Maltratos Familiares

La Madre De Olivia Y Ana Insiste En Hallar El Cuerpo De Gimeno: «No Podemos Permitir Que Esté En La Calle Y Haga Lo Mismo A Otras Niñas

La madre de Ana y Olivia, las niñas de Tenerife, ha insistido en la necesidad de encontrar pistas sobre el destino que ha tenido el padre de las menores, Tomás Gimeno. «Es un asesino del que no podemos tener la duda de que pueda estar en la calle y haga lo mismo con otras niñas», ha dicho su portavoz, Joaquín Amills.

El también presidente de la organización SOS Desaparecidos ha hablado en La Hora de la 1, de RTVE, sobre la posibilidad de que Gimeno no se haya suicidado en el mar, sino que solo hubiera arrojado su móvil en la zona para seguir una ruta por el mar, que es otra de las hipótesis de la Guardia Civil.

Amills ha señalado que la madre, Beatriz Zimmerman, admite que es «tremendamente difícil» hallar el cuerpo de Anna, trabajos en los que se centra el buque oceanográfico Ángeles Alvariño frente a la costa este de Tenerife.

También señala que es ha sido un «milagro de haber encontrado a Olivia y poder unir todas las piezas del puzzle en cuanto a este asesinato cruel»; pero que no se puede permitir no llegar a saber cuál ha sido el destino de Gimeno, cuyo cuerpo, al igual que el de Anna, aún no ha sido hallado.

«No podemos permitir que este asesino quede como una incógnita, que quede la duda de si realmente terminó con su vida o huyó de forma cobarde, y con la consiguiente sensación de miedo para Beatriz el resto de su vida», ha dicho Amills.

De hecho, en las últimas horas Zimmerman ha pedido que los usuarios de redes sociales suban imágenes de velas, para simbolizar el deseo de encontrar el cuerpo de la pequeña Anna y que vuelva a ocurrir «el milagro».

Pausa En La Búsqueda

En Tenerife, el buque oceanográfico Ángeles Alvariño lleva 11 horas atracado en Santa Cruz debido a las malas condiciones climatológicas en la zona.

La nave del Instituto Oceanográfico regresó a puerto la noche de este martes, sobre las 22.15 horas, y está a la espera que mejore el tiempo para retomar las labores de búsqueda, según ha informado RTVE.

La tripulación ha aprovechado para cargar agua y combustible, y hacer algunos ajustes al robot submarino que está usando. Volverá a la zona en la que ha estado buscando en los últimos dos días, a la espera de hallar «algo relevante».

Amills ha señalado que la madre de las niñas está a la espera de que terminen las tareas de rastreo para reunirse con la tripulación y agradecerle personalmente el esfuerzo. El buque ya estado trabajando de forma casi ininterrumpida desde el pasado 30 de mayo.

Estándar
Maltratos Familiares

La Carta Del Padre De Yaiza A La Madre De Anna Y Olivia: «Mi Mujer También Mató A Mi Hija, Son Unos Monstruos»

«Ella también es un monstruo. Todos lo son. Ahora me pregunto cómo no pude verlo. Me dicen que asuma que no había nada que yo hubiera podido hacer para evitarlo. Pero yo no puedo dejar de pensar en que le he fallado a mi hija. Perdóname, cariño, lo hubiera dado todo por protegerte de cualquier peligro». Estas palabras forman parte de la carta de Sergio, el padre de Yaiza, la niña asesinada por su madre, a Beatriz Timmermans, la madre de Anna y Olivia. Con ella, Sergio quiere mostrar su apoyo.

En esas líneas, Sergio expresa que «desde casa cruzaba los dedos como seguro hacían millones de personas deseando que ese monstruo no hubiera llegado a hacer lo que lamentablemente se confirmó la semana pasada». Para él, «nadie y mucho menos un padre puede creerse en el derecho de poder decidir cuando acaba la vida de sus hijas. Los niños deberían ser felices».

La misiva también hace una serie de reivindicaciones para tratar de dar todo el calor posible a Beatriz. «La infancia debería ser sagrada. Pero el machismo no lo entiende e incluso utiliza a las personas más inocentes que existen para hacer daño a las madres. Es una lacra que debemos seguir combatiendo como sociedad. Sin relajarnos. Hasta conseguir erradicarlo. Hasta que todas las mujeres, hasta que todos los niños puedan sentirse seguros», escribe.

La madre de Yaiza, ya entre rejas, reconoció que había acabado con la vida de su hija después de drogarla para hacer daño al padre. «Su madre no mostró ningún respeto por la vida de Yaiza y se la llevó con el único objetivo de hacerme daño. Me lo ha hecho, sin duda. Nunca había sentido tanto dolor. No creo que deje de sentirlo», prosigue.

En cada línea, Sergio muestra una inmensa pena, y añade que a la mujer «no le importó que sólo tuviera cuatro años y toda la vida por delante. Todavía tenía que aprender a nadar sin manguitos o a montar en bicicleta sin los ruedines. Tenía que soplar tantas velas de cumpleaños».

«Huyo de lecturas políticas de ningún tipo. Si alguien quiere utilizar a los niños para hacerlas tendrá todo mi desprecio. Ojalá no le vuelva a pasar nunca a nadie. Que ninguna otra niña sufra a manos de su padre o de su madre. Y que ninguna otra víctima caiga en el olvido», sostuvo, haciendo un llamamiento a la unidad en contra de este tipo de casos. Además, pide respeto a los medios y que eviten «primeros planos e imágenes incómodas» en la despedida que se dará a la niña este mismo jueves. «Mi vida por volver a hacer un puzle a tu lado. Te quiero y te querré siempre», termina.

Estándar
Sucesos

La Prueba De La Huella Dactilar Confirma Que El Cuerpo Encontrado En Aguas De Tenerife Es El De Olivia

El Tribunal Superior de Justicia de Canarias ha confirmado este viernes que el cuerpo encontrado el jueves por la tarde en aguas de Tenerife es el de Olivia, de seis años, una de las dos niñas desaparecidas junto a su padre, Tomás Gimeno, el pasado 27 de abril. El Instituto Anatómico Forense ha confirmado la identificación mediante una prueba de la huella dactilar.

El cuerpo fue hallado por el robot del buque de búsqueda Ángeles Alvariño a unos 1.000 metros de profundidad, a unas tres millas de la costa tinerfeña, y se encontraba en el interior de una bolsa de deportes amarrada a un ancla. Al lado había otra vacía. La Guardia Civil cree que el progenitor drogó a sus hijas con relajantes musculares antes de matarlas y trasladarlas a la lancha.

El hallazgo fue comunicado inmediatamente a la familia y se produce solo unos días después de que en otra zona aparecieran una bombona de oxígeno y una funda nórdica que posteriormente se confirmó que eran de Gimeno. La familia ya conoce los detalles, pero la investigación sigue a falta de encontrar tanto al padre como a la niña más pequeña.

Los investigadores siempre trabajaron con la hipótesis del posible parricidio y el hallazgo del cuerpo confirmaría las sospechas de la Guardia Civil, que busca ahora sin descanso el cuerpo de la hermana pequeña, Anna, de un año de edad, así como el cuerpo de Tomás Gimeno.

Estándar