Salud

El Accidente Doméstico De María Castro Con La Leche Hirviendo Que Le Ha Dañado El Pecho Y El Pezón

Uno de esos accidentes domésticos que le pueden ocurrir a cualquiera que sea madre, pero que al tener cerca de 705.000 seguidores se vuelven algo mucho mayor. La maternidad también tiene estas cosas y, si no, que se lo digan a María Castro, quien ha sufrido quemaduras en su pecho derecho y en el pezón por culpa de la leche demasiado caliente.

La intérprete gallega de 39 años fue madre recientemente (el pasado mes de octubre) de Olivia, su segunda hija después de Maia, que ya tiene 4 años, junto a su pareja, el también actor José Manuel Villalba, y la pequeña aún está en su época lactante.

Esto hace que la actriz que interpretase a Jessica en Sin tetas no hay paraíso esté continuamente encima de ella y, a veces, hasta el microondas le juegue una mala pasada, como ha relatado en una serie de stories con la intención de advertir y visibilizar los problemas a los que se puede enfrentar cualquier madre, para que la precaución siga estando presente.

«Os cuento lo que me acaba de pasar para que no os despistéis y os pase como a mí, que es peligroso», ha comenzado diciendo Castro, que reconocía su despiste y las quemaduras que le ha provocado: «Me puse a calentar leche en el microondas haciendo a la vez más cosas, como siempre en [modo] multitarea, y me olvidé un poco de la leche».

Esto hizo que cuando abrió el electrodoméstico, «la leche estaba hirviendo y salió en ebullición, como un géiser hacia arriba», llegando a mojarle toda la cocina. Sin embargo, claro, ese fue el menor de los problemas, pues le acabó empapando toda la camiseta. Tan caliente estaba la leche, que a pesar de la prenda se acabó quemando a través de ella.

«Me saqué rápidamente la camiseta, me eché bastante agua fría. Con la mala suerte de que fue a quemar en lo que soy insustituible, que es en el pecho. Me quemé el pecho y el pezón derecho», ha relatado la intérprete, quien ahora mismo recorre toda España con la obra de teatro en la que participa, La coartada.

«Hacia abajo está más afectado», ha asegurado Castro señalándose la zona, que de por sí ya se había destapado un poco. Tras mostrar a cámara las consecuencias del incidente pero a su vez pensando en su hija, Castro optó por aplicarse una crema que recomiendan a las madres y que no afecta a la lactancia.

«Mi salvación con las grietas y ahora con las quemaduras», ha explicado sobre el remedio, que aún así no evitó que haya «visto las estrellas igual» debido al dolor al alimentar a la pequeña Olivia.

Estándar
Maltratos Familiares

Una Mujer Mata A Sus Dos Hijos Gemelos Envenenándolos Y Sumergiéndolos En Agua Hirviendo

Danezja Kilpatrick, supuesta autora de los hechos, ha sido acusada según la fiscalía de Queens, en Nueva York, de haber matado el pasado jueves a sus dos bebés, que fueron encontrados muertos en el apartamento de ella, tras haber permanecido con los cuerpos durante cuatro días.

La fiscalía ha hecho públicos los detalles de como la joven de 23 años, mató a sus dos hijos gemelos de seis semanas de edad. Según se ha recogido, Kilpatrick puso desinfectante en los biberones de leche y luego echó agua hirviendo sobre los niños dentro de la bañera.

Según las autoridades uno de los hijos dejó de moverse en ese momento y la madre envolvió su cuerpo y lo introdujo en una bolsa de plástico negra para posteriormente meterlo debajo del fregadero de la cocina.

El otro de los hijos, que había sobrevivido al agua hirviendo, fue encontrado por la policía boca abajo con un cuchillo en la cabeza, según el acta judicial.

La madre reconoció a la policía tras ser detenida que «los bebés no me dejaban dormir». «Me rendí y dejé de preocuparme. No me importaban los bebés, por eso los envenené», dijo Kilpatrick.

La hermana de la acusada acudió a la casa para visitar a su hermana y reconoce que cuando entró supo que «algo no iba bien». «Algo me daba malas vibraciones… No había ropa de bebé, ni biberones», declaró.

Kilpatrick ha sido acusada de dos cargos de asesinato en primer y segundo grado.

Estándar