Tráfico

Una Aerolínea Paquistaní Deja En Tierra A Personal De Vuelo Y Les Da Un Mes Para Que Pierdan Kilos

noticias insolitasLa aerolínea Pakistán International Airline (PIA) ha dejado en tierra a un número indeterminado de personal de vuelo por sobrepeso y les ha dado un mes para que pierdan kilos, dijo una fuente de la compañía, que en los últimos meses no ha parado de protagonizar escándalos.

«Es una medida rutinaria. Hay unos índices de peso por altura y sexo. Al personal de vuelo que supera el peso estipulado se le deja en tierra durante 30 días para que adelgace», explicó el portavoz de PIA, Mashood Tajwar. El portavoz justificó la medida afirmando que el personal con sobrepeso tienen que estar en forma para realizar bien su trabajo. «Además, es por su salud. Si se mantienen en forma evitan enfermedades como la diabetes y similares», añadió.

Tajwar indicó que durante los 30 días realizarán trabajos en tierra y, si en el periodo no pierden el peso necesario, no volverán a tripular un avión hasta que adelgacen.

PIA fue en el pasado una prestigiosa aerolínea, pero ahora se enfrenta a un incierto futuro con elevadas deudas y continuos escándalos.

La compañía estatal paquistaní acumula unos 3.000 millones de dólares en deudas tras perder el año pasado unos 240 millones. Además, la aerolínea no para de protagonizar escandalosos titulares.

En las últimas semanas las autoridades han descubierto en dos ocasiones heroína en vuelos de PIA a Londres, algo que ya ha ocurrido en el pasado.

A principios de mayo, los pasajeros denunciaron que el piloto de un vuelo Islamabad-Londres se echó a dormir en una butaca y dejó la aeronave en manos de un aviador aún en formación.

El Gobierno estudia qué hacer con la aerolínea con planes para la privatización o una brutal reestructuración que dejaría en la calle a muchos de sus 18.000 empleados, lo que ya ha provocado huelgas.

Anuncios
Estándar
Obesidad

El Hombre Más Gordo Del Mundo Pesa 420 Kilos Después De Perder 170

noticias insolitasEn noviembre de 2016 pesaba 590 kilos y era considerado el hombre más gordo del mundo, pero gracias a una dieta mediterránea a base de verduras y a los cuidados de un equipo multidisciplinario de doctores, Juan Pedro, un joven mexicano de 33 años, perdió 170 kilos.

“Me siento bien, motivado, feliz y estoy muy contento”, dijo desde Guadalajara, en el estado de Jalisco (occidente), ciudad en la que recibe el tratamiento. Se lo oye mucho mejor que hace unos meses, cuando se notaba la falta de aire al hablar.

Juan Pedro superó las expectativas de los doctores, quienes esperaban que en esta primera etapa de su tratamiento perdiera el 10% de su peso, pero gracias a su esfuerzo se deshizo del 30% para llegar a un peso de 420 kilos.

Juan Pedro y sus fotografías dieron la vuelta el mundo el año pasado cuando su caso llegó a la prensa, luego de 6 años sin poderse mover a consecuencia del sobrepeso. Su más de media tonelada de peso le impedía realizar actividades cotidianas como salir a caminar, ir a la escuela o trabajar.

Desde noviembre pasado se sometió a un peligroso tratamiento que le puede costar la vida. A pesar de ello, está dispuesto a enfrentar el riesgo porque se cansó de ver cómo pasaban los días en el cuarto donde permanecía encerrado.

Es originario del estado de Aguascalientes (Centro), su familia es de escasos recursos y para él todos estos años pasaron “en la cama en un cuarto viendo que pasa el tiempo, estando triste, pues ha sido de batallar”, dijo hace tres meses.

Desde niño enfrentó problemas de obesidad, pero ante la falta de recursos de su familia para que recibiera la atención médica adecuada, a los 17 años ya tenía un peso de 290 kilos. A los 27 años sufrió un accidente que le provocó lesiones en la mitad del cuerpo y le quitó movilidad. Presentaba un cuadro de hipertiroidismo —con lo que su cuerpo en lugar de quemar calorías las absorbe—, diabetes tipo II, hipertensión y una enfermedad pulmonar compulsiva con carácter crónico.

Una dieta alta en carbohidratos y el sedentarismo agravaron su condición.

José Antonio Castañeda Cruz, líder del grupo de multidisciplinario de diez doctores, entre cirujanos, psicólogos, nutriólogos, que de manera pro bono están atendiendo el caso, afirmó que a Juan Pedro aún le faltan dos pasos muy importantes: el primero es someterse a una cirugía el 9 de mayo para la colocación de una manga gástrica que ayude a reducir tres cuartas partes el tamaño del estómago. Seis meses después se le colocaría un bypass gástrico.

A pesar de la mejoría, Juan Pedro no podrá lograr llegar el peso de entre 90 y 100 kilos que debería tener una persona de sus características, pero sí logrará alcanzar un nivel que le permita tener movilidad.

 
Un Acto Desesperado.

A finales del año pasado, desesperado por su situación, Juan Pedro se comunicó con una televisora hispana en Estados Unidos para que conocieran su caso. La empresa contactó a la clínica que lo atiende, en la ciudad de Guadalajara.

En 2014, otro mexicano, Manuel Uribe Garza, quien pesaba 597 kilos, falleció luego de someterse a un tratamiento y haber perdido 300 kilos.

