Empleo

Un Hombre Consigue Trabajo De Ingeniero Tras Sacarse 54 Años La Carrera Mientras Limpiaba Suelos

noticias insolitasNo hay límites. Ni excusas. Si se tiene un sueño, y se tiene voluntad de cumplirlo, nada puede pararnos. Y si no, que se lo digan a Michael Vaudreuil.

Este norteamericano de 54 años perdió su negocio en 2008 con la gran recesión. Era un ciudadano de clase media, propietario de una empresa que se dedicaba al embellecimiento de pinturas. Se quedó totalmente sin ingresos, pero no se vino abajo. Se apuntó a la universidad para estudiar ni más ni menos que una ingeniería. Como no tenía dinero, para poder pagar la matrícula aceptó un trabajo de bedel en el mismo centro: limpiaba de noche las clases que luego ocupaba por la mañana como alumno.

Este durísimo ritmo de trabajo+clases+estudio ha hecho que Vaudreuil tardara el doble que el resto de sus compañeros. Pero tras 8 años de esfuerzo, por fin recibe su recompensa. LA semana pasada se graduó y no solo eso, también ha conseguido trabajo en la prestigiosa compañía Pratt & Whitney, especializada en motores de avión.

“El día de la graduación se hizo realidad el sueño con el que he estado fantaseando los últimos años a diario”, explica el recién licenciado a NBC News. “La ceremonia fue muy buena y maravillosa, pero lo mejor ha sido conseguir un trabajo”, asegura.

Michael Vaudreuil asegura en el mismo medio que en ningún momento se le cayeron los anillos por limpiar aulas y vigilar que los demás alumnos no fumaran o no hicieran alguna trastada. El hombre tomó la decisión al saber que todos los empleados de la universidad tenían derecho a clases gratis.

Para cumplir su sueño, Vaudreuil ideó un ingenioso plan: se centró solo en una o dos asignaturas por semestre, para aprobarlas siempre a la primera y que no se le atragantara el temario. Su estrategia salió a la perfección, e incluso tuvo tiempo de apuntarse a algunas clases de psicología para completar su currículum.

Pero a pesar de que las cosas iban bien, no consiguió ninguna plaza de becario mientras estudiaba. En vez de hundirse pensando que le rechazaban por ser demasiado mayor, decidió perseverar y seguir mandando su currículum, hasta que al final pudo conseguir una entrevista en Pratt & Whitney.

Michael se incorporará a la empresa en julio, y por eso ha decidido seguir limpiando su ya antigua universidad hasta el día 30 de junio. quiere apurar para seguir teniendo una paga y poder costearse la mudanza que debe hacer para poder vivir cerca de su nuevo puesto de trabajo.

¿Y cómo ha podido aguantar tantos años con un ritmo tan duro de trabajo y estudio, sabiendo que a lo mejor no conseguiría un empleo digno? “Todos los días por la noche me decía “Lo has hecho, por la mañana parecía imposible, pero ahora estás en la cama y has cumplido”. Ese era min mantra”. Una buenísima lección.

Anuncios
Estándar
Maltratos Familiares

Padres Japoneses Dejan A Su Hijo En Una Montaña Habitada Por Osos Como Castigo

noticias insolitasYamato Tanooka, un menor de siete años que ha sido declarado como desaparecido este sábado, podría haber sido dejado intencionalmente en las montañas por sus padres como castigo. Según informó “The Guardian”, la Policía japonesa señaló que en el reporte inicial, los familiares habían asegurado que el niño se había extraviado mientras caminaban por un área habitada por osos.

“Los padres dejaron al niño en las montañas como castigo. Ellos dijeron que volvieron al lugar de inmediato pero él ya no estaba”, declaró un portavoz de las autoridades.

Más de 150 socorristas y policías continúan la búsqueda del menor en las montañas de Hokkaidō, la segunda isla más grande de Japón y también una de las prefecturas del país.

Estándar
Sociedad

Perdió La Billetera Y Recibió Una Insólita Carta De Quien La Encontró

noticias insolitasESTADOS UNIDOS (Redacción) – Un joven de 28 años llamado Reilly Flaherty vivió una situación muy singular luego de perder su billetera el pasado 5 de febrero en un show de la banda Wilco en Brooklyn. Si bien el muchacho no esperaba recuperarla, se vio sorprendido cuando recibió un sobre blanco dos semanas después. En él había una carta y sus licencias y tarjetas de crédito.

“Encontré tu billetera. En tu licencia de conducir está tu dirección, así que te envío tus tarjetas de crédito y otras cosas importantes”, decía la carta.

“Me quedé con tu dinero efectivo porque necesito comprar marihuana, también con la MetroCard, porque la tarifa es de 2,75 dólares ahora, y la billetera porque está cool. Disfruta el resto del día”, agregaba.

“Así funciona la mente neoyorquina: voy a ser amable pero va a haber un truquito por detrás”, dijo Flaherty, quien al principio se tomó con humor la situación pero luego se mostró enojado.

“El hecho es que hay una versión moderna de Robin Hood que fuma marihuana que sabe mi tipo de sangre y sabe dónde duermo por la noche”, bromeó. “Así que eso es aterrador, francamente. Pero tienes que respetar su honestidad”, concluyó.

Estándar
Sucesos

Un Hombre Sobrevive Seis Días En Un Desierto Australiano Comiendo Hormigas

noticias insolitasSídney (Australia), 13 oct (EFE).- Un hombre de 62 años sobrevivió tras quedarse sin agua y perdido durante seis días en un remoto desierto del oeste de Australia a base de alimentarse de hormigas, informan hoy medios locales.

El pasado miércoles, Reginald George Foggerdy salió de cacería junto a su hermano en una zona desértica situada a unos 170 kilómetros de la localidad de Laverton, en el interior del estado de Australia Occidental.

Al notar su ausencia y tras la espera fallida de su regreso, el hermano alertó a la policía.

Después de rastrear por tierra y aire la región, las autoridades encontraron al cazador a unos 15 kilómetros de su tienda de campaña.

El hombre estaba “extremadamente deshidratado y un tanto delirante (…) no bebió agua durante seis días (…) Sus últimos días de supervivencia los pasó tendido bajo un árbol y comiendo hormigas negras”, indicó Andy Greatwood, portavoz policial, a la cadena local ABC.

La esposa del cazador, Arlyn, consideró “un milagro” la supervivencia de Foggerdy, quien ya puede sentarse y conversar.

Estándar