Sucesos

Roba Un Banco Para Ir A Prisión Y No Vivir Con Su Mujer Y Lo Condenan A Arresto Domiciliario

noticias insolitasLawrence John Ripple lo tenía todo pensado. El plan, se decía desde hacía semanas, era perfecto. Desesperado, harto de discutir e incapaz de aguantar un día más a su mujer, el pasado 8 de septiembre salió de su casa en Kansas City y se dirigió a la sucursal del Bank of Labor, en el 756 de la avenida Minnesota, a tan solo unos metros de la comisaría. Una vez dentro, Lawrence se acercó a uno de los empleados y le mostró una nota en la que había escrito: «Tengo una pistola, deme el dinero». Sin decir una sola palabra, el hombre esperó a que el cajero le entregara los 2.924 euros que en ese momento había en la caja. Luego, sin inmutarse, ante un grupo de empleados incapaces de dar crédito a lo que estaban viendo, se sentó a esperar que llegara la Policía.

Cuando irrumpieron los agentes y fue interrogado, Ripple les contó que esperaba con impaciencia a ser encarcelado. Cualquier cosa antes de volver a casa con Remedios, la mujer con la que, hasta entonces, había compartido su vida.

El plan de Ripple habría resultado perfecto si no fuera por esos extraños giros que a veces da el destino cuando mueve los hilos de la Justicia. El hombre se las prometía muy felices en la cárcel sin nadie haciéndole la vida imposible, pero el juez del distrito, Carlos Murguia, ha echado por tierra todas sus ilusiones al condenarle, en una sentencia que se acaba de hacer pública, a seis meses de arresto domiciliario, tres años de libertad vigilada y 50 horas de trabajo comunitario, además de pagar una multa de 220 euros al banco para compensar las horas que no hicieron los empleados el día del robo, ya que tras el susto fueron enviados a casa. Su abogado y los fiscales federales, creyendo que quizá Ripple estuviera exagerando y que su vida con la señora Remedios no fuera tan horrible como él decía, reclamaron a su señoría clemencia para el acusado.

Eso, a pesar de que él se había declarado culpable soñando con una condena de al menos tres años. Decidido a no volver al hogar que compartían bajo ningún concepto, durante su estancia en prisión preventiva escribió a su mujer anunciándole que no debía albergar ninguna esperanza: «Prefiero estar en la cárcel que en casa», le dijo. Y es que, durante las semanas en las que permaneció en el centro de detenciones del Condado de Wyandotte, y más tarde en la prisión federal de Leavenworth hasta la celebración del juicio, Lawrence fue un hombre feliz.

 

Enfermo Y Deprimido.

Hay que decir, en defensa de su esposa, que las cosas no eran exactamente como él las contaba. Los problemas para el señor Ripple comenzaron en 2015, cuando se sometió a un triple bypass. La operación, según explicaron en el juicio sus abogados, le produjo una depresión que nunca le fue diagnosticada y que, por lo tanto, tampoco había sido tratada.

La realidad es que, antes de llegar a la conclusión de que prefería la cárcel a aguantar a su mujer, el atracador de Kansas nunca había cometido ningún delito. Al contrario, según sus vecinos, siempre había sido un buen marido y un fantástico padre para los cuatro hijos que tenía Remedios cuando se caso con él. Su abogado esgrimió ante el juez que el robo no había sido más que un grito de auxilio y, en vista de que todo apuntaba a que no estaba en su sano juicio cuando cometió el robo, incluso el vicepresidente del banco y el cajero amenazado apoyaron la petición de clemencia.

El caso es que en estas últimas semanas la vida de Ripple ha vuelto al redil. Está en tratamiento, parece que no le resulta tan complicado convivir con Remedios, y sus hijastros han hecho piña para ayudarle a salir de la depresión. Incluso ha pedido disculpas asegurando que nunca quiso hacer daño a nadie. Quizás, a la postre, sí resultó ser el atraco perfecto.

