Sucesos

Arrestan A Una Mujer Por Negarse A Devolver Un Millón De Euros Ingresados En Su Cuenta Por Error

Una mujer de 33 años de Nueva Orleans (EE UU) ha sido arrestada después de que se haya negado a devolver 1,2 millones de dólares -algo más de un millón de euros- que habían sido depositados en su cuenta bancaria por error.

Kelyn Spadoni fue detenida el pasado miércoles 7 de abril acusada de robar más de 25.000, fraude bancario y transmisión ilegal de fondos monetarios, según los informes policiales.

Los presuntos delitos ocurrieron después de que una entidad bancaria transfiriese accidentalmente 1,2 millones de dólares en su cuenta, en lugar de los 82 dólares previstos.

Cuando el banco intentó reclamar el dinero, después de darse cuenta de que la transferencia había sido errónea, la solicitud fue rechazada porque el dinero ya no estaba disponible en la cuenta, según ha informado Nola.com.

El banco ha presentado una demanda alegando que se hicieron varios intentos para contactar con la mujer pero ella no respondió a ninguno de ellos. «Por su conducta, Spadoni ha dejado en claro que no tiene la intención de devolver los fondos transferidos por error a Schwab», afirma la demanda.

Hasta ahora, se ha recuperado el 75% del dinero, ya que el resto se ha gastado en artículos de lujo, como un coche deportivo Hyundai Genesis 2021.

Estándar
Biología

La Corte De Oregón Ordenó Cortar Las Cuerdas Vocales De Perros Por Las Quejas De Los Vecinos

noticias insolitasEl fallo podría resultar insólito. O inesperado. O causar indignación. Pero aquellos vecinos que reclamaron ante la Corte de Oregon, aseguran que lo necesitaban. Para su tranquilidad, según argumentaron. La demanda se presentó de forma colectiva contra los perros de pastoreo de una pareja que ahora deberá costear una cirugía para cortarle las cuerdas vocales a sus animales.

El caso comenzó hace 15 años, en 2002, cuando Karen Szewc y John Updegraff comenzaron a criar Mastines Tibetanos para que cuidaran a sus ovejas de depredadores en la zona. El matrimonio vive a uno 240 kilómetros al sur de Eugene, Oregon.

Pero lo que se suponía sería una tranquilidad comenzó a convertirse en pesadilla para los vecinos. Es que los ladridos de los pastores eran continuos y los animales pasaban la mayor parte del tiempo al aire libre, con lo que aquello se volvía insoportable. Los primeros en quejarse fueron los vecinos Debra y Dale Krein.

El Condado de Jackson también se presentó como querellante y argumentó que los ruidos emitidos por los mastines violaban normas de urbanización. Szewc apeló una y otra vez, diciendo que ella podía tener a esos perros en su granja, donde además tenía ovejas, gansos y gallinas, y que ese tipo de propiedades poseen otra reglamentación a la estrictamente urbana.

El idea y vuelta con la Corte de Apelaciones de Jackson fue y vino varias veces hasta que le ordenaron que tomaran cartas en el asunto. Pasaron los años y los perros continuaban ladrando como de costumbre. Fue allí cuando los Krein se hartaron y volvieron a la carga ante la justicia.

Los vecinos señalaron que los dueños de los perros no habían hecho nada para terminar con los ruidos molestos y que además habían comprado otros cachorros: ahora eran seis los mastines que a lo largo de todo el día se turnaban para ladrar ininterrumpidamente. La vida de los Krein -y de otros vecinos- se volvió insoportable, pero tanto Szewc como su marido Updegraff no hacían nada para solucionar el tema.

«Los perros son mis empleados. No tenemos a los perros para molestar al vecindario. Tenemos a los perros para proteger a nuestro ganado. El próximo paso es comprar un arma, pero no necesito un arma si puedo cuidar a mis ovejas con unos perros», argumentó Szewc. Pero los propietarios de los animales no tenían ya escapatoria, según consignó The Oregonian.

En abril pasado la Corte les ordenó pagar una fortuna en forma de indemnización a los Krein: 238.000 dólares. Además, el juez Timothy Gerking les indicó que deberían cortar las cuerdas vocales de los mastines. Un último intento para tratar de reducir la pena fue descartada por el magistrado. Ayer miércoles, la Corte de Apelaciones de Oregon compuesta por Joel DeVore, Chris Garrett y Bronson James confirmó lo establecido por el juez Gerking. Los seis tibetanos deberán ser sometidos a cirugía para terminar con sus ladridos.

Estándar