Salud

Para Morirse: Estuvo Postrado En Una Silla De Ruedas 43 Años Por Error

noticias-insolitasPORTUGAL — Un sexagenario portugués, Rufino Borrego, pasó 43 años en una silla de ruedas por un error de diagnóstico médico, antes de poder volver a caminar gracias al descubrimiento de su verdadera enfermedad, informó el domingo el Jornal de Noticias.

Los médicos del hospital Santa Maria en Lisboa le diagnosticaron una distrofia muscular incurable a la edad de 13 años, pero una neuróloga corrigió el error en 2010, al descubrir que sufría de miastenia congénita.

La simple prescripción de un medicamento contra el asma, indicado para el tratamiento de esta enfermedad extraña que se expresa por medio de una debilidad muscular, le hizo recuperar el uso de las piernas.

El 12 de mayo de 2011 pudo ir a pie a su café habitual cerca de su casa en Alandroal en el sureste de Portugal. “Creímos que se trataba de un milagro”, cuenta el propietario del café Arco-Iris, Manuel Melao, citado por el diario.

Ahora de 61 años de edad, Rufino Borrego lleva una vida normal y debe someterse sólo a dos sesiones de fisioterapia por año.

Él afirma no tener rencor con el hospital Santa Maria, pues su enfermedad era casi desconocida por el mundo médico cuando se hizo el diagnóstico erróneo a fines de los años 60. “Solo quiero disfrutar de la vida”, aseguró.

Anuncios
Estándar
Educación

Un Joven Lleva En Su Espalda A Un Amigo Discapacitado Desde 2012 Al Colegio

noticias insolitasCHINA.- Xie Xu se convirtió, de forma completamente accidental, en un ejemplo a seguir para la sociedad mundial.

Este joven adolescente de 18 años acude a diario al instituto de Xuzhou (China). Hasta ahí todo igual que cualquier chico de su edad.

La sorpresa llega cuando es uno de los más destacados de su clase, tanto por sus notas como por su faceta más humana.

Según apunta Independent, Xu acude cada día a clase llevando a cuestas a Zhang Chi, un chico de 19 años que va a su instituto y al cual le diagnosticaron una distrofia muscular que le impide caminar. Gracias a su ayuda, pudo cumplir uno de sus sueños: acudir a la Universidad.

La increíble labor de Xu no sólo se queda ahí sino que también le ayuda a otras tareas domésticas como hacerle la comida o lavarle y plancharle la ropa.

Weibo, la red social por excelencia en China, viralizó esta historia, que fue aplaudida y masivamente compartida por sus usuarios.

Xie Xu y Zhang Chi se conocieron cuando eran pequeños. Desde entonces no se separan. Y lo que unió el amor, como dice el dicho, que no lo separe nadie.

Estándar