Anuncios
Estándar
Sucesos

Asaltó Un Banco, Esperó Sentado A Que Lo Detuvieran Y Confesó: “Prefiero Estar Detenido A Vivir Con Mi Esposa”

noticias-insolitasEran los primeros días de septiembre de 2016 y Lawrence John Ripple se mostraba cansado. Ya no quería seguir discutiendo una y otra vez con su esposa. Pero esta vez era diferente. Estaba dispuesto a ir más allá de la imaginación de ambos. Tomó un bolígrafo y escribió una nota: “Tengo una pistola, deme el dinero”. Se lo mostró y le dijo: “Voy a asaltar a un banco”.

Su esposa -cuyo nombre no trascendió- no creyó que fuera a hacer algo semejante y se quedó en su vivienda, esperando que regrese. Pero Ripple jamás regresó. En cambio, recibió un llamado telefónico para avisarle que había sido detenido por asaltar un banco.

Ese día, el hombre de 70 años de Kansas City, se dirigió a la sucursal del Bank of Labor en el 756 de la Avenida Minnesota, a tan solo una manzana del cuartel policial. Se acercó a uno de los empleados y le mostró la nota, en silencio. En la caja tenía 2.924 dólares que se los dio al inesperado asaltante, quien en lugar de huir sorprendió al resto de los presentes.

Ripple se sentó en uno de los bancos del banco y esperó, cruzado de brazos con el botín junto a él y sin ningún arma que amenazara a nadie. Un guardia de seguridad se le acercó, lentamente. El impensado ladrón se entregó: “Soy el hombre que está buscando”, le dijo. El desconcertado custodio tomó de vuelta el dinero robado y lo detuvo hasta que llegaran los oficiales del Departamento de Policía de Kansas.

Cuando fue interrogado por agentes del FBI, Ripple les contó lo que esa mañana había sucedido y les confesó que no quería volver con su esposa. “No quiero vivir más esa situación”, les relató, aceptado el delito que había cometido.

A los pocos días el hombre quedó en libertad bajo fianza. Este lunes fue acompañado por su esposa a la corte donde escucharía los cargos que pesan en su contra. “¿Cómo se declara?”, le preguntó el juez al hombre, a quien su esposa miraba fijamente desde el sector del público. “Culpable”, respondió. No quería volver con su mujer. En las próximas semanas se conocerá la sentencia.

Estándar
Delitos Laborales

Intenta Un Atraco, No Le Creen Y Vuelve Con Unas Tijeras De Podar Y Un Serrucho

noticias-insolitas«¡Esto es un atraco!» La célebre amenaza no surtió efecto, sin embargo, cuando la soltó un ladrón en un pub de Torrent (Valencia), ya el cliente al que se dirigía creyó que se trataba de una broma. Pero el asaltante no cejó en su empeño, sino que se marchó e instantes después volvió a entrar con unas tijeras de podar y con una especie de serrucho, y tras intimidar a una de las empleadas cogió el dinero de la caja, 700 euros, según cuenta ABC.

Agentes de la Policía Nacional han detenido a este hombre, de 39 años, un día después de haber cometido presuntamente ese y otro robo con intimidación en dos locales de ocio, en los que se apoderó de 900 euros tras acceder y amenazar a los empleados con un arma blanca y de fuego, respectivamente. según ha informado la Comisaría Provincial en un comunicado.

El segundo atraco se produjo durante la tarde y el sospechoso accedió al local ocultando el rostro. Así, tras mostrar un arma de fuego a uno de los empleados, le exigió todo el dinero y se apoderó de unos 200 euros y un teléfono móvil.

En el transcurso de las investigaciones, al día siguiente de los hechos, un indicativo policial que realizaba labores de prevención observó al sospechoso, de origen español, por una calle de Torrent, por lo que tras realizar diversas comprobaciones lo detuvieron como presunto autor de dos robos con intimidación. El arrestado, con numerosos antecedentes policiales, ha pasado a disposición judicial, que ha decretado su ingreso en prisión.

