Mundo Penitenciario

Estuvo Detenido Injustamente Durante 31 Años Y Lo Indemnizaron Con 75 Dólares

noticias-insolitasUn hombre de Tennessee detenido durante 31 años por un crimen que nunca cometió pedirá una indemnización de 1 millón de dólares por los años de vida que le fueron quitados. Hasta ahora, desde que se comprobó su inocencia en 2008, recibió la suma de 75 dólares.

Lawrence McKinney fue detenido en Memphis en 1977, cuando tenía 22 años, después de que dos hombres asaltaran la vivienda de una mujer y la violaran.

Tras el hecho, la víctima reconoció en McKinney –uno de sus vecinos de casa– a uno de los autores del crimen. La corte lo declaró culpable, y en 1978 lo condenó a 115 años de cárcel.

Pero en 2008, un nuevo examen del ADN demostró su inocencia, y en 2009, obtuvo la libertad condicional, además de 75 dólares para volver a comenzar con su vida.

Aunque pasé más de la mitad de mi vida encerrado por un crimen que nunca cometí, no tengo amargura ni estoy enojado con nadie, porque encontré al Señor y me casé con una buena mujer.

Sin embargo McKinney –quien ahora tiene 61 años– le pidió este año al gobernador de Tennessee, Bill Haslam, el reconocimiento formal de su inocencia, algo que le allanaría el camino para obtener una indemnización de un millón de dólares.

Las premisas, sin embargo, no son demasiado alentadoras. En septiembre de 2016, la Comisión para la libertad condicional de Tennessee –que le envía recomendaciones al gobernador– rechazó por unanimidad el pedido de McKinney, por “no encontrar evidencia convincente de la inocencia”, según afirmó la portavoz de la comisión.

La Comisión alegó, además, que McKinney cumplió 97 infracciones mientras estaba en la cárcel (incluida la agresión a un compañero) y relevó que durante el primer proceso, McKinney había declarado su culpabilidad por el robo (aunque no por la violación).

McKinney se justificó en ambos casos: sobre la agresión en la cárcel dijo que fue una consecuencia del contexto del lugar, en el que “sólo los más fuertes sobreviven”, mientras que la confesión del robo habría sido una idea de su abogado de entonces, que esperaba lograr así un descuento de la condena.

La palabra final, sin embargo, la tendrá el gobernador de Tennessee, Bill Haslam, quien -contrariamente que su antecesor, que nunca tomó decisiones opuestas a las recomendaciones de la Comisión- concedió dos pedidos de inocencia en los últimos 16 años.

Pero mientras que para la decisión del gobernador habrá que esperar, McKinney –quien cuando salió de prisión se casó con una amiga por correspondencia– recibió durante estos años el apoyo de la comunidad religiosa de la iglesia baptista en la que es un miembro activo.

“Todo lo que pido es ser tratado justamente por lo que me pasó. No hice nada y lo único que quiero es ser tratado justamente”, dijo McKinney a la CNN.

Por otro lado, manifestó no guardar rencor hacia quienes le quitaron mitad de su vida.

“Aunque pasé más de la mitad de mi vida encerrado por un crimen que nunca cometí”, expresó McKinney, “no tengo amargura ni estoy enojado con nadie, porque encontré al Señor y me casé con una buena mujer”.

Anuncios
Estándar
Sucesos

Sobrevivió 13 Meses En El Mar Y Ahora Lo Acusan De Haberse Comido A Su Compañero

noticias insolitasSobrevivió 13 meses navegando a la deriva, pero su calvario no ha acabado. José Salvador Alvarenga fue demandado por un millón de dólares acusado de comerse, presuntamente, al compañero que viajaba con él.

El pescador, de 36 años, pagó a Ezequiel Córdoba, de 22, para que le acompañara dos días de pesca en las costas de México en noviembre de 2012. Una fuerte tormenta hizo que perdieran el control del barco, que navegó mar adentro y los dejó a la deriva. Se alimentaron de peces, aves y tuvieron que beber sangre de tortuga y orina. Pero sólo Salvador sobrevivió.

En su lecho de muerte, Ezequiel le hizo prometer que conservara su cuerpo para entregárselo a su madre y poder explicarle qué había pasado. Alvarenga navegó seis días con los restos mortales del joven, hasta que decidió arrojarlos por la borda.

Ahora, la familia de su compañero le exige una indemnización de un millón de dólares y lo acusa de canibalismo. El abogado del demandado, Ricardo Cucalón, aseguró que el sobreviviente no se comió el cuerpo del joven y acusó a la familia de Ezequiel Córdoba de querer las ganancias del libro que Salvador publicó.

“Creo que esta demanda es parte de la presión de esta familia para dividir los ingresos de los derechos de autor”, dijo Cucalón. “Muchos creen que el libro está haciendo a mi cliente rico, pero lo que va a ganar es mucho menos de lo que la gente piensa”, agregó el abogado.

Estándar
Empleo

Coca-Cola y Pepsi Indemnizan A Un Adicto A Sus Bebidas

noticias insolitasCHINA.- Olvidándose de su tremenda rivalidad por una vez, Coca-Cola y Pepsi se pusieron de acuerdo para pagarle el dentista a un joven chino adicto a sus bebidas.

Xiao Long, de 26 años, consume de manera excesiva ambas bebidas desde los 3 años, algo que le ha terminado pasando factura. A pesar de su juventud, Long padece serios problemas dentales.

Por este motivo, tanto Coca-Cola como Pepsi han llegado a un acuerdo y le pagarán una indemnización de 2.700 dólares para que pueda costearse los tratamientos para arreglarse la boca.

Esta indemnización llega después de que los padres de este joven natural de la provincia de Anhuai denunciasen a ambas compañías, culpándolas de los problemas de la salud dental de su hijo. Xiao Long lleva bebiendo desde niño hasta 3 latas diarias de estos dos refrescos.

La costumbre la tiene desde pequeño puesto que, al parecer, sus padres se las daban como sustitutas del agua. “Pensaba que la cola era una bebida normal, y nunca imaginé que pudiera tener efectos negativos, dado que la producen grandes compañías internacionales que garantizan su calidad”, ha explicado el padre de Xiao Long a varios medios locales.

Estándar
Salud

Mujer Sintió Toda La Operación Porque Olvidaron Anestesiarla

noticias insolitasSuena a película de terror… una mujer quedó paralizada por el anestésico pero suficientemente consiente para sentir como le extraían dos dientes.

Dianne Parr recibiría anestesia general y otro medicamento para paralizarla, pero por problemas de comunicación, los médicos olvidaron aplicar la primera.

La Sra. Parr explicó a Daily Mail que fue horrible sentir todo ese dolor y ser incapaz de moverse o gritar para pedir ayuda. Sin duda los más eternos y dolorosos 40 min. de su vida. Ella temía morir de un ataque al corazón en la mesa de operaciones.

Explicó, además, que trató desesperadamente de llamar la atención del cirujano, quiso gritar pero todos sus intentos fueron en vano.

Por si fuera poco descubrió que no todos los equipos de observación funcionaban correctamente, por lo que su terrible situación pasó desapercibida.

Ella cree haberse desmayado durante la operación, pero especialistas dicen que fue su cerebro el que borró las imágenes pues fueron extremadamente traumáticas.

Tan pronto como pasó el efecto paralizante ella gritó: “No sé lo que usted piensa que estaba haciendo, pero yo estaba despierta todo el tiempo”.

Recibió casi $ 25.000 dólares como indemnización de parte del hospital por el trato negligente que recibió, claro como parte de un acuerdo fuera de los tribunales.

Estándar