Ciencia, Salud

Desarrollan Un Nuevo Test De Orina Capaz De Detectar Al 100% El Cáncer De Vejiga

Una de las claves de la lucha contra el cáncer es la prevención y el diagnóstico temprano. Por eso, la importancia de una detección precoz es clave en la batalla contra la enfermedad. Ahora, un nuevo sistema puede acelerar los diagnósticos en casos de cáncer de vejiga.

Lo han desarrollado expertos del East and North Hertfordshire NHS Trust, en Reino Unido, liderados por el urólogo Nikhil Vasdev. Consiste en un test de orina llamado URO17 que en los ensayos ha mostrado una precisión del 100%, informa el Daily Mail.

Actualmente, el test más común es una tira reactiva que examina la orina en busca de rastros de sangre, lo que puede ser un signo de cáncer de vejiga. Los pacientes con un resultado positivo son remitidos a una serie de procedimientos para obtener un diagnóstico definitivo.

En el 98% de los casos, no se encuentra cáncer. Pero debido a su alta tasa de precisión, la nueva prueba de orina URO17 podría descartar el cáncer, o señalarlo, en la primera etapa, lo que significa que otros controles son innecesarios.

«Si nuestro estudio es correcto, significa que es una prueba increíblemente precisa, y podría ayudar a las personas a escapar del estrés de un viaje al hospital por un cáncer que no tienen», dijo Vasdev.

Si un médico de cabecera cree que un paciente puede tener la enfermedad puede realizar una prueba con tira reactiva. Si la prueba encuentra sangre ‘oculta’ en la orina, el paciente será enviado a un procedimiento llamado cistoscopia, donde se inserta una sonda que lleva una cámara en la vejiga, a través de la uretra, el tubo que lleva la orina fuera del cuerpo.

Esta prueba les permite buscar cambios anormales que podrían indicar cáncer. Por lo general, esta prueba se realiza con anestesia local, pero es incómoda. La prueba URO17 podría evitar que los pacientes se realicen una cistoscopia.

El ensayo, el primero en estudiar la efectividad del URO17 en Europa, evaluó a 71 pacientes en el Hospital Lister en Stevenage, Hertfordshire, de los que se sospechaba que tenían cáncer de vejiga pero no habían recibido un diagnóstico.

Los 71 estaban programados para una cistoscopia, pero de antemano se recolectaron y analizaron muestras de orina con el UR017 y se encontró que 44 de ellos tenían cáncer de vejiga. La prueba descartó correctamente a los que no lo tenían.

La prueba ya ha sido aprobada para su uso en hospitales y Vasdev dice que espera comenzar a usarla en la práctica general en febrero.

Anuncio publicitario
Estándar