Estándar
Delitos Laborales

Un Atracador Sale Huyendo Después De La Humillante Paliza Que Le Da Una Dependienta

noticias insolitasEligió el supermercado equivocado. Christian Thornton, un joven de 17 años del condado de Burke, en estado sureño de Georgia, Estados Unidos, decidió atracar una tienda de comestibles.

Se acercó a la caja para pagar un refresco y sacó un revólver con el que amenazó a la cajera, Bhumika Patel, al tiempo que le pedía todo el dinero.

La mujer fue lo suficientemente valiente como para darle dos manotazos en la mano de la pistola y agarrarla para evitar que disparara. Cuando Christian trató de coger la bandeja de las monedas de la caja registradora, Bhumika se la quitó y con ella empezó a golpear al chico en la cabeza.

El joven emprendió la huida y Bhumika no dudó con coger un martillo y salir tras él. El joven fue detenido poco después y está acusado intento de atraco a mano armada, asalto agravado y posesión ilegal de armas.

Estándar
Sucesos

Un Ladrón Se Ocultó En La Chimenea, La Encendieron Y Terminó Muerto

noticias insolitasEstados Unidos.- Un presunto ladrón murió este domingo en la localidad estadounidense de Huron, en California, cuando el propietario del hogar que intentó asaltar encendió su chimenea, donde el asaltante se había ocultado, publica el diario español ABC.

Como indicó Brandon Pursell, el sherif del condado de Fresno, el dueño de la casa alertó a la Policía cuando escuchó los gritos y su domicilio comenzó a llenarse de humo, agrega el medio en su versión online.

Cuando los bomberos llegaron, no pudieron hacer nada para salvar la vida del presunto ladrón, a pesar de que intentaron echar abajo la estructura con martillos neumáticos y rescatarle.

Según los primeros detalles que se conocen sobre la investigación, el asaltante llegó a la casa en algún momento de la noche para cometer el robo, pero se quedó atascado en la chimenea.

El propietario encendió el fuego esa misma mañana, sin saber que un hombre se encontraba en su interior.

Por ahora, la Policía continúa con las pesquisas para aclarar lo sucedido. El testimonio de los responsables de la investigación añade dramatismo al caso, dado que Pursell afirmó que durante el intento de rescate el presunto ladrón, que respiraba y se movía, estaba todavía vivo.

Estándar
Internet

Robó Un Banco Y Publicó Fotos En Facebook Con Fajos De Billetes

noticias insolitasESTADOS UNIDOS.- ¿Cuándo no es buena idea publicar fotos en Facebook fingiendo que un fajo de billetes es un teléfono, comiéndose en broma un montón de billetes o sonriendo de oreja a oreja sosteniendo enormes sumas de dinero en ambas manos? Cuando supuestamente has robado un banco.

Eso es lo que las autoridades de Ashville, Ohio, afirman que hizo John E. Mogan II el mes pasado, antes de que posiblemente se delatara unas semanas después con sus publicaciones de Facebook.

“Tomar buenas decisiones no es su punto fuerte”, según el teniente Dale Parish, de la Oficina del Alguacil del condado de Pickaway dijo el martes al referirse a Mogan.

Mogan, de 28 años de edad, y su novia Ashley Duboe, de 24 años, enfrentan cargos de delito grave por robo en tercer grado y robo en quinto grado, según la oficina del alguacil y el Departamento de Policía de Ashville informaron en un comunicado de prensa.

Los dos fueron puestos en custodia el martes bajo una fianza de 250.000 dólares y aún no se han identificado abogados que los representen, dijo Molly Tootle, funcionario de la Corte Municipal de Circleville. Por lo tanto, ninguno podía ser contactado para hacer comentarios sobre las acusaciones.

