Sociedad

Tuvo La Lengua Atrapada Cinco Horas En Un Tazón De Disney Y Terminó En El Hospital

noticias insolitasMegan Donald tiene siete años. Y como millones de niños, es fanática de Monsters Inc. Fue por eso que le pidió a su madre Natalie que le comprara un popular tazón de esos personajes en el comercio de Disney cercano a su vivienda en Dunbartonshire, Escocia. Eso hizo la mujer sin sospechar las consecuencias que podría tener para la lengua de su pequeña hija.

Entusiasmada con el regalo, Megan fue a su escuela Harestane Primary. Lo mostró al resto de sus compañeras que celebraron su nueva adquisicón. Sin embargo, algo saldría mal. Sin conocer los riesgos que podrían ocurrir, la niña colocó su lengua en el orificio del tazón y no pudo sacarla más.

Los profesores y maestros de la institución intentaron rescatarla de alguna forma, pero no pudieron. Fue por eso que debieron llamar a un servicio de urgencias al ver que la lengua estaba poniéndose morada por demás.

«Recibí una llamada de la escuela donde me decían que su lengua estaba atorada. Megan estaba en pánico y yo conmovida porque nunca había visto algo así antes. Apenas podíamos tocarlo por el dolor y tampoco podíamos desenroscarlo porque al hacerlo creaba una especie de succión», señaló Natalie, de 31 años.

Al llegar la ambulancia, los paramédicos no pudieron hacer nada. El dolor aumentaba y la desesperación de Megan también. Fue trasladada a un hospital, donde los médicos le dieron una inyección a su lengua para poder trabajar sobre ella sin que la pequeña lo sintiera. Sin embargo, estaba desesperada y empujaba a los profesionales a quienes no quería ver a pesar de que eran los únicos que podían ayudarla.

Cortaron con delicadeza el armazón y rescataron su lengua. Habían pasado ¡cinco horas! sin que nadie pudiera aliviar el dolor de Megan. La niña tenía varias heridas en su boca pero lentamente comenzó a tranquilizarse. Por el resto de la semana no fue a la escuela, recuperándose de la traumática situación.

La madre teme que la misma situación ocurra con otros niños de la misma edad que su hija. Desde Disney Store señalaron que ese producto y otros similares habían sido retirados de la tienda para evitar situaciones similares.

Anuncio publicitario
Estándar
Biología

Tiene Como Mascota A Una Intrépida Pitón Bebé, Se Descuidó Y Se Le Filtró En Un Incómodo Orificio

noticias-insolitasUna mujer de Portland, Oregon, debió ir de urgencia a un hospital luego de vivir una experiencia desagradable con una de sus mascotas: una serpiente que tiene alegremente viviendo en su propiedad se le metió en un incómodo orificio.

Ashley Glawe es fanática de los piercings y también de las pitón. Adquirió uno hace pocas semanas al que bautizó Bart. Una mezcla que en las últimas semanas no resultó una idea apropiada.

En un descuido, mientras Bart reptaba por el cuerpo de su querida dueña, el intrépido animal comenzó a filtrarse en el orificio del lóbulo de la oreja, agrandado con un expansor. Sin embargo, la pitón quedó atascada allí y nadie pudo sacarla.

De urgencia, Ashley debió recurrir a un hospital para que trataran de sacarle el incómodo animal de la oreja. «Por lejos, fue uno de los momentos más locos de mi vida. Fui a la sala de emergencias porque mi pitón decidió quedar trabado en mi lóbulo», contó la joven en su perfil de Facebook.

«Sostenía a mi serpiente cuando vio un agujero, que resultó ser el maldito lóbulo de mi oreja, y creyó que sería una gran idea pasar a través de él», relató Ashley, quien compartió las imágenes sobre el desagradable momento en el Hospital Adventista de Portland.

Estándar
Sexo

“Agredida Sexualmente”… ¡Por Un Juguete De Plástico!

noticias insolitasTres generaciones de una familia de Texas se encontraban celebrando en un restaurante hibachi japonés en Murfreesboro, Tennessee, cuando al final de la velada ocurrió algo singular.

Todos se encontraban admirando un show culinario montado por el cocinero del local, cuando este, a modo de broma, sacó un pequeño muñeco de un hombrecito de plástico y lo mostró al público.

Lo ocurrente aquí es que al bajarle los pantalones al hombrecito, de este escapa un chorro de agua que moja a quien se encuentre en frente.

Esto fue lo que le ocurrió a Isabelle Lassiter, la abuela de la familia, quien no recibió la supuesta micción jocosa como los empleados esperaban.

Horrorizada por lo que le acababa de ocurrir, la familia Lassiter llamó a la policía. A todas luces, la buena señora consideraba que había sido «agredida sexualmente» por el hombrecito de apenas tres o cuatro pulgadas de altura, porque «tenía un pene».

Sin embargo, el oficial que se ocupó del incidente revisó el juguete y escribió en su reporte que este solo tenía un orificio por donde salía el agua.

Realmente sorprendido, el manager del restaurante explicó que generalmente los clientes encuentran cómico y ocurrente que el hombrecito de plástico los «orine». Pero la señora Lassiter no quiso saber nada del tema: «¡Todo ocurrió delante de nuestros hijos, de nuestros nietos!» –concluyó.

De acuerdo con la cadena WTVF, la pareja decidió finalmente no demandar al establecimiento, pero se marcharon con muy malas sensaciones, mientras que el responsable del restaurante presentó sus excusas a la familia afectada.

Horas después, hacían público un comunicado en el que abundan sobre el tema: «La gente no entiende el punto: se trata de un juguete con orientación sexual destinado a personas adultas, delante de menores de edad», manifestaba la familia. «No estamos tratando de hacer dinero con esto. Si el juguete hubiera estado en un bar, sería una situación diferente, pero estaba en un restaurante familiar con menores de 13 a 14 años en la mesa. Si la gente piensa que es tan divertido, ¿por qué no compran ese juguete y orinan a un policía en la cara, a ver qué pasa?», concluyó el documento.

Por su parte, el responsable del restaurante aseguró que se trataba de la primera vez que alguien se quejaba de aquel pequeño juguete de plástico. En lo adelante, aseguró, consultarían con los clientes antes de retomar la broma. Aunque entonces ya habrá perdido su efecto sorpresa.

Estándar