Ciencia, Salud

Desarrollan Un Nuevo Test De Orina Capaz De Detectar Al 100% El Cáncer De Vejiga

Una de las claves de la lucha contra el cáncer es la prevención y el diagnóstico temprano. Por eso, la importancia de una detección precoz es clave en la batalla contra la enfermedad. Ahora, un nuevo sistema puede acelerar los diagnósticos en casos de cáncer de vejiga.

Lo han desarrollado expertos del East and North Hertfordshire NHS Trust, en Reino Unido, liderados por el urólogo Nikhil Vasdev. Consiste en un test de orina llamado URO17 que en los ensayos ha mostrado una precisión del 100%, informa el Daily Mail.

Actualmente, el test más común es una tira reactiva que examina la orina en busca de rastros de sangre, lo que puede ser un signo de cáncer de vejiga. Los pacientes con un resultado positivo son remitidos a una serie de procedimientos para obtener un diagnóstico definitivo.

En el 98% de los casos, no se encuentra cáncer. Pero debido a su alta tasa de precisión, la nueva prueba de orina URO17 podría descartar el cáncer, o señalarlo, en la primera etapa, lo que significa que otros controles son innecesarios.

«Si nuestro estudio es correcto, significa que es una prueba increíblemente precisa, y podría ayudar a las personas a escapar del estrés de un viaje al hospital por un cáncer que no tienen», dijo Vasdev.

Si un médico de cabecera cree que un paciente puede tener la enfermedad puede realizar una prueba con tira reactiva. Si la prueba encuentra sangre ‘oculta’ en la orina, el paciente será enviado a un procedimiento llamado cistoscopia, donde se inserta una sonda que lleva una cámara en la vejiga, a través de la uretra, el tubo que lleva la orina fuera del cuerpo.

Esta prueba les permite buscar cambios anormales que podrían indicar cáncer. Por lo general, esta prueba se realiza con anestesia local, pero es incómoda. La prueba URO17 podría evitar que los pacientes se realicen una cistoscopia.

El ensayo, el primero en estudiar la efectividad del URO17 en Europa, evaluó a 71 pacientes en el Hospital Lister en Stevenage, Hertfordshire, de los que se sospechaba que tenían cáncer de vejiga pero no habían recibido un diagnóstico.

Los 71 estaban programados para una cistoscopia, pero de antemano se recolectaron y analizaron muestras de orina con el UR017 y se encontró que 44 de ellos tenían cáncer de vejiga. La prueba descartó correctamente a los que no lo tenían.

La prueba ya ha sido aprobada para su uso en hospitales y Vasdev dice que espera comenzar a usarla en la práctica general en febrero.

Anuncio publicitario
Estándar
Tráfico

Una Pasajera De United Con “Vejiga Hiperactiva” Fue Obligada A Orinar En Un Vaso

noticias insolitasUn nuevo y confuso episodio tiene como protagonista a la vapuleada aerolínea estadounidense United Airlines luego de que Nicole Harper -una enfermera de sala de emergencias de Kansas City, Missouri- denunciara haber sido humillada por auxiliares de vuelo al serle denegado el acceso al baño, habiéndosele ofrecido a cambio una copa plástica para orinar.

Harper sufre de una condición conocida como «vejiga hiperactiva» que hace que de manera recurrente sienta un deseo muy fuerte de orinar y se encontraba en un vuelo de United proveniente de Houston, Texas, con destino a su hogar cuando sintió, luego de media hora de haber despegado, una necesidad imperiosa de ir al baño.

En el momento en el que decidió levantarse de su asiento para dirigirse hacia el fondo del avión, una de las auxiliares le pidió que se sentara y permaneciera con el cinturón abrochado, a pesar de que Harper le explicó que necesitaba ir con urgencia.

«Comenzaron a ofrecer los refrigerios en ese momento y otros pasajeros también se habían parado, incluso uno de los pasajeros de Primera Clase» señaló Harper. «Me dijeron de manera muy brusca que no tenía permitido moverme de mi asiento debido a la turbulencia».

Atrapada en su asiento sin posibilidad de ir al baño y luego de explicar claramente su delicada situación a las auxiliares, Harper les advirtió de manera irónica que la única alternativa al lavatorio sería orinar en una copa. Instantes después una de las auxiliares le acercó dos vasos plásticos para que orinara. Gracias a la ayuda de su marido y al hecho de que llevaba un vestido, pudo llenar dos copas de manera relativamente discreta.

«Comencé a sentir que estaba en una cámara oculta o que me estaban haciendo una broma», aseguró la humillada pasajera. Inmediatamente luego de terminar de orinar, una auxiliar se le acercó y le ordenó que se levantara y llevara las copas al baño para vaciarlas.

«Básicamente me regañó durante el trayecto hasta el fondo del avión, asegurándose de que los otros pasajeros la escucharan», compartió la madre de dos, quien además agregó que la auxiliar le advirtió que la reportarían y que el piloto tendría que hablar con ella cuando aterrizaran. Como si esto no fuera suficiente le aclaró que un equipo especial tendría que limpiar la zona cercana a su asiento debido al riesgo biológico por la exposición a la orina.

«No existió nada parecido a una buena atención al cliente o simple compasión», confesó ante las cámaras de una estación de televisión local la protagonista del lamentable episodio.

United Airlines, por su parte, insiste que «en ningún momento durante el vuelo las auxiliares de vuelo le sugirieron a la Sra. Harper utilizar copas en vez del lavatorio» y sus representantes aseguran que se han comunicado con la pasajera para poder tener un mejor entendimiento de lo sucedido.

El episodio se suma a la larga lista de traspiés de la aerolínea, entre los que se encuentran la violenta remoción de un pasajero de un vuelo doméstico y la misteriosa muerte de un ejemplar único de conejo gigante que volaba en el compartimento de carga de Londres a Chicago.

Estándar