El proceso de arresto inició poco después de las 8:45 a.m. el 24 de agosto, cuando Mogan supuestamente entró en una sucursal de The Savings Bank en Ashville, una comunidad de unas 4.000 personas a un poco más de 30 kilómetros al sur de Columbus.

Esto ocurrió un poco más de un mes después de que Mogan saliera de la cárcel por otro cargo de robo a un banco, dijo Parish, quien señaló que el sospechoso había sido encarcelado cinco veces.

Esta vez, al parecer Mogan le entregó una nota al cajero del banco, quien luego le entregó dinero en efectivo. El sospechoso luego se fue a pie.

¿Exactamente quién era el ladrón de bancos? ¿A dónde fue? ¿Qué hizo con el dinero?

Algunas pistas potenciales surgieron de la cuenta conjunta de Mogan y Duboe en Facebook durante la primera semana de septiembre.

En todas ellas aparecía Mogan —quien luce una gran cantidad de tatuajes como “Loyalty’s Thin” en una mejilla y “Betrayal’s Thick” en la otra— y grandes paquetes de dinero en efectivo.

Tiene dinero en su boca en dos de las imágenes y en otra lo tiene en la oreja, como si fuera un teléfono.

Una imagen diferente muestra a Duboe abrazando a un sonriente Mogan, quien está sosteniendo dinero en ambas manos.

¿Acaso todo ese dinero proviene de The Savings Bank? Es imposible decirlo por las imágenes. Sin embargo, Parish dijo que es sospechoso dado el pasado de Mogan y porque en realidad no tenía un trabajo.

“Dado que actualmente no tiene un empleo provechoso no podría generar dinero en esa medida”, dijo el teniente del alguacil.

Además, las autoridades ya contaban con una “gran cantidad de pistas” luego de dar a conocer imágenes del robo de agosto. Al estudiarlas, identificaron a Mogan como sospechoso… y solo hasta entonces encontraron las fotos de Facebook.

Las autoridades creen que tienen a las dos personas, quienes fueron detenidas y procesadas ​​el 21 de septiembre, responsables del robo a The Savings Bank.

Sin embargo, de acuerdo con Parish, aún no han recuperado el dinero robado. (CNN)

Estándar
Delitos Laborales

Policías Compasivos: Le Pagaron La Fianza A Un Ladrón Y Le Compraron Mercadería

noticias insolitasBRASIL.- Un hombre desempleado que fue detenido por robar dos kilos de carne en Brasil jamás pensó que su día terminaría así: los policías le pagaron la fianza y le compraron mercadería.

“Estaba pasando hambre, en una situación miserable. Hicimos lo que manda la ley, porque cometió un delito, pero después lo ayudamos, así como ayudaríamos a cualquier ser humano en su situación”, dijo a la AFP Cristina Lemos Pereira, una de las policías que atendió la denuncia.

El electricista Mario Ferreira Lima, quien vive en las afueras de Brasilia, tiene un hijo de 12 años al que cuida en soledad tras un grave accidente sufrido por su esposa, que pasó varios meses en coma.

No fue al supermercado con la intención de robar. Pero, al llegar a la caja, se dio cuenta de que no tenía dinero suficiente para pagar toda la comida e intentó salir con dos kilos de carne escondidos en su bolso. Inmediatamente fue detenido y, al llegar a la comisaría, se desmayó, contó después, porque hacía dos días que no comía.

Su historia conmovió a los policías, que además de pagar los 90 dólares (79 euros) de la fianza lo llevaron al supermercado para comprarle “lo básico”: arroz, judías, frutas, entre otros alimentos, y también productos de higiene. “No tenía más que una botella de agua en su nevera”, relató Lemos. La última comida que le quedaba se la había dado a su hijo el día anterior.

Arrepentido y entre lágrimas, Ferreira concedió entrevistas a los medios locales y posó para la foto junto a los policías que lo ayudaron.

Actualmente, el electricista es beneficiario del programa social del gobierno ‘Bolsa familia’, por el cual recibe una partida mensual de 23 dólares (20 euros).

Estándar