Deportes

Un Atleta Festejó De Más, Se Emborrachó Y Perdió Su Medalla De Oro

noticias insolitasCHINA.- El polaco Pawel Fajdek, flamante campeón del mundo de lanzamiento de martillo en Pekín, se emborrachó tanto que perdió la gloriosa medalla de oro que había ganado.

Tras la victoria y en plena borrachera, pagó con su presea dorada a un taxista chino por el viaje. Más tarde, la medalla fue recuperada por la Policía.

Según el portal de noticias Tencent, Fajdek bebió algo más de la cuenta en la fiesta de celebración por su victoria, organizada en un restaurante el pasado domingo.

Y en el regreso al hotel no se le ocurrió otra cosa mejor que pagar con su medalla de oro, recibida pocas horas antes.

Más tarde, cuando se recuperó de la borrachera en el hotel, Fajdek pidió ayuda a la policía china, que pudo encontrar al taxista y consiguió recobrar la medalla.

Fajdek ganó el domingo la prueba del martillo con un lanzamiento de 80,88 metros, dos más que el tayiko Dilshod Nazarov y el también polaco Wojciech Nowicki, que fueron plata y bronce respectivamente.

Anuncios
Estándar
Sociedad

Velaron A Un Taxista Sentado En Su Auto

The body of Victor Perez Cardona is propped up inside his taxi during his wake in Aguas Buenas, Puerto Rico, Sunday, May 24, 2015. Perez Cardona, 73, a cancer patient and a veteran taxi driver known in the town of Aguas Buenas as 'Vitín the driver', joined the unusual tradition of wakes to honor his profession being veiled as if he were driving his taxi. (AP Photo/Ricardo Arduengo)

The body of Victor Perez Cardona is propped up inside his taxi during his wake in Aguas Buenas, Puerto Rico, Sunday, May 24, 2015. Perez Cardona, 73, a cancer patient and a veteran taxi driver known in the town of Aguas Buenas as ‘Vitín the driver’, joined the unusual tradition of wakes to honor his profession being veiled as if he were driving his taxi. (AP Photo/Ricardo Arduengo)

PUERTO RICO.- El taxista puertorriqueño Víctor Pérez Cardona llevó un encargo muy especial en el asiento trasero de su vehículo: una corona de flores de su propio velatorio.

El hombre de 73 años, quien murió de cáncer, quiso ser velado al volante del automóvil con el que se ganó la vida durante los últimos 15 años.

“Esto es un entierro de pueblo. Ha venido gente de toda la isla. Algunos se montaron en el taxi con él y se sacaron fotos y videos de recuerdo”, dijo en entrevista telefónica su hija Generosa Pérez Torres, encargada de hacer cumplir la última voluntad de su padre.

En el interior del taxi, que fue estacionado en una funeraria, se podía observar a Pérez Cardona con gabán, corbata y sombrero mientras sus manos se aferraban por última vez al volante del vehículo.

Su cuerpo fue velado el domingo y se le enterró el lunes.

Desde 2008 los velatorios inusuales han ido en aumento en la isla caribeña, donde ya se ha visto un joven montado en una motocicleta, otro con ropa de boxeador parado dentro de un cuadrilátero, una mujer recostada en una mecedora y un hombre sentado sobre una mesa con las piernas cruzadas y un cigarro en la boca, entre otros.

Estándar