Tecnología

El Insólito Precio De Un Reloj Suizo Hecho Con Queso: ¡Un Millón De Euros!

noticias-insolitasLa relojería suiza H. Moser presentó este jueves un insólito reloj de queso, una iniciativa para reivindicar los productos nacionales y protestar contra un cambio de legislación sobre el sello “fabricado en Suiza”.

Desde el 1 de enero, los relojeros suizos que quieran obtener el reconocimiento “Swiss Made” tendrán que usar al menos un 60 por ciento de material suizo, frente al 50 por ciento que necesitaban previamente.

Pero según Moser, que asegura que sus relojes tienen un 95% de componentes suizos, este sello es engañoso y además perjudica a las pequeñas empresas. “Respondemos a este sello laxo e insuficiente con la ironía”, dijo en un comunicado Edouard Meylan, el director de la compañía.

Por ello decidió crear un reloj fabricado con queso Vacherin Mont d”Or y otros materiales compuestos. Simbólicamente el reloj tiene un precio de 1.081.291 francos suizos (algo más de un millón de euros), una referencia al pacto federal firmado el 1 de agosto de 1291, considerada la fecha de creación de Suiza.

Además del queso, el cinturón también está hecho de productos del campo: el cuero de una vaca suiza.

No satisfecho con eso, también creó un Alp Watch, nombre que hace un juego de palabras entre los Alpes y el Apple Watch, diseño con el que guarda mucha similitud.

Sin embargo, tiene poco en común con el modelo de la empresa estadounidense: no tiene funciones smart y sus componentes también son mayoritariamente suizos.

La movida publicitaria fue presentada en una campaña que copió elementos del líder republicano Donald Trump. “¡Hagamos el “Hecho en Suiza” grandioso otra vez!”, reza un afiche, mientras un hombre presenta los productos usando una gorra similar a la del presidente electo de Estados Unidos.

Anuncios
Estándar
Sociedad

Una Curiosa Manera De Ahorrar Dinero

noticias insolitasCHINA.- A la hora de ahorrar dinero, ¿vale todo? Parece que sí. Un hombre en China tuvo una curiosa manera de cuidar su bolsillo a lo largo de seis meses: vivió en una cueva.

Shi Zhiyong que trabaja como estibador para una empresa de transporte dijo que no se atrevía a decirle a su familia que vivía en una cueva. “Les dije a mi familia vivía en el dormitorio de la compañía”. Shi decidió ahorrar cada centavo que pudo de sus 3.000 yuanes salario mensual.

Shi dormía en el suelo, y contaba con pocas pertenencias como una radio, un edredón, una linterna, una botella de agua y un poco de ropa. A veces comía en la cafetería de la empresa durante las horas de trabajo. Pero cuando no trabajaba, solo comía en un par de tortas de semillas de sésamo. Y se ducha sólo una vez al mes en un baño público local.

Cuando la historia de Shi fue reportado por primera vez en China, se le ofreció el trabajo y el alojamiento en más de 10 empresas.

Estándar