En 2015 murió el también mexicano Andrés Moreno, quien tenía un peso de 444 kilos. Su meta era perder 323 kilos, pero falleció de un infarto de miocardio. Al momento de su deceso ya podía bañarse solo y usar calzado deportivo.

A Juan Pedro aún le espera un largo camino, que no termina con la colocación del bypass gástrico, pues tendrá que someterse a una nueva cirugía para retirar el exceso de piel.

Pero lejos de pensar en lo que falta, afirma que ya se ha preparado mentalmente para hacer todo lo que le digan los doctores y para poder incorporarse a una vida fuera de la cama a la que estuvo atado por años.

Estándar
Obesidad

El Feminismo Provoca Obesidad Mórbida En Mujeres Predispuestas

noticias-insolitasMonica Riley es de Texas, pesa 317 kilos y con 27 años, su meta es llegar a los 450 kilos para ser la mujer más obesa del mundo.

La joven es modelo de tallas grandes en Internet, donde posa en ropa interior mientras come. “Tengo 20.000 seguidores en línea, les encanta ver mi alimentación a través del embudo, es un gran éxito”, confiesa.

Riley ingiere 8.000 calorías al día gracias a la ayuda de su novio, que cocina durante todo el día y en ocasiones, le ayuda a comer con un embudo. Sid, que también padece sobrepeso, asegura que sólo quiere hacer feliz a su novia.

El sueño de Monica es llegar a la media tonelada y quedar postrada en la cama. “Mi plan es alcanzar los 450 kilos y no poder moverme. Me sentiría como una reina porque Sid podría estar todo el día pendiente de mí y está muy entusiasmado con la idea. Es una fantasía sexual para nosotros y hablamos mucho sobre ello. Él me ayuda a levantarme del sofá y de la cama”, ha explicado a “The Sun”.

La pareja también quiere tener un hijo y después de sufrir dos abortos, continúan intentándolo. “Nada me impediría criar a mi hijo desde el dormitorio. Podríamos contratar una niñera para que nos ayudara y sacara al bebé a la calle”.

La joven reconoce que recibe críticas a diario por parte de amigos y familiares que no quieren que siga “matándose”, pero no le da importancia.

Estándar
Obesidad

Un Padre Está Dispuesto A Vender Un Riñón Para Salvar A Sus Tres Hijos

noticias insolitasINDIA.- Yogita (5), Anisha (3) y Harsh (18 meses) son tres hermanos indios, cuya vida está en grave riesgo. Cada uno pesa 34, 48 y 15 kilogramos, respectivamente, por lo que su padre está desesperado por reunir fondos para poder llevarlos a un especialista que los ayude a bajar de peso.

“Si mis hijos continúan creciendo a este ritmo tan rápido, tendrán grandes problemas de salud. Estamos aterrorizados de que mueran”, señaló Rameshbhai Nandwana al Daily Mail.

Y tal es su desesperación, que el hombre está dispuesto a vender un riñón para obtener el dinero que necesita.”Ellos no pueden caminar, no pueden hacer nada por su cuenta. Vender mi riñón es una medida desesperada. Pero ahora estoy desesperado por obtener la ayuda correcta para mis hijos”, sostuvo.

Rameshbhai explicó que él y su esposa se convencieron de que sus hijos tenían un problema, luego de que Harsh subiera abruptamente de peso durante su primer año de vida. A Yogita y Anisha ya les había ocurrido antes, por lo que fue en ese momento en que pensaron en recurrir a un especialista.

“Empezamos a buscar ayuda médica y consultamos a muchos doctores, pero ellos sólo nos derivaban a grandes hospitales que yo no podía pagar”, afirmó el hombre, quien gana unos $32 mil al mes, en tanto que su gasto en alimentación supera los $100 mil.

Rameshbhai señaló que no hay otros miembros de su familia con problemas de peso. De hecho, Yogita, Anisha y Harsh tienen una hermana mayor que es totalmente normal en ese sentido.

Según le señalaron los médicos que vieron a los niños, éstos sufrirían del síndrome Prader-Willi, una condición genética que incluye síntomas como hambre constante, débil tono muscular, restricción del crecimiento y dificultades de aprendizaje.

Lamentablemente, se trata de una enfermedad que no tiene cura y sólo tiene un tratamiento paliativo, como poner a disposición de quienes la sufren alimentos bajos en calorías y alentarlos a hacer mucho ejercicio, todo con el fin de evitar el excesivo aumento de peso.

Estándar
Obesidad

Burlarse De Una Persona Gorda La Hace Subir Más De Peso

noticias insolitasESTADOS UNIDOS.- Ahora se llama fat-shaming. Es uno de los acosos más antiguos, crueles y despiadados que han sufrido y sufren los niños, mujeres y hombres con sobrepeso.

Hay discriminación por peso en los trabajos, en los oficios, en las relaciones profesionales y hasta en la ropa de las tiendas, donde la prenda más fea y que más escasea es la de tallas grandes. Todavía peor; aún se cría a los niños permitiéndoles burlarse de los gorditos de la escuela.

Muchos años de investigación científica revelan lo siguiente:

– La burla y el acoso empujan a los gordos a comer más y a subir más de peso.

– La vergüenza que produce la burla hace que las personas recurran a la comida como forma de consolarse.

– El estrés causado por la discriminación aumenta el apetito y produce “antojos” por comida rica en energía y no saludable.

– Las burlas por gordura crean problemas de estima propia y “complejos” por la imagen del cuerpo, haciendo a las víctimas menos aptas y seguras de sí mismas para realizar actividades físicas.

Estándar