Famosos

Manolo Santana, Exmarido De Mila Ximénez, No Sabe Que La Periodista Ha Fallecido, Según Alessandro Lequio

Tras la triste noticia del fallecimiento de Mila Ximénez, muchos son los que han llorado su pérdida. Familiares, amigos y compañeros de profesión se acercaron este miércoles al tanatorio de la M30 de Madrid para despedirse de ella. Sin embargo, hay una persona importante en su vida que parece que ni siquiera se ha enterado de que ha muerto: su exmarido Manolo Santana.

Durante la sección del corazón de El programa de Ana Rosa de este jueves, los colaboradores han estado recordando los mejores momentos de Mila Ximénez y sus vivencias con ella, además de repasar las últimas noticias sobre el velatorio.

«Se ha ido descansada, sosegada, sin apenas sufrir», ha declarado Antonio Rossi. «La racionalidad con la que entendió lo irremediable es un consuelo y toda una lección», ha opinado Alessandro Lequio.

El conde, después, se ha emocionado al hablar del cáncer, enfermedad que se levó a su hijo el 13 de mayo de 2019. «No quiero profundizar en el tema, pero hay cosas que sigo sin entender en la lucha contra esta enfermedad bastarda. Se cuela silenciosamente en tu vida y…», ha comentado con lágrimas en los ojos.

Después de escuchar las declaraciones que han dado a la prensa Manolo y Alba, hermano e hija de Mila Ximénez, Alessandro Lequio ha intervenido para revelar algo que hasta ahora no se conocía.

«El que tiene que estar muy mal es Manolo Santana para que no se lo hayan dicho», ha comentado el conde refiriéndose al exmarido de la periodista, el extenista de 83 años. «No, no le han dicho nada», ha confirmado la colaboradora Beatriz Cortázar.

Además, también ha destacado que los otros tres hermanos de Alba, hijos solo por parte de Manolo Santana, no han acudido al tanatorio.

Estándar
Biología

“Sereno”, El Caballo Que Lloró Ante El Ataúd Con El Cuerpo De Su Jinete Muerto

noticias-insolitasSereno y Wagner Figueiredo de Lima estaban muy unidos. Él era vaquero en el municipio brasileño de Cajazeiras, así que juntos se dedicaban a controlar el ganado. Compartieron ocho años uno al lado del otro.

El jinete murió el 1 de enero, tras sufrir un accidente mientras manejaba su moto. Al organizar el funeral, su hermano, Wando de Lima, sabía que Sereno tenía que estar presente para despedir a su amigo.

«Ese caballo era todo para Wagner», contó Wando, que es quien lo va a cuidar a partir de ahora. «Va a ser siempre parte de la familia», dijo.

El funeral se realizó el martes 3. Cuando estaban subiendo el ataúd al vehículo que lo iba a llevar hasta el cementerio, Sereno se acercó y lo acarició con su cabeza. Luego empezó a hacer un relincho muy agudo. Parecía un sollozo.

«Era como si el caballo supiera lo que estaba ocurriendo y quisiera despedirse. Durante todo el trayecto relinchaba y movía las patas», dijo Wando.

Estándar