Educación

Se Llama María, Es La Alumna Con Más Nota En Selectividad Y Se Ve De Opositora: «La Pandemia Ha Sido Un Miedo Añadido»

«Agradecida y desconcertada». Esta es la mezcla de sentimientos que tiene María Añibarro tras recibir la noticia de haber obtenido la máxima nota en la Evaluación del Bachillerato para el Acceso a la Universidad (EBAU). María es una estudiante del colegio Educare Valdefuentes de Sanchinarro (Hortaleza) que, junto a Roberto Mulas, un alumno del instituto público Valle Inclán de Torrejón de Ardoz, han sido los dos alumnos que han obtenido la mejor nota de la EBAU en la Comunidad de Madrid.

Para María, como para el resto de estudiantes de su promoción -y la del año anterior- que se han enfrentado a las pruebas de acceso a la universidad, este último curso ha sido «desconcertante», según resume la joven en una entrevista con 20minutos. «Ha sido un año muy diferente, porque a toda la presión y los nervios que tienes acumulados por la EBAU, se ha sumado la pandemia», explica la estudiante, que cursó el bachillerato de Ciencias Sociales.

De hecho, según asegura, la pandemia ha hecho difícil en muchos momentos, y en especial, durante la recta final, contar con el apoyo emocional de amigos y familiares. «No solo era estudiar, sino que los ratos libres no puedes disfrutarlos con tus amigos, o lo tienes que hacer con especial cuidado» para no coger el coronavirus, matiza la joven.

Una Carrera De Obstáculos

En ese sentido, el estudio y el estrés propios de enfrentarse a un período de exámenes como la antes llamada ‘selectividad’, se suma la covid-19, que ella misma califica como un «miedo añadido». Tal como recuerda la propia estudiante, tener coronavirus impedía asistir a realizar esta prueba que, en su caso, tuvo lugar en la Universidad Autónoma de Madrid. Pero a los alumnos como ella no solo les preocupaba coger el covid, sino también que algún contacto cercano pudiese tenerlo. «Tenías que estar en los últimos días diciendo a tu alrededor ‘cuidado, por favor’ o ‘no vengas aquí’, y eso también era un agobio», subraya la estudiante.

Además, conocer las notas ha supuesto un auténtico respiro tras un curso académico caracterizado por la semipresencialidad. Según explica la joven de 17 años a 20minutos, desde su punto de vista, esto «no solo dificultaba, sino que también ralentizaba» la dinámica del curso. Asegura que incluso llegó a pensar que «no daba tiempo a terminar el temario», y esa incertidumbre suponía un nuevo factor de presión.

Con mascarilla Y Cumpliendo El Protocolo Covid-19

En esta convocatoria, los nervios de los alumnos tuvieron que conjugarse con el uso de mascarillas durante todas las pruebas. María recuerda que «en el examen de ‘Mates’ estaba medio mareada» por el calor y la mascarilla, hasta el punto que creyó que no podría acabar el examen. «Pero al final, más o menos… salió bien», bromea la joven, pues el resultado final de todo ese esfuerzo fue la máxima nota que podía obtener.

¿Lo que más le costó?: Adaptar el tiempo. Sobre todo en los exámenes de Matemáticas y Economía, en los que los ejercicios, «más que ser difíciles en sí», explica la joven, «requieren de muchas cuentas» y es importante «que no se te vaya ni un número». Esto implicaba para ella tener que elegir entre repasar o continuar directamente con el siguiente ejercicio. Por contra, el que más fácil le pareció fue el de Historia, porque aunque «estudiarlo no es tan fácil, si te lo sabes, lo único que tienes que hacer es escribir», relata.

Tiene Claro Que Quiere Opositar

Su futuro a corto plazo es «descansar y estar con la gente» con la que, por las circunstancias, no ha podido compartir todos los momentos que deseaba. Pero el próximo curso espera poder estudiar Derecho o el doble grado de Derecho y Administración y Dirección de Empresas (ADE) en la Universidad Autónoma de Madrid. Además, al menos por ahora, tiene claro que quiere opositar.

Superada esta situación de estrés, María quiere lanzar un mensaje de aliento «para las próximas generaciones que hagan la EBAU: Es un examen más, y llegas mucho mejor con esfuerzo y calma que con nervios», dice la estudiante. «Si lo has trabajado durante todo el año, es lo mismo que has estado haciendo todo el rato», concluye.

Estándar
Tecnología

Hombre Renta A Su Novia Para Comprarse Un IPhone 6

noticias insolitasTodos quieren tener el nuevo iPhone 6 y hacen lo que sea para conseguirlo.

Wei Chu de 25 años esta dispuesto a compartir su novia con el fin de recaudar dinero para comprar un iPhone 6. Wei Chu se puso afuera de la Universidad de Songjiang en Shanghai con un cartel que decía: «Alquilo a mi novia por dinero en mi bolsillo».

Los interesados ​​deben pagar alrededor de $ 1.2 dólares por hora o 65 dólares al mes.Wei Chu dejó claro que solo podrán cenar o estudiar a lado de su novia.

La «promoción» es todo un éxito, ya que a Chu fue fotografiado rodeado de varios hombres interesados. Xiao Ai de 21 años la novia de Wei esta completamente de acuerdo con el negocio.

Estándar
Sociedad

Vecinos De Isla Cristina (Huelva) Despiden El 2014 Tomando Las Doce Gambas

noticias insolitasIsla Cristina (Huelva), 27 dic (EFE).- Los vecinos de la localidad onubense de Isla Cristina han despedido esta noche de forma anticipada el 2014 tomando doce gambas en lugar de doce uvas, como una original forma de promocionar uno de los productos estrella de la economía local.

A partir de las 23:30 de este sábado numerosas personas se han comenzado a congregar en la calle Doctor Fleming del municipio, en torno a la organización de Mariano García, uno de los responsables de la lonja de Isla Cristina que hace tres años comenzó con esta curiosa iniciativa para despedir el año en la localidad onubense.

Una cita a la que cada año acude más gente con la única condición de que las gambas estén peladas poco antes de las campanadas, que suenan a las 00:00 horas, siempre en el sábado más cercano al día oficial de la Nochevieja.

García se ha mostrado, en declaraciones a Efe, muy satisfecho de la respuesta que ha tenido un año más esta idea, que empezó como una fiesta familiar y se ha convertido en una actividad más de la Navidad en Isla Cristina.

De hecho, la treintena de personas que se sumó el primer año se ha convertido en esta edición en varias decenas, que han comenzado la fiesta en la calle con bastante antelación a pesar del frío reinante en la costa de Huelva.

Nada ha faltado en la calle Doctor Fleming de Isla Cristina para asistir a la fiesta, incluso el champán para brindar por el nuevo año o el reloj colgado en uno de los balcones para la cuenta atrás hacia el 2015.

Estándar