificó tanto que abrió una página web en la que ha ido contando la transformación de su cuerpo y ha abrazado la cultura del body building, una filosofía de entrenamiento que practican hombres y mujeres que aman la musculatura.

Pero ante el rechazo de su entorno, Angela no ha reconsiderado sus gustos. Según explica en su página de Facebook «Es bueno no ser perfecto, es bueno no tener abdominales, es bueno tener estrías o celulitis, es bueno no tener las pestañas postizas… ¡Es bueno ser tú misma, simplemente, de la manera que eres, sin dejar que los demás determinen como tienes que ser!».

Estándar
Salud

Tenía Cáncer Y Pensó Que Adelgazaba Gracias A Una Dieta

noticias insolitasGRAN BRETAÑA.- Jemma Doran, una joven británica, siempre había soñado con bajar de peso. De hecho, durante unos meses se dedicó por completo a cumplir su deseo.

Fue al gimnasio y decidió iniciar una estricta dieta. Su fuerza de voluntad se veía recompensada al subirse semanalmente a la balanza. Ella se veía bien y pensaba que estaba logrando su objetivo.

Sin embargo, detrás de esa brusca pérdida de pesos se ocultaba una terrible enfermedad. Jemma padece cáncer de amígdalas en una fase muy avanzada, ya que en ningún caso se planteó que bajar tan fácilmente de peso se debería a una dolencia, sino más bien a su estricta dieta y trabajo físico.

La joven acudió al médico porque tenía un fuerte dolor de garganta. Ahí fue cuando su facultativo le diagnosticó la enfermedad y le fue muy sincero: «Ya no podemos hacer nada por ti».

El tumor ya alcanzó el pulmón y ningún tratamiento puede curar a Jemma. Por eso ahora la británica pide al resto de jóvenes que buscan adelgazar con rapidez, que extremen las precauciones. Ella está convencida de que si no se hubiese sometido a una dieta tan estricta, se habría alertado cuando la enfermedad aún no presentaba una fase tan delicada.

Para no dar lugar a engaño, Jemma Doran apunta que con ello «no quiero decir que por comenzar una dieta vayas a caer enfermo o morir», pero en su caso sí cree que «se podría haber diagnosticado antes».

Estándar
Salud

Una Joven Anoréxica Sólo Se Alimentaba Con Unas Cucharadas De Sopa Y Una Bebida Light

noticias insolitasGRAN BRETAÑA.- La obsesión por obtener el cuerpo perfecto llevó a una joven británica a poner en serio peligro su salud.

Pese que los nutricionistas recomiendan la ingesta de al menos 1.700 calorías, con tan solo 18 años Lydia Davies comenzó a ingerir 13 calorías al día. Ahora, cinco años después de caer en la anorexia, contó en un libro cómo eran sus días más duros.

Su etapa escolar fue como la de cualquier chica de su edad. Sin embargo, al llegar a la universidad para iniciar sus estudios de moda, comenzó una verdadera pesadilla. Después de una cita comenzó a no sentirse a gusto con su cuerpo y cambió por completo sus hábitos alimenticios.

Pasó de comer con normalidad, a ingerir tan solo unas cucharadas de sopa y una bebida light. Con eso ya debía pasar las 24 horas del día. Vivir en una residencia de estudiantes tampoco la ayudó a superar la enfermedad.

Los insultos de sus compañeros por su extrema delgadez la animaban para continuar con su dramático objetivo. Sin embargo, un día se asustó al verse en el espejo y, ante el temor de ser hospitalizada, cayó en el alcoholismo.

Lydia confiesa que se bebía dos botellas de vino por día, hasta que sus padres descubrieron que guardaba hasta 40 botellas en su dormitorio.

Afortunadamente, y tras un largo proceso de recuperación, Lydia considera que está en el camino correcto para superar la enfermedad. Confiesa que el apoyo de su novio fue de gran ayuda y que publica este libro para apoyar a otras chicas que sufren anorexia o bulimia.

Estándar
Obesidad

Le Prohibió A Su Novia Hacer Dieta Por Miedo A Que Lo Deje: Ella Pesa 300 Kilos

noticias insolitasESPECIAL.- Algunas relaciones amorosas pueden resultar verdaderamente insalubres. El caso de Betti y Josh Jo es un buen ejemplo de este tipo de historias, ya que él le prohibió a su pareja que bajara de peso por «miedo a que lo deje». El problema de este caso consiste en que la mujer llegó a pesar 300 kilos.

El peso de los celos en la relación que entablaron Betti y Josh terminó por convertirse en un peligro para la vida de la joven mujer. Con sólo 24 años, la novia pesa 300 kilos y no tiene pensado bajar de peso. De hecho, su propio novio le prohibió hacer régimen por miedo de que ella se vuelva más atractiva y lo cambie por otro hombre.

Josh debe ayudar a la Betti a bañarse y a comer por sus incapacidades físicas. La mujer no puede desplazarse por sus propios medios y debe hacerlo con ayuda de un vehículo motorizado para, por ejemplo, ir al supermercado.

Sin embargo, la situación no parece en vías de modificarse, ya que los celos del Josh son aún más incontrolables que las ansias de comer de Betti. Así, la vida de la joven mujer seguirá corriendo un alto riesgo.

Estándar